Diez claves para entender el caso del tirador de Yerba Buena

Gerónimo Helguera quedó detenido ayer, luego de haber efectuado un disparo en un centro de oficinas que le costó a vida a Mariela Márquez.

14 Oct 2021
1

MOMENTO DE TENSIÓN. Dos uniformados hacen subir a la fuerza a Helguera en la caja de la camioneta.

- Gerónimo “Largui” Helguera tiene 29 años. Según su familia, estaba bajo tratamiento psiquiátrico desde hace varios años.

- Pasadas las 10 de ayer, el joven se presentó en el centro comercial ubicado en avenida Aconquija al 1.000. Buscaba a un tal Ledesma.

- Helguera y el tal “Ledesma” concurrían al colegio Boisdrón, pero no eran compañeros de curso y existiría una diferencia de edades. Por otro lado, “Ledesma” se habría cambiado de colegio a mediados del secundario, por lo que no habrían tenido mucha relación.

- Helguera tenía una pistola Colt calibre 22 con nueve proyectiles en su cargador. En la mochila tenía una caja con 29 balas.

- El detenido, cuando fue arrestado, tenía colocados protectores auditivos. Lo usan las personas que realizan varios disparos.

- Al parecer Helguera se habría apoderado del arma que tenía un familiar. No tenía ningún tipo de autorización para portar armas.

- Según sus familiares, Helguera pasaba largas horas del día jugando a un videojuego bélico: Call of Dutty. Se trata de una franquicia que surgió en 2003 y que se popularizó en la dos décadas pasadas. Es un juego en primera persona en la que el jugador encarna a un soldado, en distintos escenarios de la historia.

- El portero y un mozo de un bar fueron los que lograron desarmar al joven. Evitaron así que Helguera realice más disparos.

- Después de las 22 murió Mariela Márquez, la joven de 34 años que recibió un disparo en la cabeza. Tenía tres hijos menores de edad.

- ¿Cómo sigue la causa judicial? A la espera de que preste declaración indagatoria, a Helguera le realizaron ayer pericias psicológicas y psquiátricas en la Morgue. El fiscal Pedro Gallo acusará a Gerónimo Helguera de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Los defensores Ernesto Baaclini y Camilo Atim Antuni, buscarán que por sus problemas psiquiátricos, se lo declare inimputable y que se orden su internación. La última palabra la tendrá la jueza Isabel de los Ángeles Méndez.

Comentarios