Jaime Perczyk: “a los chicos que dejaron la escuela hay que ir a buscarlos” - LA GACETA Tucumán

Jaime Perczyk: “a los chicos que dejaron la escuela hay que ir a buscarlos”

El ministro de Educación dijo que un millón de alumnos dejó de estudiar por la pandemia y que el Estado debe invertir en conectividad para solucionar las desigualdades.

10 Oct 2021 Por Juan Manuel Montero
1

Escuela Maestro Mario Enrique Casella

Asumió en medio de una revolución de cambios de gabinete derivada de la aplastante derrota sufrida en las PASO y con el hierro caliente de saber que su área había sido una de las más vapuleadas durante la pandemia, con una discusión central que llevó al ex ministro de Educación, Nicolás Trotta, a enfrentarse incluso con el presidente Alberto Fernández por el sensible tema de la presencialidad de los alumnos en todos los niveles. Por eso hoy Jaime Perczyk declama lo que parece será su primer objetivo: “vamos a buscar casa por casa a todos los chicos para que vuelvan a la escuela. Argentina no se puede dar el lujo de hipotecar su futuro con chicos que no aprendieron lo que debían por la pandemia”.

Hace falta un shock económico por parte del Estado para poder llegar con conectividad a todos. Argentina es el octavo país del mundo en superficie. Por eso hay que invertir en conectividad para revertir la situación económica

La entrevista con LA GACETA lo encuentra recorriendo la localidad de Quilmes, en el conurbano bonaerense, justamente haciendo lo que dice que hay que hacer: tocar timbres para hablar con chicos y con los padres, y asegurarles la presencialidad. Según sus propios datos, desde marzo del año pasado, más de un millón de chicos se desvincularon en forma intermitente de la enseñanza, “y hay que hacer que vuelvan sí o si”, y reafirmó además que no habrá promoción automática. Es decir, se deberá aprobar las materias para pasar de grado o de curso.

Profesor de Educación Física, rector en uso de licencia de la Universidad de Hurlingham, ciudad de la que fue intendente, ex secretario de Políticas Universitarias de la Nación y miembro del gabinete del mismo Trotta, Perczyk asegura que no hay tiempo que perder. Este fue el diálogo:

¿Cuáles son los objetivos que se plantea para su gestión?

- Con el presidente (Alberto) Fernández y el jefe de Gabinete (Juan) Manzur nos planteamos tres prioridades: garantizar la presencialidad plena en todos los niveles, recuperar a todos los chicos que se fueron de la escuela y preparar los contenidos y recuperar aprendizajes, aprender todo lo que no se pudo durante la pandemia. Tenemos que trabajar para la presencialidad plena y para eso hay que mejorar las escuelas y prepararlas bien, además de recuperar los aprendizajes y garantizar que los alumnos aprendan. Lo que es prioritario hay que aprenderlo. Y para eso es necesario enseñar más y mejor.

¿Cómo se van a recuperar los conocimientos luego de 18 meses en lo que todo fue tan caótico?

- No recordamos como sociedad haber vivido un periodo tan complejo, tanto sanitario como económico y eso tiene consecuencias que no lo vamos a resolver de un día para otro. Tal vez podamos hacerlo en dos o tres años. Pero lo que ahora necesitamos son más horas de clase, estar más en las escuelas, incluso los sábados, sumar más turnos, hay chicos que se van a poder ir de vacaciones y otros no si es que tienen que estudiar. Hay que ofrecerles a las escuelas espacios prioritarios para los alumnos para que desarrollen todo lo que hasta aquí no pudieron. Para eso necesitamos más horas de estudio. Que se trabaje los sábados, en enero y en febrero si es necesario. Es polémico pero es lo que hay que hacer. Cada jurisdicción irá desarrollando esta idea, pero todos tenemos que saber que para recuperar lo perdido hay que enseñar más y mejor. Ha sido tremendo y doloroso que un millón de chicos y chicas se desvincularan de la escuela. Para la sociedad toda es algo que tenemos que resolver buscando a los alumnos.

