Otro duro golpe para el clan Caro y “La Gata” Lizárraga

La Policía encontró imágenes donde aparecen repartiendo un supuesto botín. Era la prueba que necesitaban para complicar su situación.

04 Dic 2021 Por Gustavo Rodríguez
2

MOMENTO CLAVE. Varios de los integrantes aparecen con los pesos y efectivos que habrían conseguido en un millonario robo registrado en marzo.

A fines de octubre, se viralizó un video donde dos integrantes del clan Caro celebraban que habían quedado en libertad por el millonario robo de la galería de Mendoza al 700. No pasaron 40 días y los sospechosos volvieron a aparecer en imágenes, esta vez, tomadas por las cámaras de seguridad de su propia vivienda. Allí se los descubre cuando ingresan al domicilio festejando. Luego, se los ve contando una importante suma de dinero y repartiéndose lo que se supone es un botín.

Esa prueba era la que necesitaba la justicia para avanzar en contra de lo que se conoció como “La industria del escruche”. Nunca antes habían tenido una prueba tan contundente en contra de los integrantes de esa familia oriunda del barrio Victoria y del grupo que lidera Miguel “La Gata” Lizárraga y sus parientes y sus allegados cordobeses. Por ese motivo, varios de ellos fueron acusados de formar parte de una asociación ilícita .

Dos fiscales lograron lo que hasta hace poco tiempo parecía imposible: conseguir una prueba que les permitiría confirmar que estos grupos trabajaban en conjunto. El fiscal Pedro Gallo tenía a su cargo la investigación de la línea de los Caro por el robo a la galería. En tanto que su par Diego López Ávila seguía los pasos de los Lizárraga. Pero hasta aquí nunca se habían logrado indicios de que ambos operaban juntos.

Y un error infantil logró complicarlos procesalmente. Ya no sólo están acusados de cometer robos, sino que se les imputó ser miembros de una organización integrada por al menos 11 personas con distintas funciones que cometía estos hechos en distintos puntos del gran San Miguel de Tucumán. “Se trata de un grupo que desde noviembre de 2020 y hasta mayo de 2021 cometieron diferentes hechos. Varios de ellos ya están imputados y con prisión preventiva por esos robos”, señaló López Ávila que logró que la jueza Isolina Apas de Pérez de Nucci ordenara que siguieran detenidos por cinco meses a dos integrantes del clan Caro.

En un allanamiento ordenado por Gallo y realizado por personal de la seccional 1ª, al mando del comisario Joaquín Girbeaux, secuestraron el dispositivo que guardaba las imágenes tomadas por las cámaras de seguridad instaladas en una de las casas de los Caro. Analizar esas tomas llevó varios meses. Los hombres del Departamento de Inteligencia, dirigidos por el comisario Javier Alderete, se encargaron de analizarlas y concretaron ese importante hallazgo.

Las imágenes fueron tomadas el 13 de marzo, día en el que se produjo un robo en Balcarce al 100. Esa jornada, desconocidos ingresaron a un domicilio y se apoderaron de $2 millones, U$S 8.000. Gallo siguió con la pesquisa. Al analizar las cámaras de seguridad públicas, descubrió los vehículos que utilizó el grupo para cometer el ilícito. Ayer, a la tarde, el juez Gonzalo Ortega le dictó la prisión preventiva a cinco de los acusados a seis meses de prisión preventiva por ese hecho.

Esos autos (un Ford Focus y un Chevrolet Sonic) aparecen filmados ingresando al domicilio ubicado en el barrio Victoria, donde los acusados celebraron y repartieron el botín. Por ese motivo, se ordenaron la detención de 11 personas. Ellas son:

- Marcos “Tore” Caro: no pudo ser encontrado hasta el momento.

- Leonardo “Tetero” Olmos Chava: quedó detenido y ayer se le dictó la prisión preventiva por seis meses.

- Miguel “La Gata” Lizárraga: se encuentra detenido en el penal de Villa Urquiza. Ayer sumó otra acusación en su contra.

- Walter “Kuki” Caro: fue detenido el jueves y ayer le dictaron dos prisiones preventivas.

- Cristian “Bichi” Caro: otros de los aprehendidos en las últimas horas. Afronta la misma situación procesal que sus hermanos.

- Nestor “Tuta” Lizárraga: también se encuentra alojado en la cárcel.

