La trama oculta del secuestro narco - LA GACETA Tucumán

La trama oculta del secuestro narco

El policía federal y el uniformado de mayor rango de la fuerza provincial trabajaban en lugares clave donde podrían haber conseguido información.

23 Jun 2021 Por Gustavo Rodríguez
3

Los detenidos con los trajes especiales.

Han pasado más tres días del secuestro del taxista y el misterio sigue creciendo. La investigación quedó en manos de la Justicia Federal, pero con el trabajo del fiscal provincial Ernesto Salas López se respondieron varios de los interrogantes de un caso que dará mucho que hablar. Estos son algunos de ellos:

1- ¿Cómo y dónde se produjo el secuestro?

- Franco Lizárraga (31 años) circulaba junto a su pareja Tania Noelia Paredes y un bebé de nueve meses hacia su hogar, ubicado en el Barrio Oeste II. En Necochea al 800, fue abordado por personas que viajaban en una Ford EcoSport de la cual descendieron dos hombres armados. Lo amenazaron con pistolas y lo obligaron a subir a su vehículo.

La mujer, desesperada, comenzó a pedir ayuda a las personas que se encontraban en el lugar. Los pocos que reaccionaron fueron frenados por los hombres, que les advirtieron que eran policías y que se trataba de un operativo que realizaba personal de la ex Brigada de Investigaciones. Luego partieron raudamente hacia el este.

2- ¿Fue un ataque planificado o al azar?

- Los investigadores creen que los acusados estaban haciendo un seguimiento a Lizárraga. Según la investigación que realizó el fiscal Salas López, la mujer de la víctima estuvo todo el día en la casa de una prima preparando cotillón para una fiesta infantil que se haría el día siguiente. Esa versión tiene dos contrapuntos: las reuniones están prohibidas y es muy extraño que se organice una fiesta de cumpleaños en el Día del Padre.

Pero más allá de todas las dudas, Lizárraga estuvo trabajando todo el día en su taxi y, cuando su pareja lo llamó él pasó a buscarla. En la entrevista que tuvo con el fiscal dijo que vio los autos que se utilizaron en el secuestro cerca de avenida Belgrano y Viamonte, es decir, lo venían persiguiendo.

3- ¿El taxista tenía recursos como para ser elegido como víctima de un secuestro extorsivo?

- No. Los acusados podrían haberlo utilizado para llegar a la persona que podría realizar el pago del rescate.

4- ¿A quién pretendían cobrarle el rescate?

- Cuando habló con los investigadores, Lizárraga dijo que los captores, mientras le pegaban, le exigían que se comunicara con Carlos Ovejero. “Le pidieron plata o dos kilos de droga”, resumió Salas López en la audiencia.

El hombre en cuestión, al parecer, es marido de la prima de la mujer de Lizárraga y fue en la casa de este tal Ovejero donde se estuvo preparando el cotillón todo el sábado. Además, le mostraron una foto del supuesto vendedor de droga que parecía haber sido extraída de un expediente judicial. Los secuestradores también le advertían que si no colaboraba con ellos, lo detenido para que reciba una condena de más de 10 años de prisión.

5- ¿Cómo hicieron para atrapar a los sospechosos del secuestro?

- Los vecinos que presenciaron el rapto llamaron al servicio 911 aportando las características de los vehículos que habían participado de ese misterioso hecho. Inmediatamente se informó sobre la novedad y los jefes policiales montaron un operativo cerrojo en toda la provincia.

El agente Pablo Cuello descubrió la EcoSport de color dorado (un vehículo muy llamativo para cometer un delito de estas características) y al Chevrolet estacionados en Maipú y Santa Fe. Para los investigadores el lugar no es casual: está a poco más de 100 metros de la base de la División Antidrogas Tucumán de la Policía Federal y lo habrían trasladado hasta esa esquina para presionarlo con la amenaza de la detención.

6- ¿Cómo se desarrolló el operativo de detención?

- El agente Cuello comunicó la novedad y pidió apoyo. A los pocos minutos se presentaron en el lugar otros cuatro policías y, al mando del comisario Silvio Luna, rodearon los autos. Los ocupantes de ambos vehículos se presentaron como miembros de la fuerza y dijeron que acababan de realizar un operativo antidroga donde habían detenido a una persona.

Después de desarmarlos, y ya con la presencia de una importante cantidad de efectivos policiales al mando del comisario Jorge Dib, se cayó esa versión y, con orden judicial, hablaron con Lizárraga. Él reconoció que lo habían secuestrado y que había recibido una feroz golpiza.

7- ¿Quiénes son los detenidos por este hecho?

- El federal Gonzalo Gabriel Lagoria (32), el oficial de la policía provincial Jonathan Gabriel Díaz (27), el agente Luciano Ramón Campos y el civil Ángel Luis Medina, que habría mostrado una placa identificatoria falsa, pero en realidad sería propietario de un emprendimiento gastronómico que se dedica a la venta por mayor de empanadas y pizzas. A los cuatro se les dictó la prisión preventiva por tres meses.

8- ¿Los efectivos estaban en servicio cuando cometieron el hecho del que están acusados?

- Díaz abandonó su tarea de patrullero del 911 en la zona de La Ciudadela y de Villa Alem. Le habría pedido a su compañero que lo cubriera para encontrarse con una mujer. Campos también abandonó su puesto, ya que debía haber estado haciendo custodia en la zona de la ex Terminal de Ómnibus. En tanto que Lagoría había salido de licencia el 14 de junio porque, supuestamente, estaba con covid.

