Un mural a un año del crimen de Paola Tacacho

Exigen el juicio a funcionarios judiciales.

INMORTALIZADA EN LA CIUDAD. Un grupo de artistas tucumanas pintó un mural de Paola Tacacho en la esquina de Marco Avellaneda y San Juan. INMORTALIZADA EN LA CIUDAD. Un grupo de artistas tucumanas pintó un mural de Paola Tacacho en la esquina de Marco Avellaneda y San Juan.

“Quería participar de esto para que ella, de alguna manera siga presente, para que la sociedad no se olvide de lo que pasó y de que los responsables de su desamparo siguen sin ser sancionados. Estoy desilusionada de que como ciudadanos estemos desamparados de seguridad y justicia”, indicó Amelia Campos, compañera de trabajo de Paola Tacacho en el colegio San Patricio. La mujer llegó donde cuatro artistas tucumanas habían empezado un mural para recordar a la docente que fue asesinada en 2020 a manos de su acosador. Campos tomó una brocha y contribuyó con algunas pinceladas sobre la pintura que ya puede apreciarse en la esquina de Marco Avellaneda y San Juan.  

A las 9, Karen Tejerina, Víctoria Buteler Dellepiane, Sofía Jatib y Johana Berrondo llegaron para comenzar con el dibujo, que luego recibió pinceladas de otras artistas tucumanas que se llegaron hasta la zona ferroviaria de la capital.

Un caso diferente

“Es un caso emblemático para la provincia porque muestra y resume todo lo que pasan cotidianamente miles de mujeres. Paola hizo decenas de denuncias en distintas instituciones del Estado, donde le denegaron sistemáticamente protección hasta que llegó al último escalón de violencia: el femicidio. Por eso el movimiento de Mujeres de Tucumán hace eco de este caso, que tiene repercusión nacional, porque en todo el país se está marchando hoy por Paola”, dijo Tejerina. De esa manera el caso Tacacho es diferente, pero a su vez tiene similitud con todos los demás que se registran y cuyas víctimas siguen sin ser escuchadas. “Es un caso que muestra lo cruento de Tucumán y de las medidas que se toman en materia de género. Tenemos casos terribles aquí, como el (femicidio) de Milagros y (filicidio) Benicio, casos que aterran a nivel nacional, y que a pesar de todo, en lo mínimo en lo que piensa el Estado es en políticas concretas para las mujeres que permitan terminar con la violencia y los femicidios”, agregó la artista.

Piden justicia

“Es muy importante que a un año del femicidio de Paola podamos estar en las calles exigiendo los derechos que aquí en Tucumán las mujeres no tenemos. Porque el caso de Paola me recuerda a muchas otras cosas que hoy siguen pasando”, destacó Jatib, que, entre otras cosas, pidió un juicio honesto contra el juez Francisco Pisa y contra los demás funcionarios que intervinieron en las denuncias de la víctima. “Creo que realmente se está encubriendo a Pisa. Nosotras acompañamos el pedido de la familia Tacacho de que ese juez no pueda gozar de los privilegios de una jubilación de magistrado, porque eso sería impunidad. Él ha desoído todas las denuncias que puso Paola. Él y también otros funcionarios. Y esto se repite en muchas otras causas cuando los jueces no toman las medidas necesarias para proteger a las mujeres”, agregó.

La joven explicó que eligieron esa esquina porque era cercana al domicilio de Paola y porque se las cedió la dueña de casa, que estaba cansada de que le pinten la pared con candidaturas políticas.

Apoyarán otras causas

En su carrera, Johana Berrondo, ya pintó en Filosofía y Letras un mural por Paulina Lebbos junto a otros estudiantes de esa facultad y de la de Artes; también participó en una pintura que se hizo en Cuba al 100 por el caso de Lucía, con la consigna de “Niñas, no madres”.

“Somos artistas independientes, pero la causa nos convoca a este mural colectivo, porque así toma mucha más fuerza el acompañamiento a la lucha”, sintetizó la joven. “Es el primer mural que pintamos juntas, pero seguramente haremos muchos otros, porque creo que el arte es clave para poder acompañar y transformar. Es una herramienta fundamental en estos caminos y procesos”, destacó.

Homenaje a “Miss Pao”

Mariela Tacacho recibió un retrato de su hija

Un mural a un año del crimen de Paola Tacacho

El jueves Mariela Tacacho llegó a la provincia para la realización de una misa en el colegio San Patricio, donde trabajaba su hija Paola, que fue asesinada el 30 de octubre de 2020 por su acosador, Mauricio Parada Parejas.  

Tras la misa, el artista tafiseño, Atilio Roberto, le entregó a Mariela un retrato de la docente de inglés. “Miss Pao”, como le llamaban sus alumnos.

Comentarios