- Mauricio “Lito” Lencina: está prófugo,

- Luis Ricardo Carrera: otro de los que está evadiendo el accionar de la Justicia.

- Vicente “Zenón” Leguizamón: está prófugo. Fue mencionado en la causa del crimen de la comerciante Ana Dominé. Es padre de Brian Leguizamón, el único de los acusados que fue absuelto en el juicio. En un video se lo observa conduciendo el BMW que su hijo puso de garantía para que no le dictaran la prisión preventiva por ese hecho. Declaró que se lo habían regalado para su cumpleaños de 18.

- Walter “Macho Blanco” Caro: el líder del clan que se encuentra prófugo. En los últimos tiempos, los investigadores lo descubrieron realizando inversiones comerciales en Villa Alem y barrio Victoria. En un tiempo, trabajó como puntero político de dirigentes del oficialismo.

- Juan de Dios López: el hijastro de “La Gata” que la justicia de Catamarca pidió que sea extraditado a esa provincia por un millonario robo a una estación de servicios.

Más pruebas

Esta es la prueba más importante en contra del grupo, pero no la única. Hay otros indicios que los vinculan. Por ejemplo, en mayo pasado, “Kuky” Caro y “La Gata” Lizárraga protagonizaron una persecución y un tiroteo con la Policía. Lograron escapar, pero dejaron abandonados el auto en la huida. Los peritos recolectaron pruebas para hacer una pericia genética que dieron resultado positivo para ambos sospechosos.

Por una causa en la que estaban siendo investigado los Lizárraga, López Ávila procesó a Edgardo “El Joyero” Bournonville. Según la acusación, el habría recibido las joyas que obtenían los acusados en los hechos que cometían. El detenido que se transformó en una especie de arrepentido, nombró a los miembros de los Caro como otro de sus proveedores e indicó cuáles eran las piezas de oro que les había entregado. Por ese hecho, quedaron procesados los miembros de ambos grupos.

Si bien es cierto que los miembros de esta asociación ilícita están siendo acusados por un solo robo, una vez que los fiscales terminen de acomodar el cúmulo de pruebas que tienen en su contra, podrían ser imputados por entre siete u ocho ilícitos más. Los fiscales saben que su destino es el penal de Villa Urquiza, pero están preocupados. Saben que en la cárcel hay varios reclusos que los están esperando porque, según dijeron, durante años fueron informantes de la policía.

Una jornada agitada para los sospechosos: tres volvieron a la cárcel y dos sumaron procesos en su contra

En menos de 10 horas, cinco integrantes de la banda sufrieron duros reveses judiciales. Durante la mañana, el fiscal Diego López Ávila acusó a los hermanos Walter “Kuki” y Critian “Bichi” Caro de integrar una asociación ilícita junto a Miguel “La Gata” y Néstor “Tuta” Lizárraga, entre otros. “Estamos ante un grupo bien sólido que tenía muy en claro cómo trabajar. Corre el tiempo y vamos sumando pruebas de que participaron en los ‘escruches’ más importantes de los últimos tiempos”, señaló el investigador que solicitó que se les dictara la prisión preventiva por cinco meses, planteo que fue aceptado por la jueza Ema Apás de Pérez de Nucci.  
Por la tarde, en otra audiencia, el fiscal Pedro Gallo acusó a “Kuki” y “Bichi” Caro, a los hermanos Lizárraga y a Leonardo “Tetero” Olmos Chaván de haber sido los autores del robo en Balcarce al 100, cuya división del botín habría quedado registrada en las cámaras de seguridad de la casa de uno de los acusados. El juez Gonzalo Ortega les dictó la prisión preventiva por seis meses.

Los sospechosos negaron las imputaciones en su contra y señalaron que están sufriendo una persecusión judicial y policial. “Esa fecha nosotros estábamos trabajando en la provincia de Mar del Plata (sic) porque traemos ropa de Bolivia y la revendemos. Esa época todo se va ahí”, explicó “Kuki” Toro. Los integrantes del clan de barrio Victoria confiaron que ganan entre $ 50.000 y $ 70.000 mensuales. Sin embargo, en la investigación surgió que eran propietarios de vehículos de alta gama, mostrar joya de oro y además son conocidos en el barrio por donar alimentos y bebidas para las fiestas de fin de año. López Ávila los investiga por enriquecimiento ilícito.

Comentarios