Bouvier habló del dolor de la muerte de su hija, junto a los absueltos del crimen - LA GACETA Tucumán

Bouvier habló del dolor de la muerte de su hija, junto a los absueltos del crimen

El padre de Cassandre visitó el monumento en San Lorenzo que conmemora a las jóvenes turistas francesas. “Nada me ha hecho olvidar este dolor que siento. Hoy la extraño muchísimo. Yo hubiera preferido estar en su lugar”

30 Jul 2014
1

FOTO DE MARCELO MILLER/ ESPECIAL PARA LA GACETA

Pasadas las 15 comenzó el homenaje a las turistas francesas asesinadas en 2011 en la Quebrada de San Lorenzo. Hace tres años encontraron sus cuerpos en el Mirador, un cerro que visitaban los turistas, luego de una caminata de 30 a 50 minutos.

Cuando llegó Jean Michel Bouvier a la cima del cerro se hizo silencio. Luego de un traspié, se apoyó en la cerca de madera y habló: “Han pasado ya tres años de la muerte de Cassandre, aunque yo siento fue ayer. Hoy tengo un dolor muy agudo”. El traductor que lo acompañó durante el juicio, repitió cada una de sus palabras. Los asistentes, periodistas, familiares de las víctimas contra la impunidad, familiares de los imputados absueltos y los mismos imputados lo escucharon con atención. “Nada me ha hecho olvidar este dolor que siento. Hoy la extraño muchísimo. Yo hubiera preferido estar en su lugar”, aseveró él.

Haciendo esfuerzo por la pequeña pendiente y acercándose al monumento que él mismo encargó el año pasado, dijo: “Esa mano significa dolor y está pidiendo ayuda. Pero también es una mano extendida por la libertad, la libertad de las mujeres. Este monumento no sólo es un signo de libertad por Cassandre y Houria, sino también por todas las mujeres de Salta”.

En todo momento la ministra de Justicia Pamela Caletti estuvo al lado de Bouvier. A los medios les dijo que sólo estaba allí para acompañarlo en su dolor.

Santos Clemente Vera estuvo presente durante el acto. Bouvier lo saludó con un fuerte abrazo y mantuvieron un diálogo de varios minutos, frente a periodistas y familiares. Bouvier le pidió que sea honesto con las mujeres, que sea un abanderado. Santos Clemente Vera le respondió: “Siempre respeté a las mujeres y a los turistas de la zona; siempre que se perdieron los guié; siempre fui honesto, sincero; no tengo nada que ver, soy inocente, no miento, soy católico y creyente”. Bouvier le dijo que le creía y que él sabía, porque se había dado cuenta antes, que los tres imputados no conformaban una banda.

Al finalizar el acto, Daniel Vilte, otro de los absueltos en el juicio, se acercó a saludar junto a su mujer. Bouvier le pidió a la ministra Caletti que le consigan trabajo a Daniel Vilte. 

En declaraciones a los medios, Vilte dijo que ya había hablado con Bouvier el viernes anterior y que estaba bien. “Yo no soy violador; me tiene contento la decisión de los jueces”. Sobre su situación actual, manifestó que trata de “llevar los días” con su mujer y su familia.

Estuvieron presentes representantes de la Comisión de Familiares Contra la Impunidad, entre ellos, Ana Fernández, mamá de Cintia, asesinada en mayo de 2011.

Comentarios