Hasta ahora, las elecciones generales ratificaron los resultados de las PASO: ¿se mantendrá la tendencia? - LA GACETA Tucumán

Hasta ahora, las elecciones generales ratificaron los resultados de las PASO: ¿se mantendrá la tendencia?

En términos globales, nunca los comicios posteriores “desmintieron” el termómetro.

10 Nov 2021 Por Irene Benito

Entre las elecciones primarias y las generales existe una especie de relación carnal que superó cinco pruebas a lo largo de una década. Ese vínculo consiste en que, en términos globales, quienes cantan victoria en una también la cantan en la otra. Tal regla de confirmación se verificó en 2011, cuando debutaron las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), y prosiguió en los cuatro turnos siguientes. Pero la norma tuvo dos reveses muy concretos en San Luis y La Pampa que ilusionan a los que pretenden revertir el resultado de septiembre, y obligan a ser cautelosos a los que ganaron en esa ocasión.

2011. PASO

GENERALES. Cristina Kirchner obtiene la reelección con el 54% de los votos. Su vice es Amado Boudou.

El caso más atípico de la serie ininterrumpida de ratificaciones sucedió en 2017, durante los comicios de medio término dirimidos con la alianza Cambiemos en el poder. En aquella oportunidad, el sector del presidente Mauricio Macri festejó tanto en las primarias como en las generales en el ámbito de una manifestación particular de la regla del doblete. ¿Qué ocurrió tras las PASO? Cambiemos revirtió el traspié en Santa Fe, el tercer distrito electoral del país, e incrementó su caudal de votos respecto de 2015, pero no pudo repetir las victorias que había conseguido en los territorios pampeano y puntano.

2013. PASO

GENERALES. El Frente Renovador del peronista Sergio Massa debuta con un triunfo inesperado.

El entonces gobernador y hoy senador Adolfo Rodríguez Saá (Frente Unidad Justicialista) consiguió lo que parecía imposible: desbancó a su rival eterno, Claudio Poggi (Frente Avanzar y Cambiemos), quien le había sacado 19 puntos de ventaja en las primarias de 2017. Apalancado por una maquinaria de clientelismo nunca vista, Rodríguez Saá consiguió 12 puntos de diferencia sobre su retador y de este modo sostuvo la hegemonía de su apellido en San Luis. La victoria de Rodríguez Saá fue aplastante como había sido su caída en las primarias.

2015. PASO

GENERALES. La fórmula Daniel Scioli-Carlos Zannini gana dos veces antes de perder en el balotaje.

En La Pampa sucedió algo tan o más sorprendente que el giro de San Luis. Por un puñado de votos, el peronismo provincial al mando de Carlos Verna derrotó a la alianza opositora Frepam-Cambiemos, que había terminado primera en las PASO de 2017. “El PJ ganó casi 20.000 votos entre una contienda y la otra, mientras que Cambiemos perdió 2.700 de los propios. Ya sea por falta de cohesión interna de sus votantes, o por desafección rápida y volátil, la poca pérdida impactó en grande”, analizó en su momento Facundo Cruz, investigador de Cuadernos Electorales de Cippec (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento).

2017. PASO

GENERALES. Esteban Bullrich celebra haber batido a Cristina Kirchner en el distrito bonaerense.

Las gestas épicas de hace cuatro años de Verna y de Rodríguez Saá recobraron vigencia tras lo sucedido en las primarias de este año en sus respectivas jurisdicciones. En un contexto de derrota del Frente de Todos, el actual mandatario Alberto Rodríguez Saá cayó ante la alianza opositora de Poggi. En La Pampa, la interna de Juntos por el Cambio se impuso al oficialismo local por más de diez puntos (alrededor de 20.000 votos). Resultó vencedora “la boleta mixta” que llevó al radical Daniel Kroneberger como candidato a senador y a Martín Maquieyra del PRO para diputado nacional.

Los puntanos renuevan tres bancas en la Cámara Baja, pero en La Pampa se juega la representación en el Senado. Más concretamente, el quorum en la Cámara Alta (la posibilidad de habilitar las sesiones). El politólogo Andrés Malamud subraya que el desempeño electoral de La Pampa en 2017 es muy pertinente para calibrar las expectativas relativas a las generales del domingo. “No se me ocurre nada más actual que la comparación con aquel escenario”, apunta.

2019. PASO

GENERALES. El peronismo recobra la Nación con la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner.

Para el Frente de Todos una cosa sería perder y otra volver a perder como en septiembre. Y ahí La Pampa, una provincia que por su población escasa suele tener una relevancia simbólica en el cálculo de los votos, adquiere un protagonismo estelar. Todo el peso recae sobre los candidatos Daniel Pablo Bensusán, actual ministro de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, y la cristinista María Luz Alonso. En términos de sufragios, la remontada por delante es casi idéntica a la conseguida en 2017. El peronismo batió a sus rivales en las generales de aquel año por 76 sufragios. El poder de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner precisa de la reedición de ese milagro.

Para la oposición una cosa sería ganar, por ejemplo, en la portentosa provincia de Buenos Aires, que ya dio muestras de alternancia, y otra hacerlo también en San Luis y en La Pampa, bastiones del peronismo federal desde la restauración de la democracia. Sería asimismo un milagro, aunque de otro color. En cualquier caso la regla de la doble celebración enfrenta su test más desafiante desde que las primarias empezaron a anticipar la tendencia nacional y las generales, a corroborarla.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Elecciones Generales 2021

Todo lo que tenés que saber en estas elecciones Ver más noticias

Comentarios