Suba de tarifa y aceptación de renuncia en Concepción

En la Perla del Sur se autorizó que la bajada de bandera cueste $ 67. Los concejales aceptaron la dimisión de Sánchez. Hoy asume Molinuevo.

05 Dic 2021 Por Rodolfo Casen
1

PEDÍAN UN 30% DE AUMENTO, LE DIERON SÓLO EL 20%. Los tacheros de Concepción protestaron en la ciudad mientras deliberaban los ediles. la gaceta / foto de Osvaldo Ripoll

El Concejo Deliberante de Concepción autorizó por unanimidad un incremento del 20% en la tarifa del servicio de taxis. El sector reclamaba un ajuste del 30%. El cuerpo vecinal consideró que este pedido era excesivo y que al final iba a resultar contraproducente para el sector. Pues, por su costo, vería sensiblemente reducido el uso de ese servicio por parte de los vecinos.

Con el incremento autorizado la bajada de bandera aumentó de $ 55,50 a $ 67. El minuto de espera se elevó de $ 5,50 a $ 6,70. “Lo que hicimos fue contemplar la situación que enfrentan los taxistas, pero también el usuario. Es decir, se trató de equilibrar el interés de cada sector. Así se consensuó un aumento que no representa un alto impacto para el bolsillo del vecino”, justificó Alejandro Molinuevo, presidente del Concejo Deliberante local.

La suba fue aprobada en una sesión especial que se realizó el jueves por la tarde. A lo largo de la jornada los taxistas protagonizaron una ruidosa protesta en el microcentro para exigir al Concejo el tratamiento de su reclamo. Adrián Peralta, vocero del sector, dijo que si bien el ajuste no responde al porcentaje que venían reclamando, al menos trae un alivio por ahora ya que deja abierta la posibilidad de insistir por otro en los primeros meses del año próximo. “La cuestión es tratar contrarrestar un poco el nivel de inflación que nos carcome el bolsillo”, apuntó.

Nuevo jefe municipal

En la sesión también ingresó la renuncia que formalizó a su cargo el intendente, Roberto Sánchez. Lo hizo en razón de que el martes jurará en el Congreso como diputado nacional. La dimisión es a partir de hoy. Tras su aceptación, el cuerpo deliberativo resolvió reunirse esta tarde en sesión especial a fin de elaborar la resolución de designación de Molinuevo como intendente interino hasta la finalización del mandato de la actual gestión.

Se le tomará juramento en su nueva función. El encuentro se realizará a las 18.30 en el Teatro de la Estación.

La presidencia del cuerpo la pasará a ejercer Gabriel Jiménez, del Partido de la Justicia Social (PJS), que responde al intendente capitalino Germán Alfaro. Como vicepresidente primero quedará Ramiro Beti (presidente del PRO Tucumán). La vicepresidencia segunda aún no está resuelta. Aunque se anticipó que es muy probable que pase a ejercerla la médica Raquel Nievas, de Juntos por el Cambio (JxC). Al menos había un principio de acuerdo a fin de que eso suceda.

La banca que dejará Molinuevo será ocupada por la docente Gladis Costa, la que también jurará en la ceremonia de hoy.

Despedida y emoción

Sánchez se despidió de su cargo de intendente el viernes a la tarde inaugurando la refacción y ampliación del dispensario del barrio Obrero de esa ciudad. Momentos antes, el jefe comunal puso en funciones al abogado Francisco Herrera como nuevo secretario de Gobierno del municipio. Reemplaza a su padre, Julio César Herrera, quien falleció a causa del Covid-19 el año pasado. Interinamente esa función la ejercía el secretario de Hacienda, Gabriel Orlando. Sánchez dijo que la designación fue consensuada con Molinuevo. “Se trata de un letrado con experiencia”, aseguró.

En el barrio Obrero, el electo diputado agradeció a los vecinos el acompañamiento que tuvo durante su gestión y se comprometió a continuar contribuyendo, desde su nueva función, a mejorar la calidad de vida de cada uno. En su discurso no pudo evitar el ahogo por la emoción del último mensaje como intendente.

Sánchez dijo que no abandonará nunca su provincia ni ciudad. “Haré el trabajo que corresponda: voy a defender a los tucumanos, a los argentinos”, remarcó. Envalentonado con los resultados que obtuvo Juntos por el Cambio (JxC) en las últimas elecciones legislativas, ratificó sus aspiraciones de pugnar por la gobernación de la provincia.

“En estos dos años en adelante vamos a recorrer la provincia para brindarle una alternativa válida a los tucumanos. Estamos convencidos de que podemos estar mejor, no existen dudas. Lo vivimos en carne propia en nuestro municipio, con menos recursos”, expresó. Enseguida remató: “este modelo de gobierno se lo puede hacer a nivel provincial”.

Sobre su objetivo de llegar a Casa de Gobierno, pese a los obstáculos que tendría que encarar, admitió que “no será una tarea fácil”. Sin embargo, observó que JxC “está en una posición muy buena, a sólo dos puntos del oficialismo, o de 20.000 votos”. “Esto nos llena de esperanzas. Se trata de una pequeña luz al final del túnel. Es posible un Tucumán mejor”, insistió. Sánchez sabe que sus contrincantes no son solo extrapartidarios, aunque evite mencionarlos.

Comentarios