¿Qué fue lo más grave que se perdió en la pandemia en el plano educativo?

- Nos afectó en todos los planos, en el plano cognitivo, en construir relaciones sociales, en recuperar la opinión como punto inicial de la discusión, el trabajar en equipo. Hay que recuperar todo esto, ponerlo en el centro de las tareas y que los chicos puedan seguir aprendiendo. No nos podemos quedar con lo que pasó. Hay que mirar para adelante pero empezar ya. No es algo que podamos decir ‘bueno, vamos a ver qué hacemos el año que viene’. Vivimos algo único y ya mismo hay que ponerse a trabajar para recuperar lo que perdimos.

¿Cómo ve la situación de las universidades, que ahora van a poder volver a la presencialidad completa también?

- En el nivel superior habrá que entender, al igual que en los otros, que la virtualidad puede ser un apoyo, pero que lo innegociable es la presencialidad. Nosotros tenemos un país muy injusto, donde el mapa de conectividad y el de la desigualdad coinciden. Por eso hay que hacer inversiones urgentes. Llegar a todos los ámbitos educativos. Hace falta un shock económico por parte del Estado para poder llegar con conectividad a todos. Argentina es el octavo país del mundo en superficie. Por eso hay que invertir en conectividad para revertir la situación económica, para que nos vaya bien cuando estamos mal. Esa es una idea que debemos respetar. No podemos esperar a salir de la crisis económica para avanzar en educación. Hay que hacerlo ya, y así en poco tiempo vamos a estar mejor.

En una crisis económica como la que tenemos, ¿de dónde va a salir ese dinero?

- El presupuesto para la educación ha aumentado. La educación había sido desfinanciada en el gobierno de (Mauricio) Macri. Ahora esperamos llegar al 6 % del PBI. Al 6 % se llegó en 2010 y en 2015. Hoy estamos en 5,30 y hay discusiones en la comunidad educativa de llegar al 8 por ciento. Esto tiene que ser continuo, no puede subir y bajar.

¿Qué hacemos con los chicos que dejaron de estudiar durante este tiempo?

- Hay que ir a buscarlos ya. Mientras hablamos yo estoy en ese trabajo, casa por casa, tocando timbres. Los chicos tienen que estar en las escuelas. Les tenemos que dar actividades extracurriculares, mayores contenidos en lengua, en matemática, en arte, en deporte. Que se sientan atraídos por la escuela. Y para eso hay que ir casa por casa. Es una epopeya, pero hay que convocar a toda la política a que se sume a esto. Nos va a beneficiar como Nación, más allá de las cuestiones partidarias. Nadie puede oponerse a una mejor educación y no hay manera de resolver esto sin presencialidad. La responsabilidad la ejercen las 24 jurisdicciones más el Estado Nacional. Para eso mantuvimos reuniones con los ministros. Deben coordinar y acordar presencialidad en las provincias. La educación es un derecho y los funcionarios debemos responder a eso. Lo que si, los chicos deben estudiar. No va a haber promoción automática. Hay que aprobar el curso.

Se habla mucho de que la pandemia obligó a cambios de paradigmas, lo que conlleva una nueva forma de enseñar y de aprender.

- Necesitamos ya una discusión sobre la educación que queremos y que necesitamos. Hay que hacer base en los chicos de 3, de 4, de 5 años, en el nivel inicial. Que aprendan a leer y si es necesario que tengan  más horas de clase. Y que en el secundario sean preparados justamente para la Argentina que viene, con más contracción al trabajo, con más conocimiento, con más carreras industriales, para definir el perfil productivo que queremos. Y que sea la Universidad la que finalmente entregue las herramientas para tener los hombres y mujeres que van a hacer más grande a este país. Argentina debe recuperar lo perdido. Es un desafío, pero tenemos que ponernos en marcha ahora mismo. No hay más tiempo que perder.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios