La pandemia renovó la fe de los peregrinos que marchan a Catamarca - LA GACETA Tucumán

La pandemia renovó la fe de los peregrinos que marchan a Catamarca

Por la ruta hacia la vecina provincia ya se ven los primeros, esos que decidieron ir a pie hasta el altar de la Virgen Morena. Pronto se les unirán los ciclistas.

04 Dic 2021 Por Rodolfo Casen
3

HARÁN 160 KILÓMETROS A PIE. Desde varios pueblos del sur de la provincia comenzaron a marchar los peregrinos en cumplimiento de promesas. LA GACETA / FOTO DE Osvaldo Ripoll

El sol cae a plomo y hace más pesada la marcha. El calor agobiante transforma la caminata en un verdadero suplicio. A medida que se avanza, los pies comienzan a acusar el impacto del esfuerzo. Cada metro se hace más extenso. Los jóvenes enfrentan el desafío sin muchos problemas. Son los mayores de 50 los que más padecen la travesía. “Hay que salir con calzado ya amoldado y liviano. Pero a pesar de todo no se puede evitar las ampollas que comienzan a brotar rápido cuando hace calor como hoy”, dice Franco Romano (25) de Santa Ana. Es uno de los miles de peregrinos que desde ayer comenzaron a desfilar hacia la capital de Catamarca para rendir tributo a la Virgen del Valle. Se trata de una de las expresiones de fe más tradicionales y conmovedoras que se manifiesta todos los 8 de diciembre en honor a la Inmaculada Concepción de María.

La pandemia del covid-19 obligó el año pasado a suspender la celebración y en consecuencia las peregrinaciones.

Promesas

Romano y otros cinco amigos retornaron a la ruta para por quinta vez tratar de llegar a los pies de la Virgen Morena.

Lo hacen entusiasmados y con el afán de cumplir la promesa que le hicieron en los momentos difíciles que pasaron durante la pandemia.

No pocos de los caminantes que ganaron la ruta a Catamarca son sobrevivientes del coronavirus. “Hay que agradecerle a la virgencita que uno no se enfermó, pero también la recuperación que tuvieron nuestros parientes que se contagiaron del virus. En realidad vamos a agradecerle la protección que nos brindó cuando la invocamos”, dijo José Peralta, de Río Chico.

CON IMÁGENES. Muchos llevan figuras de la Virgen para hacer bendecir.

Peralta, Romano y tres amigos más salieron desde su pueblo el miércoles al mediodía. Deberán recorrer alrededor de 160 km hasta San Fernando del Valle de Catamarca. “Lo vamos a hacer en dos días porque tenemos obligaciones laborales que cumplir. Por eso caminamos casi sin parar. Descansaremos unas cinco horas recién en la noche” contó el joven. “El calor te va golpeando de a poco. A veces el desánimo te quiere doblegar. Pero al final con fe se llega”, apuntó.

A Héctor Carabajal, de Santa Ana, lo empuja el compromiso de agradecer a la Virgen lo que él considera un milagro, que es el hecho de que su madre, Norma Carrizo, salió bien de una operación muy difícil. “El médico me dijo que por su problema de corazón tenía muy bajad posibilidades de sobrevivir a la cirugía. Pero salió mejor de lo esperado. Además no se contagió de covid. La promesa a la Virgen y su fe lo hicieron posible”, puntualizó.

Antonio Albarracín, de Aguilares, marcha a Catamarca cargando en sus brazos una imagen de la Virgen del Valle de unos 50 cm. “Jugando al fútbol me quebré la pierna derecha. Me operaron y quedé bien. Además mi padre sufrió un ACV y también se está recuperando rápido. Por estas cosas voy a dar mi agradecimiento a la Virgen. Es una promesa que le hice”, comentó.

Superaron la covid

Fernando Beti y Luis Norry son dos amigos de Concepción que superaron la covid-19 y que decidieron peregrinar a pie a Catamarca para cumplir con la promesa hecha a la Inmaculada. “Es el tercer año que hago esta travesía. Ahora con más devoción que nunca. La pasé muy mal con el coronavirus. Pero al final salí adelante. Mi fe me ayudó bastante”, aseveró Fernando.

Luis dijo que en su caso este es el noveno año que va caminando hacia la capital catamarqueña. “Lo tenía que hacer porque superé la covid-19. Siento que fue por la protección que me brindó la Virgen. Entonces me sentí muy comprometido en hacer este sacrificio en muestra de mi devoción”, sostuvo.

Asistencia

En ciudades y pueblos que están a la orilla de la ruta 38 se instalaron puestos de asistencia para los peregrinos. Se les brinda líquido, alimentos y en algunos casos asistencia médica.

La policía, por su parte, hace recorridos a lo largo de la ruta a fin de controlar la seguridad.

CARGADOS Y CON FE. Llevan mochilas con todo para acampar.

En los próximos días se prevé la incorporación de los ciclistas a la legión de peregrinos que marchan a la vecina provincia.

“Hemos intensificado los recorridos de los móviles en la ruta 38 a fin de controlar por razones de seguridad el desfile de los caminantes. A estos se los alerta sobre los riesgos y a los automovilistas, sobre la necesidad de que circulen con mayor precaución”, informó el comisario mayor Raúl Cornejo, jefe de la Regional Sur de la policía.

El alto oficial advirtió sobre la obligación de los peregrinos de portar el pase sanitario que certifica que tienen la vacunación completa contra la covid-19. Pues, según dijo, se les exigirá en el acceso a Catamarca.

Comentarios