Concejala salteña protagonizó un escandaloso video, pero se salvó del juicio político

La mayoría de los ediles de la capital provincial entendieron que no podían sancionar a su par por un comportamiento anterior a su cargo.

ALIADA. Gramajo, junto al gobernador salteño, Gustavo Sáenz. ALIADA. Gramajo, junto al gobernador salteño, Gustavo Sáenz.

El mismo día que recibió su diploma de concejala electa por la ciudad de Salta, Soledad Gramajo quedó en el ojo de la tormenta por la aparición de un video en donde se la veía manejar sobre la falda de un hombre. A partir de esa polémica, su llegada al Concejo Deliberante de la capital provincial se puso en duda, pero el pasado 3 de diciembre la dirigente, de Salta Nos Une, alineada con el espacio político del gobernador Gustavo Sáenz y la intendenta Bettina Romero, asumió a la banca. El bloque de Juntos por el Cambio (JxC) pidió el juicio político para ella, pero la solicitud no prosperó. 

A raíz de las imágenes conocidas, la jefa comunal de la capital salteña calificó de “repudiable” lo sucedido. “Quiénes ocupamos un lugar y quiénes estamos en un lugar que es la función pública debemos dar el ejemplo”. Días después y ante un pedido de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, la Secretaría de Movilidad Ciudadana del municipio, suspendió de manera transitoria la vigencia de la licencia de conducir de Gramajo.

En el ámbito del Concejo Deliberante, se conformó la comisión la comisión de Disciplina y Juicio Político para evaluar la conducta de su par y analizar sanciones. Después de juntar las pruebas y escuchar a la legisladora en cuestión, por unanimidad, se resolvió no avanzar con el caso.

“Evaluamos así el artículo 183 de la Constitución y el artículo 19 de la Carta Municipal, que son muy claros al momento de determinar que el Concejo Deliberante tiene facultades sancionatorias, cuando los ediles se encuentran en ejercicio de sus funciones”, afirmó la concejala Paula Benavides. En relación a esto, la dirigente del partido Salta Independiente sostuvo: “No podíamos como cuerpo deliberativo aplicar una sanción a la inconducta de la concejal, independientemente de las valoraciones personales en cuanto al hecho reprochable”.

Por su parte, Jose Gauffin, integrante del PRO y uno de los impulsores del juicio político, indicó que la comisión entendió que “no tiene facultad de revisar esa conducta". “No coincidimos con eso porque pensamos que hay una aversión política, aunque no dentro del marco legal", enfatizó.

“Condena social”

A pesar de lo dictaminado por sus compañeros de recinto, Gramajo aseguró que después de la viralización del video “vivió mucho malestar”. “Es un video de mi intimidad en el cual claramente me equivoqué. Yo a la condena social ya la tengo. Todo esto duele como ser humano, como mamá. Admití y me hago responsable del video. De todas maneras considero que hubo vulnerabilidad a mis derechos”, exclamó.

Tamaño texto
Comentarios