Hora de balances: debemos ser más flexibles y hallar el lado positivo a lo malo

Cómo encarar estos tiempos de reflexión.

Hora de balances: debemos ser más flexibles y hallar el lado positivo a lo malo
23 Diciembre 2021

El tránsito del año viejo al año nuevo suele ser un momento de balance, de evaluación de aquello que se logró, pero también de frustración por lo que no pudo alcanzarse en el curso del año. Esta situación puede añadir un estrés, angustia e hipersensibilidad en algunas personas. Por eso, los especialistas aconsejan no esperar hasta los últimos días del año para hacer el balance. Además, es bueno reflexionar sobre lo que hicimos pero también sobre lo que podremos hacer y comprender que un año nuevo es también una oportunidad para plantearnos nuevos proyectos y propósitos.

A la hora de hacer balances conviene aceptar lo que nos ha pasado, e intentar sacar algo positivo. No solo  reprocharnos. Eso ayuda a prepararnos para nuevos desafíos.

El psicólogo Adrián Eduardo Chirre, secretario de Extensión de la Facultad de Psicología de la UNT, nos da estos consejos:

1- Tratar de cerrar los temas que tenemos pendientes. Pero hacerlo con flexibilidad, y teniendo en cuenta que, en este contexto de pandemia que vivimos desde hace dos años, las metas pueden haber cambiado y todo lo que hayamos podido lograr suma. Una buena medida es correr los cierres para las metas personales y los plazos impuestos socialmente; crear “nuestros propios tiempos”.

2- Debemos estar atentos también a la sobreexigencia, ya que es una de las causas más importantes del estrés; para combatirla es importante poder pedir ayuda, priorizar los objetivos y aprender a decir no. También es esencial tratar de generar espacios propios de descanso y de disfrute.-

3-  Es preciso resignificar lo negativo y evaluar qué es lo que se aprendió en todo ese proceso, ya que los problemas, las pérdidas y las situaciones complejas que se vivieron en este año especial, pueden adquirir un nuevo significado que sin duda nos transformará y nos hará más resilientes.

Comentarios