“La hechicera” trae el mito de Medea al Tucumán colonial - LA GACETA Tucumán

“La hechicera” trae el mito de Medea al Tucumán colonial

José Luis Alves y Soledad Benegas estrenan un texto sobre el filicidio. “Por las hendijas del viento”.

05 Dic 2021
1

TRAGEDIA. Medea González es acusada de horribles crímenes en 1680.

El mito clásico griego de Medea, la madre que mata a sus hijos, está siendo revisitado constantemente en clave teatral. José Luis Alves lo hace con “La hechicera”, que centra la trama en el Tucumán de siglos atrás, y adecua el relato a lo que quiere contar sobre el rol de la mujer en la sociedad.

La versión original de su obra fue escrita hace 30 años y reconocida a nivel nacional. Hoy a las 21.30 se estrenará en la sala Jorge Alves (tío del autor) de la Casa de la Cultura de Lules (Italia 249), con dirección suya y de Soledad Benegas; ambos además integran el elenco junto a Marcela Galip, Simón Alves y Lola Alves.

Su historia es la de Medea González, apresada por la Inquisición en el tiempo mítico de la colonia,   acusada de enfermar y querer matar a su encomendero don Diego Bazán de Figueroa e impedir su boda con la hija del Gobernador de Tucumán. La Justicia de 1680 la condena al potro de los tormentos para que confiese sus crímenes, pero niega todo a pesar de la tortura y queda en libertad. Esto desatará la tragedia: ella se vengará de los que la han ofendido.

“Uno recurre al mito para aprender de él, o al menos es lo que me sucede desde hace 30 años Nos preguntamos: ¿por que Medea mata a sus hijos? ¿Por que luego de sus horrorosos crímenes, los dioses la perdonan? ¿Que hay en Medea que luego de siglos está vigente? ¿Por que Medea luego (o durante) la pandemia?”, se pregunta el autor en diálogo con LA GACETA.

Y describe: “nuestro personaje es extranjera en su tierra ya que proviene de los valles; luego de que su padre murió de vergüenza por su embarazo, no puede volver atrás y está acorralada por el Estado. Y el casamiento del padre de sus hijos es un casamiento de Estado. Medea es quien lo ha enredado y le ha dado hijos para la sociedad patricia tucumana. Por eso molesta, por eso es expulsada, por eso es torturada. Pero aguanta”.

Alves aclara que “la historia de una india acusada de hechicera es verdadera y figura en los anales de la justicia tucumana, pero pusimos énfasis en la tragedia de la filicida porque consideramos que abordar este personaje es discutir el patriarcado en un mitológico inicio como sociedad, donde las fronteras no están delineadas con claridad, donde los limites entre lo que es de aquí y lo que es de allá no se conocen bien ya que solo conocemos del triunfador y su historia”.

“Medea es el pueblo, ella toma en sus manos la venganza contra el usurpador, contra el colonizador que la llama extranjera en su propia tierra. Ella es la que da vuelta todo; como mujer, fuego en el amor y fuego en el odio, irá contra todos, contra los mandatos, contra el autoritarismo, contra el abuso, contra la violencia. ¿Elige la violencia o no le queda otro camino? Seguramente el publico sabrá como responder a ese interrogante”, confía.

La obra implica la vuelta a la presencialidad del grupo con el público, lo que define como “una necesidad casi como el alimentarse, ya que es natural después de una pandemia que queramos juntarnos en un lugar común donde sintamos las mismas cosas para darnos cuenta que todos estamos en un gran luto mundial”.

“El teatro es ese lugar espiritual para encontrarme. Ahí me siento cerca de mi comunidad, en una asamblea de belleza, de arte. Yo elijo despedir a todos los que se fueron y de los que no me pude despedir con teatro”, resalta.

En Aguilares

Hace 15 años, Carlos Alsina presentó su texto “Por las hendijas del viento (Pachamama, kusiya, kusiya... Una historia nuestra)”, inspitado en la vida de Ramona Rosa Reyes, elegida Pachamama en el Carnaval de Amaicha de 1972.

El unipersonal volverá a escena esta noche, desde las 22, en el Centro Cultural Rojas de Aguilares (Alberdi 1.020), interpretado por Elda Cuello y dirigido por Sergio Abdo, integrantes de Sesma Compañía Teatral Independiente.

Comentarios