Más de 3.500 familias recibieron herramientas y recursos de protección social

La idea es que puedan comenzar los talleres de oficios.

El ministro Yedlin entregó herramientas para familias de diferentes comunas. El ministro Yedlin entregó herramientas para familias de diferentes comunas. (Foto: Prensa Ministerio de Desarrollo Social)
22 Diciembre 2021

Beneficiarios del Proyecto Acompañándonos Tucumán –que abarca unas 3.500 familias- recibieron herramientas para comenzar los talleres de oficios, uno de los pilares del programa que busca que la población destinataria adquiera conocimientos y habilidades para mejorar sus posibilidades de inclusión socio ocupacional y resolver situaciones de vida cotidiana.

Además, como parte del proyecto, desde la Secretaría Unidad Ejecutora de Programas y Proyectos Sociales se entregó a las familias los Recursos de Protección Social (una ayuda económica) y se firmó la renovación del convenio que garantiza que los destinatarios continuarán recibiendo las tarjetas un año más.

En primer término, el ministro Gabriel Yedlin, quien encabezó el encuentro, se refirió a la reunión de Gabinete y precisó que “puntualizamos sobre el tema de la disminución del índice de desempleo que ayer mostró el Indec, un dato muy positivo para Argentina y Tucumán porque habla de la generación de trabajo”.

Sobre el proyecto aseguró: “trabajamos con el programa de protección social vinculado al cierre de ingenios, un proyecto mediante el cual la nación financia principalmente a mujeres jóvenes con chicos, en aquellas comunas donde se cerraron ingenios. Es un tema de ciudadanía y de recuperación de memoria y en la etapa que viene de emprendimientos y capacitaciones en talleres productivos”.

“Acompañándonos” comenzó a ejecutarse en Tucumán en febrero de este año a partir de un acuerdo firmado entre el Ministerio de Desarrollo Social provincial y la Secretaría de Inclusión Social de la cartera nacional. Se implementa en comunas y municipios del Interior donde se produjo el cierre de ingenios en la década del 60, con el propósito de ayudar a reparar el histórico daño generado en aquella época.

Este proyecto llega a 3.500 familias y busca promover la inclusión social a través de herramientas que favorezcan la autonomía en hogares en situación de extrema vulnerabilidad social, priorizando a mujeres menores de 25 años con hijos o menores a cargo.

Junto a Yedlin estuvo el secretario del área a cargo del Proyecto, Guillermo Socolsky; la directora, Pía Muñoz; y la subdirectora, Ana Durgam; y el intendente de Lules, Carlos Gallia. Además, acompañaron de manera virtual la secretaria de Inclusión Social de la nación, Laura Alonso; la subsecretaria, Micaela Ferraro; y la directora nacional de Acompañamiento e Integración Social, Verónica Lozano.

Consultado sobre el balance del año, el funcionario expresó: “Terminando  con mucho trabajo y avizorando que el año que viene va a ser mejor. Estuvimos trabajando con el gobernador Osvaldo Jaldo y tenemos las expectativas de una enorme perspectiva de trabajo social, de recuperación económica y recuperación de puestos de trabajo”.

Además, el titular de la cartera Social opinó que fue un año marcado por lo electoral y también por la vacuna, lo que consideró “una inflexión que nos permitió ver la posibilidad de vivir en una argentina distinta. Volvimos a clases presenciales, reuniones sociales, la actividad económica a pleno”.

Para concluir, Yedlin destacó: “Estamos terminando un diciembre en paz social y desearles a todos que tengamos un 2022 con mucha salud y trabajo”.

Por su parte, Socolsky indicó: “Renovamos un compromiso con 3.500 familias de comunas y municipios donde se cerraron ingenios en el año 1966, afectando a los trabajadores y las trabajadoras, pero también a la comunidad en general. Con los delegados e intendentes de esos lugares estamos haciendo un principio de reparación histórica con esas familias, entregándoles también herramientas, maquinarias e insumos para que aprendan oficios en sus comunidades”.

A su turno, Gallia contó “en Lules tenemos 160 beneficiaros y toda esta ayuda y apoyo que le damos a los más necesitados viene muy bien en la época que vivimos, tratando de salir de la pandemia en medio de una economía que da indicios de recuperación vamos en buen camino para el 2022”.

Además, recordó que el 20 de enero comenzará la construcción del Centro de Desarrollo Infantil en la ciudad.

Referentes de municipios y comunas

Durante el acto estuvieron también el intendente interino de Famaillá, Franco Arrieta; el delegado comunal de Villa Quinteros, Gustavo Marcial; el de Santa Lucía, Roberto Barrera; su par de Santa Ana, Diego Reales; el delegado de Ranchillos, Luis Horacio del Campo; el delegado de la comuna Delfín Gallo, Ambrosio Páez; y el de Los Ralos, Juan Brandán, todos funcionarios de los lugares afectados por el cierre de ingenios.

Luego, Marcial precisó: “Nos están haciendo entrega de estas herramientas para que podamos montar un taller de carpintería para que los beneficiarios de este programa incursionen en cuestiones de oficio. Todos los programas que llevan adelante la provincia y la nación tienen como finalidad el trabajo”.

Posteriormente, del Campo resaltó que “estamos retribuyendo el daño que causó el cierre de los ingenios y buscamos potenciar las capacidades de nuestros vecinos dándoles la posibilidad de que puedan mejorar, superarse y aprender oficios que les sirvan para su vida”.

Barrera, por su parte, señaló que “recibimos herramientas para los talles de peluquería que van a comenzar los primeros días de enero en Santa Lucía”. Y analizó: “Fue un año duro, pero salimos adelante y estamos seguro de que el próximo año se harán obras y todos los anuncios que se hicieron en Tucumán.


Comentarios