¿Y si la hamburguesa no es comida chatarra? - LA GACETA Tucumán

¿Y si la hamburguesa no es comida chatarra?

Nutricionistas explican cómo incorporar esta alternativa en un plan de alimentación saludable y que puedan convertirse en una puerta de entrada para la ingesta de verduras y legumbres.

05 Ago 2021 Por Lucía Lozano
2

COMODIDAD. Las hamburguesas constituyen una forma fácil y aceptada de consumir legumbres. fotos gentileza elena orellana

Si nos dicen “comida chatarra”, lo más probable es que imaginemos una hamburguesa con queso, mayonesa y papas fritas. Desde hace tiempo, es un alimento que goza de mala fama. Pero lo cierto es que, si uno analiza sus ingredientes por separado, existen incontables opciones para hacer estos platos saludables y poder mirarlos con mejores ojos. De hecho, según los nutricionistas, pueden ser una buena alternativa para que los chicos incorporen verduras o nutrientes muy necesarios como lo son las legumbres.

En pleno auge de los restaurantes y bares especializados en burgers, expertos nos explican cómo incorporar esta alternativa en un plan de alimentación saludable y sacar el máximo provecho de sus ingredientes.

La licenciada en Nutrición Mora Berisso considera que es posible incluir la hamburguesa en nuestra alimentación de manera casera y utilizando ingredientes naturales en su elaboración. Coincide con ella la nutricionista Lucía VallejoTrejo.

¿Cómo lograr una versión saludable y a menor costo? utilizando carnes magras, huevos, condimentos aromáticos y vegetales, resaltan. “Es de suma importancia evitar el agregado de sal. Reemplazarla por condimentos tipo orégano, pimienta, nuez moscada y comino, entre otros. Para realzar el sabor también podemos agregar vegetales como cebolla, morrón y ajo”, enumera Berisso. “Las hamburguesas caseras son fuente de proteínas de alto valor biológico. Contienen, además, fósforo, vitamina B3 (niacina), vitamina B12, zinc y hierro”, especifica.

No obstante, es necesario prestar atención a su consumo en la etapa infantil. “Es importante verificar la cocción de la carne, ya que el consumo de carne picada mal cocida implica riesgos para la salud en niños menores de cinco años. Existe una bacteria conocida como Escherichia coli que genera una toxina, la cual produce el síndrome urémico hemolítico. Esto puede generar distintas fallas en el organismo”, resalta. Por ello, Berisso insiste en que la prevención es fundamental. Hay que cocinar correctamente la carne (temperatura mayor a 72 grados centígrados) y que no queden partes rojas o rosadas.

Con qué acompañarlas

“Podemos crear una hamburguesa nutricionalmente correcta, pero si la acompañamos con otros alimentos, como un puré instantáneo o papas fritas, no es tan saludable. Entonces, es muy importante evaluar con qué servimos nuestras preparaciones”, puntualizó Berisso.

Vallejo Trejo, por su parte, considera que es una gran oportunidad para sumar verduras. Entre las mejores alternativas para acompañar las hamburguesas, las nutricionistas enumeran: papas o batatas al horno -tipo rústicas con cáscara, condimentadas con hierbas aromáticas- en vez de papas fritas. Si se comen con pan, podemos añadir vegetales de hojas verdes.

“¿Por qué no agregar rúcula, zanahoria, remolacha, cebolla morada, pepino, en vez del clásico lechuga y tomate?”, plantea Berisso. Los aderezos se pueden reemplazar con guacamole, hummus, untables de zanahoria y queso, salsitas de remolacha o queso untable con ciboulette. “Con estas opciones creamos una hamburguesa mucho más nutritiva, saciante y con variedad de colores y nutrientes”, concluyó.

Sin carne

¿Te gusta probar nuevos sabores, nuevas combinaciones, nuevos platos e incluso nuevos colores? Las hamburguesas se han convertido en estos momentos la forma más fácil y más aceptada de consumir legumbres, sostiene Elena Orellana, estudiante avanzada de Nutrición, a cargo de un emprendimiento de productos saludables.

Las hamburguesas vegetarianas y veganas son en su mayoría son de color verde, marrón o incluso morado. Y se pueden preparar perfectamente con pan y muchas verduras, apunta.

“Muchas personas no comen legumbres porque no le encuentran sabor. Pero cuando descubren las hamburguesas, preparadas también con verduras, especies y condimentos, aceptan incorporarlas. Otro punto a favor es que son más económicas y muy nutritivas. No tienen harinas, ni conservantes ni exceso de sodio”, explica.

Boom gastronómico

Las hamburguesas caseras también se han convertido en un boom gastronómico. En los últimos meses, se amplió la variedad de locales o deliverys que ofrecen el servicio de hamburguesas artesanales. Y entre los clientes cada vez hay mas interesados en las opciones saludables o veganas. Nicanor Casas, dueño de un emprendimiento, cuenta que ellos incluyen en la carta dos opciones de medallones vegetarianos (garbanzos y verduras salteadas, lentejas y verduras salteadas). “En el caso de nuestros medallones de vaca, al moler nosotros al carne, controlamos el porcentaje justo de grasa”, explicó.

Como vemos, la hamburguesa está cambiando de imagen. No todo es ultraprocesado y sinónimo de chatarra. “En cierta medida se está revirtiendo. De todas maneras, en cada nota sobre comidas pesadas, sobre indigestión y sobre el síndrome urémico hemolítico, usan como ilustración fotos de sándwich de hamburguesa, así que todavía falta para que deje de ser demonizada”, consideró Casas.

Hamburguesas de legumbres:

- 200 g de legumbres cocidas y procesadas con 100 g de cebolla picada, zanahoria picada, perejil, ajo y sal.

- 2 huevos

- 3 cucharadas de avena extra fina

Mezclar todos los ingredientes, armar las hamburguesas y disponer las en una placa apta para horno. Cocinar 15 minutos a 200 °C

Hamburguesas de carne de pollo, vaca o cerdo

- Elegir cortes magros y retirar grasa visible o piel.

Ingredientes

- 400 g de carne magra

- 100 g de verduras picadas (cebolla, zanahoria, ajo, pimiento rojo o verde)

- 3 cucharadas de avena

- 2 huevos

Condimentos:

- Salsa de queso

100 cc de salsa blanca con 1 cucharadas de queso crema saborizada con finas hierbas

- Mostaza con miel

Vinagreta de aceto balsámico, mostaza, miel y queso crema en proporciones similares

- Barbacoa

- Verduras para acompañar: papas horneadas, rúcula, zanahoria, remolacha, cebolla morada, pepino, o bien puede ser el clásico lechuga y tomate.

Comentarios