Un Jujuy desconocido, mucho más cerca de lo que te imaginás - LA GACETA Tucumán

Un Jujuy desconocido, mucho más cerca de lo que te imaginás

A poco más de 30 kilómetros de la ciudad de San Salvador de Jujuy, justo donde el valle empieza a trepar, Bárcena y sus alrededores ofrecen alternativas increíbles. Cuidar el ambiente es la base de las propuestas.

21 Nov 2021 Por Claudia Nicolini
4

Puede ser una estación de paso, un eslabón de la cadena de las vacaciones, la base de operaciones o el destino final. Vos elegís. Lo que no queremos es que, por desconocimiento, simplemente pasés de largo.

En general, cuando nos dicen Jujuy pensamos en Tilcara, Purmamarca, Humahuaca... sin saber lo cortos que nos estamos quedando, en muchos sentidos. En medio de los paisajes terrosos y semidesérticos (con piedra de colores o no) y poblados de cardones de la Quebrada de Humahuaca hay otros pueblos menos famosos que son una verdadera delicia. Pero nos ocuparemos de ellos otro día...

Ahora te invitamos a detenerte justo “en el ingreso” a la Quebrada, un punto bisagra: el verdor espléndido casi selvático del valle bajo, como el de Reyes, Yala, Lozano o León, empieza a cambiar. Los tucumanos sentiremos algo parecido a cuando vamos llegando a Tafí del Valle, pero no: estamos allí donde la Cuesta de Bárcena zigzaguea un poco y dibuja un camino con forma de lenguas.

Habrás recorrido poco más de 30 kilómetros desde San Salvador de Jujuy; habrás viajado menos de cinco horas desde Tucumán, casi nada, y te hallarás en una zona que está viviendo una verdadera explosión de oferta turística. El “centro” es el poblado de Bárcena (también conocido como Chorrillos), que debe su nombre a José Benito de la Bárcena, exgobernador de Jujuy que fue dueño de estas tierras; sus descendientes aún conservan algunas parcelas.

Es pequeño, pero hay un centro comercial sobre la misma ruta (Albaju, su nombre); varios lugares donde hospedarse y hermosos lugares para excursionar, como la Cascada de Bárcena, sobre la cual Luisana Lopilato puede dar fe: “una de las experiencias más lindas que viví en Jujuy fue poder hacer esta excursión increíble a la Cascada de Bárcena”, escribió en su cuenta de Instagram.

Es una caminata intensa de casi dos horas por un sendero de piedras; lo ideal sería contar con el acompañamiento de un lugareño, pero si tu persona se caracteriza por la osadía, aquí tenés la ruta.

Para quedarse y descansar

“Estamos pocos kilómetros después de haber pasado el pueblo de León, en el vecindario de Bárcena, municipio de Volcán. Allí, saliendo de unas curvas en subida, a la izquierda… divisará las cabañas de El Caserío (Ig. @elcaserio_jujuy)”, dice, invitadora, la página web y asegura: “una de las propuestas de turismo rural más tentadoras en Argentina”. “¡Es un lugar para quedarse a vivir! Muy tranquilo; gran vista, nada de ruido... es herrrrmooooosooooo”, asegura Horacio Rodríguez.

En El Caserío, un oasis de verdor, hay cabañas de todos los tamaños (desde dos a nueve pasajeros), y todas cuentan con desayuno y limpieza incluidos, así como con DirectTV y wifi; sólo aceptan efectivo. El sitio (www.caseriojujuy.com) aclara, también, que cualquier momento del año es bueno para disfrutar y relajarse en el lugar; pero claro, la demanda es alta en Jujuy para el verano, así que hay que consultar disponibilidad y precios. Como dato ilustrativo, una cabaña chica para dos personas se ofrece a $ 6.000 la noche.

Ahora bien, si el proyecto de pasar unos días es de “gran familia” o de muchos amigos, Cuna de Nubes Eco Lodge (Ig, @cunadenubes) cuenta con una casa de campo rodeada por cerros.

Y con el descanso y la naturaleza entre las prioridades, las posibilidades allí son variadas: pesca con mosca, cabalgata, parapente, compartir mates y asados, y mucho mas. La casa puede albergar 12 huéspedes en cuatro habitaciones; cuenta con dos baños, servicio de TV satelital y pensión completa.

Una pausa en el camino

En Cuna de Nubes también estás invitado a pasar el día con modalidad all inclusive, pero no es la única posibilidad. Un poco más cerca de la ruta está La Morada, una cafetería/restorán que además produce dulces y panes artesanales. Esperan a los visitantes de jueves a domingos (y feriados) de 15 a 20.30.

“Es un lugar que visitaría una y 1.000 veces si viviera cerca. Así que si están pasando por la ruta 9, no se lo pierdan, ¡me lo van a agradecer!!, promete una visitante, Roxana Balestrieri.

Glamping

Es una de las nuevas tendencias en propuestas turísticas, y también está disponible en esta suerte de portal de la Quebrada. La palabra proviene de juntar dos términos en inglés (glamorous camping), y es lo que ofrece a sus viajeros The Canuto, a pocos metros de la ruta.

Se trata de tres domos geodésicos (dicho más fácil, construcciones semiesféricas inspiradas en los patrones geométricos de la naturaleza), llamados Liberata, Gregoria y Patagua, de 20 metros cuadrados cada uno, equipados para que descanses, te relajes, y te prepares para caminar por la zona y descubrir lugares increíbles.

Además son 100 % sustentables: se usa agua de vertiente, que se calienta en termotanque solar; se practica reciclaje y el gas se genera con biodigestor, con el objetivo de generar el menor impacto ambiental.

Y se busca, al mismo tiempo, ofrecer el máximo confort, de modo que en cada domo encontrarás una cama queen, baño privado con set 100% natural, salamandra y electricidad: eso sí, de 12 voltios, que te permiten uso de cargadores por puerto USB.

No hay wifi, pero la idea era desconectarse, ¿no? En cambio, el desayuno está incluido. Las reservas hay que hacerlas acá.

Comentarios