A 10 años del crimen de las turistas francesas: las claves del caso y del juicio - LA GACETA Tucumán

A 10 años del crimen de las turistas francesas: las claves del caso y del juicio

Cassandre Bouvier y Houria Moumni fueron brutalmente violadas y asesinadas mientras paseaban por los cerros de San Lorenzo en Salta. Hoy, uno de los condenados a prisión perpetua espera un nuevo juicio.

29 Jul 2021
2

LAS ÚLTIMAS FOTOS QUE SE TOMARON CASSANDRE Y HOURIA EN SAN LORENZO, SALTA. IMAGEN DE ARCHIVO LA GACETA.

Hace 10 años, el 29 de julio de 2011, un grupo de turistas de Buenos Aires y Chaco encontraba el cuerpo de una mujer en medio de los cerros de San Lorenzo, a 15 kilómetros de la capital de Salta. "Cuando quise agacharme para hacer mis necesidades ahí lo observo, me tuve que agachar (para verlo), entonces me levanté los pantalones y salí corriendo de los matorrales", contó tres años después, Rubén Darío Hoyos, oriundo de la Provincia de Buenos Aires.

Luego de dar aviso a los guías que los acompañaran, la Policía subió esa misma noche al cerro para trabajar en la escena. Allí se encontraron con un segundo cuerpo. A los pocos días se sabría que eran los cuerpos de dos turistas francesas, estudiantes de La Sorbona, Cassandre Bouvier de 29 años y Houria Moumni de 21, quienes se alojaban en un hostal del Parque San Martín.

Las jóvenes, habían salido 14 días antes a realizar el paseo. En una de las cámaras de fotos recuperadas se las observa cenando en un restaurante y disfrutando de la confitería que se encuentra al pie del cerro en donde se encontraron sus restos bien conservados debido al clima particular de la zona.  Según las autopsias realizadas luego del hallazgo, Cassandre murió por el impacto de un proyectil de arma de fuego por encima de la frente, había sufrido abuso sexual. Houria tenía lesiones de arma en el antebrazo izquierdo y también había sufrido lesiones en la zona genital. Los peritos indicaron que era probable que la joven haya agonizado antes de morir.

El juicio se realizó tres años después, en 2014 y fue el comienzo de una pelea legal que tuvo como principal referente a Jean Michel Bouvier, padre de Cassandre, su única hija. Allí se condenó a prisión perpetua a Gustavo Lasi  por ser el autor del crimen. La condena fue por robo calificado por el uso de arma, abuso sexual con acceso carnal agravado y doble homicidio calificado criminis causa. En ese momento, Omar Darío Ramos y Antonio Eduardo Sandoval fueron condenados a la pena de dos años de prisión condicional por encubrimiento calificado y, tanto Vera como Vilte, fueron absueltos por el beneficio de la duda.

Las investigaciones llevaron a detener a tres hombres que vivían cerca de la zona y que se señalaron como “amigos-enemigos”. Gustavo Lasi  fue el primero en declarar que un día salió a cazar palomas con su padre y, en el trayecto, se encontró con sus vecinos Daniel Vilte y Clemente Vera quienes estaban atacando a las jóvenes. Aseguró que ellos habían abusado primero de las chicas y que le habían robado el arma que luego fue reconocida como el arma homicida. Más tarde los peritos encontraron el celular y la cámara fotográfica de las víctimas en la casa de su novia, Fernanda Cañizares.

Los cuerpos de Cassandre y Houri también fueron claves en el momento de la investigación y para el juicio. En ellos se encontraron tres rasgos de ADN diferente. El ADN de Gustavo Lasi s e encontró en ambas víctimas. Mientras que no se pudo cotejar la presencia de genéticos de Vilte o Vera.

El padre de Cassandre se popularizó por caminar por las calles de Salta con una remera que decía “Estoy des-hijado”.

IMAGEN ARCHIVO LA GACETA.

Testigos sin declarar y trabas en el camino

Hasta el día de hoy no se explican algunas situaciones que tiñeron con un manto de dudas el asesinato de las turistas francesas y el posterior juicio.

El abogado Humberto Vargas quien defendía a Clemente Vera solicitó realizar una contraprueba de ADN pero cuando pudieron hacerlo, desde el juzgado indicaron que el área de criminalística había desechado las muestras.

E Jefe de la Brigada de investigaciones, Néstor Píccolo, tampoco pudo estar presente en el juicio. En noviembre de 2011, año en que encontraron los cuerpos de las turistas, fue encontrado muerto de un disparo en la cabeza. Más tarde, otro testigo que había visto como la Policía enterraba el arma homicida en la casa de Daniel Vilte para que sea encontrada como prueba, fue asesinado a puñaladas detrás de un cementerio en octubre del 2013, un año antes del juicio.

¿Qué sucedió con Santos Clemente Vera?

Luego del juicio, en 2016, se le solicitó a Santos Clemente Vera que vaya a completar unos “papeles” a la comisaría y, desde aquel momento está privado de su libertad en el penal de Villa las Rosas.

“El Tribunal en ese momento condenó a Gustavo Lasi el que se declaró culpable y que tenía pruebas inobjetables y declaró inocente a Daniel Vilte, sin pruebas contra él. Si tenía prueba de que la Policía lo había lo había presionado para que diga tener el arma con que mataron a mi hija. Sobre Santos Vera había dudas acerca de que si había o no ADN en el cuerpo de las chicas. (Daniel) Corach, el perito que hizo la prueba en Argentina había encontrado un rastro que no era determinante. Luego se hace una contraprueba en Francia el cual no arroja un resultado concluyente respecto a la presencia de ADN de Vera en el cuerpo de las chicas”, explicó Jean Michele Bouvier a LA GACETA en aquel momento, dando su opinión sobre los tres hombres acusados, en un primer momento, de cometer el crimen.

En aquel momento se le preguntó a Bouvier si confiaba en la inocencia de Santos Vera: “soy demasiado racional para responder esa pregunta”, explicó el francés y agregó: “estamos en el siglo 21, no en el medioevo. Si hay una duda, debe primar la duda. Ante la duda no se lo puede declarar culpable”, sentenció. Desde entonces, el padre de Cassandre que se popularizó por caminar por las calles de Salta con una remera que decía “Estoy des-hijado”, apuntó contra la etapa de instrucción y la Policía de Salta: “había una Policía incompetente y un juez (Martín Pérez) muy débil y estoy siendo cortés. Es un juez que no tenía la capacidad para trabajar en una situación muy complicada. Mi sensación es que se quería sacar de encima el expediente, era demasiado para sus capacidades y personalidad”, disparó.

En 2017 y mientras su salud se lo permitió, Jean Michel Bouvier visitó en el penal de Villa las Rosas a Santos Clemente Vera, quien hoy cumple una condena de prisión perpetua, dictaminada en segunda instancia, por el asesinato de las francesas en San Lorenzo.

“Fue un encuentro entre dos personas que son víctimas de una situación que no buscaron. El señor Bouvier es víctima de lo peor que le puede pasar a una persona: que hayan matado a su hija en estas circunstancias horrorosas. Por otra parte, Vera es víctima del sistema que le está atribuyendo una responsabilidad que no tiene”, sostuvo el abogado Manuel Garrido, presidente de la fundación Proyecto Inocencia, que hoy entiende en la causa de Vera. La fundación se dedica a asesorar casos en los que por error judicial o causas armadas una persona inocente es condenada y todos los años se lanzan campañas para pedir por su liberación.

Temas

Salta
Comentarios