9- ¿Nadie controla que el personal policial cumpla con las tareas que tiene asignadas?

- “Los jefes inmediatos son los encargados de controlar que cada efectivo esté en su puesto. Lo que ocurre es que estas personas deberían haber estado trabajando en la calle: uno en un móvil y otro en un predio ferial”, respondió el subsecretario de Seguridad, José Ardiles. “Aunque son situaciones que no corresponden, a veces, como pasa en cualquier trabajo, un policía cubre a un compañero por una situación especial”, reconoció el funcionario, que aclaró que el de Díaz no era un justificativo válido.

10- ¿Por qué les pusieron uniformes blancos a los detenidos?

- Porque Lagoria, al enterarse que lo trasladarían a un calabozo común, afirmó que estaba con covid. Ante ese panorama, se decidió tomar todas las medidas necesarias para evitar contagios entre los arrestados y el personal policial que intervino en el procedimiento.

Se informó oficialmente que se les realizó a los acusados un hisopado que arrojó resultado negativo y al cierre de esta edición se esperaban los informes de otros estudios.

11- ¿Manejaban información clave los acusados?

- Sí. Lagoria trabajaba en la Alcaldía que funciona en los Juzgados Federales. Allí podría haber conseguido información para elegir a las víctimas a quién secuestrar.

En tanto que el oficial Díaz, al trabajar en el 911, estaba al tanto de las posiciones que tenían sus compañeros y cuál era el camino con menos presencia policial podían tomar sin ser atrapados.

12- ¿Habrían cometido algún otro secuestro?

- Esa es una pregunta que no tiene y, posiblemente, no tendrá respuesta. Las bandas que se dedican a cometer este tipo de ilícitos, justamente eligen a parientes de narcos para lograr impunidad. Una persona que está dedicada al tráfico de drogas no realizará la denuncia porque sabe que puede ser investigado por la actividad que realiza o por el origen de los fondos con los que pagaron el rescate.

Sin embargo, los investigadores están cotejando la información para determinar si no estuvieron involucrados en asaltos que se habrían cometido en los últimos tiempos y, donde supuestamente habrían sido cometidos por personas que se hacían pasar por policías.

13- ¿Quién podría haber sido el líder del grupo?

- Lizárraga, que después de haber sido entrevistado por la Policía se escondió por temor, señaló que el efectivo de la fuerza federal era el que aparecía dando órdenes todo el tiempo, por lo que se sospecha que él era el líder del grupo.

14- ¿Se conocieron vínculos de los integrantes del grupo?

- Sí. La camioneta EcoSport está a nombre de un pariente de Andrés Fabersani, el ex policía que fue condenado a cinco años de prisión por haber realizado maniobras de encubrimiento en el crimen del ex juez de Menores Héctor Agustín Aráoz. El domicilio del titular de ese vehículo está a menos de tres cuadras de donde secuestraron a la víctima. Además, el único civil detenido en esta causa sería sobrino del ex uniformado que, después de cumplir su pena, se asoció con un ex policía y se transformó en un hombre de negocios.

En tanto que Lagoria sería hijo del chofer personal del titular de la Agencia NOA de la Policía Federal. Las personas que ocupan ese cargo, según confirmaron fuentes de la fuerza, deben tener conducta intachable y no descartan que la detención de su hijo le genere problemas.

15- ¿Cuál es la situación de los policías?

- En tiempo récord, el jefe de Policía Manuel Bernachi ordenó que sean declarados en situación pasiva, es decir, dejan de percibir sueldo y pierden el estado policial hasta tanto la Justicia se expida. Pueden permanecer en este estado hasta dos años y, si son declarados culpables, se los exonera de la fuerza. En idéntica situación se encuentra Lagoria.

16- ¿Cómo se tomó el caso en la fuerza?

- Los grupos de WhatsApp de los uniformados estuvieron al rojo vivo en las últimas horas. No sólo comentaron el caso, sino que también comenzaron a circular nombres de otros policías que están sospechados de cometer ilícitos. Los más duros hasta llegaron a pronosticar que en los próximos días se comenzarían a señalar a las “manzanas podridas” para que sean separados de sus cargos. “No hay ninguna autodepuración”, indicó el subsecretario Ardiles.

“Este es un hecho que conmociona a toda la fuerza, no sólo al comando sino también a los compañeros, porque hace tiempo que se viene trabajando bien, los efectivos están muy comprometidos con todo lo que está pasando y se viene realizando buenos procedimientos”, agregó el funcionario.

Por último, Ardiles destacó: “no hay que olvidar que quien aprehende a estos sujetos es la misma Policía. Valoramos mucho que un fiscal destacara la actuación de los uniformados que capturaron a los sospechosos y que trabajaron en aclarar el móvil del hecho”.

17- ¿Cómo sigue la causa?

El fiscal Salas, después de haber realizado las primeras actuaciones y conseguido que se les dictara la prisión preventiva a los acusados, se inhibió de continuar con la investigación, al tratarse de un delito federal. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición, oficialmente no había llegado ningún expediente al despacho del fiscal federal Pablo Camuña, que llevará adelante la pesquisa.

Los autos secuestrados, por orden del fiscal Salas López, fueron preservados para una posterior requisa que, hasta el momento no se realizó. Los pesquisas creen que en su interior podrían encontrar armas de fuego y celulares que servirían para encontrar más pruebas en contra de los acusados o ampliar la pesquisa.

Comentarios