Cayó la “Banda de las criptomonedas”

Acusan a un grupo de cometer violentos asaltados. Con el dinero obtenido, los sospechosos realizaban distintas operaciones financieras.

27 Nov 2021 Por Gustavo Rodríguez
3

ADENTRO. Miembros del Grupo Cero ingresan a una de las viviendas que se allanaron ayer.

El grupo tenía dos particularidades. La violencia que ejercía a la hora de cometer los atracos y la velocidad que tenía para realizar inversiones con el fin de blanquear los botines que conseguí. Una de ellas, según los investigadores, era la de adquirir bitcoins. Por esa particularidad, fue bautizada por los investigadores como la “Banda de las criptomonedas”. La Policía detuvo a seis miembros, y a cuatro de ellos se le dictó la prisión preventiva por cuatro meses. Los restantes afrontarán hoy sendas audiencias.

El 24 de diciembre de 2020, un grupo comando ingresó a un edificio de Monteagudo al 700. Al menos siete delincuentes fuertemente armados ingresaron a un edificio de calle Monteagudo al 700 de esta capital, reduciendo violentamente al empleado de seguridad y amenazándolo con armas de fuego. Luego se dirigieron a un departamento que se encontraba sin moradores y de allí sustrajeron una suma de dinero en dólares, euros, joyas y medallas de oro.

El caso comenzó a ser investigado por Robos y Hurtos, al mando de los comisarios Miguel Carabajal, René Soria y Jorge Dib.

Luego de hacer una serie de averiguaciones, determinaron que el grupo, que estaría integrado por entre ocho y 10 personas que tienen antecedentes por este tipo de delito, contaba con recursos humanos necesarios para realizar tareas de inteligencia, medios de movilidad y tecnología para concretar los asaltos.

Medidas

Presentaron el trabajo al fiscal Diego López Ávila, que ordenó continuar con la pesquisa. Durante más de 11 meses, realizaron distintas medidas investigativas que dieron su fruto ayer.

Se realizaron nueve allanamientos en varios domicilios, como por ejemplo en Fortunata García al 1.500, pasaje Japón al 1.600, Lavalle al 900, La Rioja al 1.600 y Marco Avellaneda al 1.500.

El resultado del procedimiento, en el que actuó personal del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) del MPF y más de 100 efectivos policiales, fue la detención de las tres personas que tenían pedido de captura y la aprehensión de otros dos hombres y una mujer. Otros cuatros sospechosos de integrar este grupo habían sido detenidos meses atrás, acusados de haber robado una farmacia en el sur de la capital. Los que se encontraban prófugos de la justicia fueron identificados como “Grande” (36 años), que sería el líder la banda, “Mubi” (30) y “Bidón” (29).

A su vez, según confirmaron las autoridades del MPF, se secuestraron al menos ocho armas de fuego, tumberas y cartuchos de distintos calibres; tres automóviles y dos motocicletas; $300.000 en efectivo, dólares; cadenas, joyas y relojes; teléfonos celulares; dispositivos electrónicos e instrumentos de alta tecnología para realizar millonarias operaciones con criptomonedas.

“Se logró desarticular una banda delictiva importante que estaba actuando en nuestra provincia. La investigación no ha terminado, queda camino por recorrer. Es muy importante el apoyo que recibimos de parte del fiscal de López Ávila y la colaboración del ECIF”, dijo el comisario Dib, titular de la Dirección General de Investigaciones, ex Brigada.

“Esta investigación duró mucho tiempo, once meses de escuchas telefónicas en donde fuimos identificando a las distintas personas implicadas. Hablamos de una banda que tenía una complejidad y una organización muy elevada. Hasta tal punto que no sólo contaban con armas de fuego y medios de movilidad, sino también con especialistas que colaboraban para desprenderse rápidamente del botín”, indicó López Ávila.

El fiscal explicó que una persona se dedicaba a derretir el oro de las joyas que robaban para que no puedan ser identificadas. “Después un miembro del grupo se encargaba de vender los bienes que sustraían. Con el dinero que obtenían en esas transacciones y con los que se apoderaban en los asaltos”, expresó López Ávila.

“La particularidad que presentaba esta organización es la modalidad utilizada para invertir el dinero sustraído. La misma constaba con el asesoramiento de un financista, que por medio de operaciones virtuales, de arbitraje y en inversiones en Forex (mercado de divisas), adquiría criptomonedas con el fin de generar mayores ganancias para la banda”, añadió.

El representante del Ministerio Público Fiscal indicó que los delincuentes ingresaban a casas de familia de manera muy violenta y siempre con un número grande de personas. “Es importante destacar la profesionalismo con el que se trabajó. Hubo un profundo hermetismo en una investigación de 11 meses, que no es fácil mantenerlo y acá no hubo ningún tipo de filtración”, añadió.

Se les dictó la preventiva por la causa del robo en Barrio Norte, pero estarían sospechados de haber cometido al menos ocho robos más.

En los próximos días, López Ávila podría solicitar nuevas audiencias para acusarlos de haber cometido esos ilícitos.

Comentarios