SOS: mi hijo encontró fotos mías sin ropa - LA GACETA Tucumán

SOS: mi hijo encontró fotos mías sin ropa

El uso compartido de la tecnología puede derivar en percances y altercados de privacidad. Consejos para sobrellevar el bochorno.

31 Oct 2021 Por Guadalupe Norte
2

PADRES. La tecnología compartida en familia puede resultar peligrosa.

Era un día familiar tranquilo, como cualquier otro, hasta que...

- Mamá/papá, ¿por qué tenés esta foto en tu celular? ¿Qué estás haciendo?

El horror llegó en forma de una imagen erótica propia que tu hijo vio por accidente.

Aunque siempre se habla de la protección de datos por los ciberataques, existe otro mundo llamado “descuidos tecnológicos” del cual ningún padre con hijos pequeños está exento.

Habitar en conjunto la digitalidad no es una tarea sencilla y en ocasiones puede ocurrir que al prestarle a nuestros hijos el celular o la computadora aparezca contenido inapropiado. No obstante, ¿qué hacemos cuando ese error nos involucra en forma de algún nude archivado o contenido íntimo de pareja?

La psicóloga infantil Fernanda Alaje afirma que estas situaciones son más comunes de lo que se piensa. “Un tema recurrente siempre es la capacidad de los niños para manejar la tecnología y los límites para su correcto desarrollo. No obstante, la realidad muestra que en la mayoría de los hogares terminamos por dejar a los chicos solos frente a una pantalla de acceso grupal por su insistencia al estar aburridos, nuestras responsabilidades o para calmarlos en algún ámbito de reunión social”, sostiene.

Sálvese quien pueda

Una vez superado el ataque de vergüenza, la profesional sugiere tener en cuenta algunos aspectos para salir airosos de la situación.

“Es necesario que las respuestas que les damos a los chicos sobre cualquier aspecto del cuidado corporal y la sexualidad se adapten a su edad y no brindemos más datos de los que ellos nos piden. Por ejemplo, quizás su interés solo se limite a ese comentario o baste una respuesta genérica”, explica.

Para chequear esto es preciso evitar sacar hipótesis o teorías sobre lo que ellos se están imaginando en sus cabezas. De manera tranquila antes de encarar una respuesta podemos preguntar (sin un tono acusatorio): ¿qué fue lo que viste?, ¿qué estabas haciendo con el celular?, ¿qué opinás de esto?

“Hasta alrededor de los siete años prima en la infancia el pensamiento mágico y la mirada que ellos tienen sobre el mundo y su interpretación es totalmente diferente a la de un adulto ya cargado con un montón de tabúes, estereotipos y un bagaje sexual por detrás”, comenta.

Por ejemplo, una foto en lencería puede representar para ellos una ida a la pileta, pero en caso de acceder a un filme explícito hay que ser el doble de cuidadosos con las palabras.

Otro detalle clave es jamás culpabilizarlos del hallazgo dado que el descuido le corresponde a los adultos; sea por prestar el dispositivo tecnológico o no brindar la atención necesaria mientras ellos lo manipulan.

En WhatsApp

Para evitar situaciones de bochorno o la exposición de los niños a contenido inapropiado también debemos tener cuidado con los memes e imágenes “picantes” que recibimos por mensajería.

A partir de los cuatro o cinco años, los niños suelen pedir nuestro teléfono para jugar, ver videos o sacarse fotos. “Esa curiosidad, típica de la edad, lleva a que los archivos de WhatsApp tampoco se salven del escrutinio. Por eso, resulta importante borrar de antemano el contenido fuera de tono dado que todos los adultos tenemos algún chat con amigos en el cual hablamos sin rodeos o enviamos fotos y chistes sexuales”, detalla.

De no querer tomarnos la molestia, una buena solución es configurar la aplicación para que la descarga de archivos se dé en forma manual y no automática.

“El paso a paso es fácil: primero hay que ingresar a WhatsApp y tocar el icono 'más opciones' (representado con tres puntitos en la esquina superior derecha). Después apretamos 'ajustes' y 'almacenamiento y datos'”, detalla el técnico en Programación y Sistemas Ernesto Mayorga.

También es viable que en nuestra galería deje de visualizarse las fotos o videos que descargamos desde la app. “O sea, quedarán archivados en los grupos, pero nunca en una carpeta como el resto de fotos que saquemos con la cámara o las capturas de pantalla. Para conseguirlo solamente necesitamos abrir un grupo y apretar los tres puntitos. Luego, ir a 'información del grupo' y 'visibilidad de archivos multimedia'”, agrega.

Protección extra

De haber vuelto al ruedo de los portales de citas o querer mantener fotos privadas en el celular existen decenas de herramientas para bloquear con contraseña las carpetas y aplicaciones que queramos.

Entre las más populares para Android se encuentran App lock y Lock my pix y para iPhone Private photo vault o Best secret folder. “Sin embargo, ambos sistemas operativos ya traen incorporada la función de crear carpetas seguras por lo que es preferible hurgar un poco el celular antes que invertir memoria en estos extras que resultan menos confiables al ser creados por un tercero”, recalca Mayorga.

Otro paso clave para evitar el bochorno con nuestros hijos es controlar la sincronización de cuentas. Al tener fotos o videos prohibidos mucha gente prefiere subir el material a la nube para que no haya riesgos de intrusos ni esté tan al alcance.

“El tema es que las cuentas de Google y iCloud suelen sincronizarse con nuestros dispositivos. Lo mejor es chequear que esta configuración aparezca desactivada y, de abrir en nuestro teléfono alguna página erótica o leer noticias referidas a ese tema, proceder a borrar el historial. Es bastante común que las cosas buscadas en un sitio luego se relacionen o queden archivadas en otro aparato tecnológico conectado”, advierte el especialista.

Comentarios