Separación diferenciada de residuos en El Mollar

Se puso en marcha un plan para la gestión integral de residuos, con vista al inicio de la temporada turística. Implicará modificar costumbres.

META. Cruz dijo que la iniciativa permitirá proteger a la gente y a los recursos naturales y mejorar la salud. META. Cruz dijo que la iniciativa permitirá proteger a la gente y a los recursos naturales y mejorar la salud.

La comuna de El Mollar puso en marcha esta semana un “Plan para la gestión integral de residuos” con vista al inicio de la temporada turística. El proyecto, que consiste en la recolección diferenciada de los desechos en origen, apunta a descomprimir el virtual estado de colapso en que se encuentra la planta de tratamiento de la localidad.

A la vez “va a permitir proteger los recursos naturales, el medio ambiente, mejorar la salud, bienestar de la comunidad y reducir la emisión de gases”, según precisó el comisionado comunal, Jorge Cruz. El funcionario advirtió que al programa, que tiene el lema “Por un Mollar Más Limpio”, necesariamente tiene que adecuarse Tafí del Valle en razón de que más del 50% de los residuos que ingresan a la planta viene de esa comunidad. “A los camiones que  lleguen sin tener los residuos separados no se les permitirá depositarlos en nuestras instalaciones”, alertó Cruz.

De hecho a varios ya se les impidió el ingreso. De 11 camiones diarios que son registrados en el acceso, tres son locales y ocho son del municipio vecino. Esa cifra de recepción se eleva a 19 cargamentos durante la temporada vacacional. De estos, 12 provienen de Tafí del Valle.

La planta de desechos llegó al límite de carecer de espacio suficiente para la deposición final de las sobras. Pues la cantidad de desperdicios que acumula y procesa se multiplicó desde su inauguración en 2003, cuando esa localidad tenía 5.000 habitantes. Ahora son 13.000.

“El problema del tratamiento de los residuos siempre fue complicado porque llegan en camiones, compactados y mezclados. De ahí que los destinados a la deposición final sean excesivos”, añadió el funcionario. “Con el plan que pusimos en marcha vamos a lograr un mayor porcentaje de material para el reciclado y una deposición final menor. Esta tarea va a ir acompañada de una campaña de capacitación a vecinos a fin de que aprendan a transformar los residuos húmedos en compos o abono”, precisó.

A la par del desborde que acusa la planta, recrudecieron en la zona los problemas de proliferación de insectos, roedores y de malos olores.

“El Mollar dio su primer paso para convertirse en una comuna turística sustentable. Así que es de suma importancia que la gente cumpla con lo que se les pide. Los bares, confiterías y supermercados van a poder acercar los residuos secos a la planta a cualquier hora porque siempre habrá empleados para recibirlos”, dijo Claudia Sigstad, a cargo del proyecto. “En esto nos tenemos que comprometer todos sin distinciones políticas ni de otra índole. Pues se trata de contribuir a tener una comunidad limpia y saludable. La comuna integró en esta labor a todas las áreas a fin de que cada una, como la de Turismo, hagan su aporte con actividades que aporten a la sustentabilidad del proyecto”, añadió la técnica.

Los veraneantes serán informados del proyecto a medida que vayan llegando. También se los exhortará a colaborar. Los residuos sólidos serán reciclados por una empresa de Buenos Aires, según se informó. A partir de que se puso en marcha la campaña de reciclaje masivo, los lunes, miércoles, viernes y sábados se recolectan en origen los residuos orgánicos (cáscaras de frutas o  verduras, restos de comida, cáscaras de huevo, lácteos) y martes y jueves los inorgánicos (botellas, papel, cartón, vidrio, metal, plásticos, maderas, ropas etc).

“Estamos ante un desafío difícil porque implica cambiar costumbres de la gente que entregó los desperdicios mezclados. Así la tarea de separación en la planta resultaba sobremanera complicada y abrumadora. Por eso quedaba bastante para enterrar. Así llegamos al límite del colapso”, acotó Sigstad. “Ahora estimamos que habrá menos para deposición final y más para reciclado”, dijo.

La comuna gestiona recursos para adquirir un terreno para la deposición final y maquinarias nuevas para la planta.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios