La ventaja de ser mujer y de ser joven en el momento adecuado - LA GACETA Tucumán

La ventaja de ser mujer y de ser joven en el momento adecuado

21 Oct 2021 Por Irene Benito

Tanto Alejandra Arreguez (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) como Florencia Guerra (Frente Amplio) capitalizaron anoche la ventaja de ser mujeres y de ser jóvenes en una época que exalta aquellos atributos. Muy desenvuelta Arreguez, quien pese a su edad acumula muchos kilómetros en el atril, más tímida Guerra, quien debutaba en esta clase de debate, ambas se plantaron anoche como alternativas para los cansados de la polarización peronismo-Juntos por el Cambio. Tenían todo para reclamar el derecho a la novedad y así lo hicieron. ¿Cómo? Mediante la profundización de los contrastes entre sus intervenciones, y las del intendente radical Roberto Sánchez y de la ministra justicialista Rossana Chahla.

Pero en el casillero que marca la diferencia había, al parecer, lugar para una sola. Arreguez lo entendió y endilgó a Guerra el pertenecer a un partido -el del candidato a senador y legislador Federico Masso (Libres del Sur)- que colaboró con los oficialismos de turno. “Hasta con (José) Alperovich”, arremetió la aspirante de la izquierda en uno de los segmentos de debate libre. “No hay que desinformar”, atinó a responder la candidata del Frente Amplio. Antes y después de ese intercambio todo fue cordialidad entre las dos, en particular porque Arreguez se dedicó a golpear la gestión provincial de Juan Manzur (gobernador con licencia) en la persona de su lugarteniente Chahla.

A diferencia de la postulante a diputada izquierdista, Guerra no hizo honor a su apellido ni al estereotipo peleador de la abogada litigante. Al contrario, empleó un tono apaciguado; criticó desapasionadamente y al pasar, y se enfocó en desarrollar propuestas guiadas por la sensatez. Sorprendió al pedir el voto como una ciudadana común y “no militante”, que se involucró en las elecciones con el fin de transparentar la política.

Arreguez volvió una y otra vez sobre la idea de que la izquierda es la única corriente capaz de garantizar coherencia; dignidad y un salario justo. Hizo hincapié en que la suya es la agenda de los trabajadores, de los jóvenes y de las mujeres en contraposición con el programa del resto, a quienes tildó de “empleados de los empresarios”. En su cometido no le importó salirse de la Constitución, como cuando propuso que los jueces y fiscales sean elegidos por el voto popular.

Quedó a la vista que para Guerra y Arreguez el debate tenía valor y sentido como oportunidad para amplificar mensajes y estilos. Esto le hace bien a la democracia, más allá de los comicios. Se sabe que una sociedad hastiada no es necesariamente sinónimo de una sociedad que vota distinto.

Elecciones Generales 2021

Todo lo que tenés que saber en estas elecciones Ver más noticias

Comentarios