Bolsonaro desafía a los jueces y llama a hacer “presión popular” - LA GACETA Tucumán

Bolsonaro desafía a los jueces y llama a hacer “presión popular”

El presidente de Brasil calentó la pelea sobre el voto electrónico y convocó a la población a armarse, como en Estados Unidos.

04 Ago 2021
1

FRENO. Luís Barroso, juez del tribunal electoral y de la Corte Suprema.

BRASILIA, Brasil.- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, convocó a la población a armarse “a ejemplo del pueblo de Estados Unidos” frente a lo que considera una amenaza de fraude en su contra, en las elecciones de 2022. El lunes, el Tribunal Superior Electoral (TSE) le abrió una investigación para que explique cuáles son las irregularidades que denuncia sobre las urnas electrónicas.

Con la investigación en el TSE ya encaminada y a la espera de la decisión de la Corte Suprema sobre su inclusión en la denuncia por difundir noticias falsas, Bolsonaro reaccionó con amenazas al Poder Judicial.

En un video difundido por redes sociales, pidió el apoyo de la “presión popular”, después de que la Justicia Electoral decidió investigar sus amenazas a los comicios de 2022 si no se acepta reimplantar el voto impreso. Y advirtió a los jueces: “No aceptaré intimidaciones”

“Quiero decirles que toda dictadura fue precedida por una campaña de desarme. Para mí es diferente: el pueblo de bien debe estar armado a ejemplo del pueblo estadounidense. Para que prototipos de dictadores no quieran hacer valer su voluntad en nuestra patria amada llamada Brasil”, afirmó Bolsonaro ante un puñado de seguidores, en un discurso transmitido por sus redes sociales.

Así, el mandatario de ultraderecha, que enfrenta su momento con más baja popularidad en lo que va de su mandato, agitó nuevamente el fantasma del fraude en forma similar a lo hecho por los grupos supremacistas blancos y alt-right (extrema derecha) estadounidenses, seguidores de Donald Trump.

El presidente afirmó que mantiene una “lucha directa” con el juez de la Corte Suprema y presidente del tribunal electoral (TSE), Luiz Barroso, quien fue respaldado por otros jueces y ex jueces, para repudiar las denuncias de Bolsonaro.

Es por eso que el TSE decidió abrir una investigación en base a informaciones brindadas por Bolsonaro sobre casos de fraude en elecciones pasadas.

Barroso, también miembro de la Corte Suprema, solicitó a ese máximo tribunal que incluya a Bolsonaro en una investigación sobre difusión de noticias falsas y ataques a las instituciones democráticas, y abrió un proceso administrativo en la Justicia electoral por sus amenazas a las elecciones presidenciales.

El mandatario, lejos de bajar el tono al enfrentamiento, recargó sus insultos, y dijo que Barroso al afirmar que es un juez “a favor de las drogas, en contra de la familia” y que busca un fraude para favorecer en las elecciones al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, favorito en las encuestas.

Lula, en diálogo con el sitio “Brasil de Fato”, consideró que Bolsonaro no gobierna el país, sino que lo hacen sus ministros y el Congreso y “usa como excusa el sistema electoral”.

Bolsonaro, delante de sus seguidores durante media hora en la puerta del Palacio de la Alvorada, repitió que si no hay cambio del sistema de urna electrónica “habrá caos” y agitó el fantasma del comunismo y el regreso de la izquierda al poder.

“Elecciones no confiables no serán admitidas. Mi pelea es con Barroso, no con todos los jueces. Es un ministro del Supremo que quiere imponer su voluntad”, sostuvo Bolsonaro, que desde que las encuestas lo muestran perdedor, levanta la bandera de incorporar una boleta impresa a las urnas electrónicas, algo difícil de imponer debido a que se necesitaría cambiar la ley en el Congreso.

Barroso recibió respaldo de casi todos los partidos políticos, incluso los oficialistas, en el repudio a la falta de transparencia en las elecciones con urnas electrónicas, que en Brasil funcionan desde 1996.

En las últimas semanas, Bolsonaro llegó a decir que si en 2022 no se reimplanta el voto por papeletas “no habrá elecciones”.

Si la Corte Suprema acepta incluir a Bolsonaro en la investigación sobre “fake news”, el mandatario podría responder a un proceso penal que pondría en juego su permanencia en el cargo. Además, el proceso administrativo abierto por el TSE puede llevar a que su eventual candidatura sea vetada por ese organismo o impugnada por la oposición, con sus amenazas al proceso electoral como principal argumento. (Télam-Reuters-Especial)

Temas

Brasil
Comentarios