Premio Nobel de la Paz: un galardón para el periodismo independiente - LA GACETA Tucumán

Premio Nobel de la Paz: un galardón para el periodismo independiente

Dos periodistas se adjudicaron la mención internacional por su constancia y lucha contra los abusos de poder denunciados en Filipinas y en Rusia.

09 Oct 2021
2

EN MANILA. Maria Ressa resistió los embates judiciales por su tarea de investigación.

Nerijus Adomaitis, Andrew Osborn y Karen Lema

Agencia Reuters

OSLO/MOSCÚ/MANILA.- Los periodistas Maria Ressa y Dmitry Muratov, que han enfurecido a los líderes de Filipinas y Rusia para exponer la corrupción y el desgobierno, fueron galardonados el viernes con el Premio Nobel de la Paz, en un respaldo a la libertad de expresión bajo amenaza en todo el mundo. Ambos recibieron el premio “por su valiente lucha por la libertad de expresión en Filipinas y Rusia”, dijo la presidenta del Comité Noruego del Nobel, Berit Reiss-Andersen, en una conferencia de prensa.

Muratov dedicó el premio a seis colaboradores de su periódico Novaya Gazeta que fueron asesinados por su trabajo al exponer las violaciones de derechos humanos y la corrupción.

“Igor Domnikov, Yuri Shchekochikhin, Anna Politkovskaya, Stas Markelov, Anastasia Baburova, Natasha Estemirova -estas son las personas que hoy ganaron el Premio Nobel”, afirmó Muratov, entregando los nombres de los periodistas y activistas asesinados cuyos retratos cuelgan en la sede del periódico de Moscú.

En una entrevista con la agencia internacional de noticias Reuters en Manila, Ressa calificó el premio como “un reconocimiento mundial del papel del periodista en reparar, arreglar nuestro mundo roto”.

“Nunca ha sido tan difícil ser periodista como lo es hoy”, sostuvo Ressa, un reportera con 35 años de profesión, quien aseguró que fue puesta a prueba por años de casos legales en Filipinas presentados por las autoridades por el trabajo de su sitio web de investigación Rappler. “No sabes realmente quién eres hasta que te ves obligado a luchar por ello”.

Tras 86 años

El premio es el primero para periodistas desde que el alemán Carl von Ossietzky lo ganó en 1935 por revelar el programa secreto de rearme de posguerra de su país.

Muratov, de 59 años, es el primer ruso en ganar el Premio Nobel de la Paz desde Mijaíl Gorbachov en 1990.

El propio Gorbachov ha estado asociado durante mucho tiempo con el periódico de Muratov, habiendo contribuido con parte de su dinero del premio Nobel para ayudar a establecerlo a inicios de la era postsoviética, cuando los rusos esperaban nuevas libertades.

Ressa, de 58 años, es el primer ganador individual de un premio Nobel en cualquier campo que proviene de Filipinas. “Un mundo sin hechos significa un mundo sin verdad y confianza”, declaró.

Rappler, que cofundó en 2012, se ha vuelto prominente a través de reportajes de investigación, incluidos asesinatos a gran escala durante una campaña policial contra las drogas.

En agosto, un tribunal filipino desestimó un caso de difamación contra Ressa, una de las varias demandas presentadas contra la periodista que dice que ha sido atacada debido a los informes críticos de su sitio de noticias sobre el presidente Rodrigo Duterte.

Fue una de varios periodistas nombrados por la revista Time como Persona del año en 2018 por luchar contra la intimidación de los medios de comunicación, y sus batallas legales han suscitado preocupación internacional por el acoso a los medios de comunicación en Filipinas, un país que alguna vez fue considerado un abanderado de la libertad de prensa en Asia. En mayo pasado, Ressa recibió el Premio Mundial de la Libertad de Prensa Unesco - Guillermo Cano, uno de los más prestigiosos reconocimientos periodísticos del mundo.

Desde Rusia

En Moscú, Nadezhda Prusenkova, periodista de Novaya Gazeta, manifestó a Reuters que el personal estaba sorprendido y encantado. “Estamos en shock. No lo sabíamos”, afirmó Prusenkova. “Por supuesto que estamos felices”, agregó.

Los periodistas rusos se han enfrentado a un entorno cada vez más difícil en los últimos años, y muchos se han visto obligados a registrarse como agentes de estados extranjeros, una designación que invita al papeleo oficial y al desprecio del público.

“Aprovecharemos este premio en los intereses del periodismo ruso que (las autoridades) ahora están tratando de reprimir”, dijo Muratov a Podyom, un sitio web de periodismo. “Intentaremos ayudar a personas que han sido reconocidas como agentes, que ahora están siendo tratadas como basura y exiliadas del país”.

Reiss-Andersen dijo que el comité del Nobel tenía la intención de que el premio enviara un mensaje sobre la importancia del periodismo riguroso en un momento en que la tecnología ha facilitado más que nunca la difusión de falsedades.

“Encontramos que la gente es manipulada por la prensa, y el periodismo de alta calidad basado en hechos es de hecho cada vez más restringido”, dijo a Reuters.

También fue una manera de arrojar luz sobre las situaciones difíciles para los periodistas, específicamente bajo el liderazgo en Rusia y Filipinas, agregó.

“No tengo ninguna percepción sobre Duterte ni de Putin. Pero lo que descubrirán es que la atención se dirige hacia sus naciones y hacia dónde tendrán que defender la situación actual, y tengo curiosidad por saber cómo responderán”, expresó Reiss-Andersen a Reuters.

El propio Kremlin felicitó a Muratov por el premio.

“Trabaja persistentemente de acuerdo con sus propios ideales, está dedicado a ellos, tiene talento, es valiente”, dijo el portavoz Dmitry Peskov.

El Premio Nobel de la Paz se entregará el 10 de diciembre, aniversario de la muerte del industrial sueco Alfred Nobel, quien fundó los premios en su testamento de 1895.

Comentarios