La pandemia cambió el uso del parque 9 de Julio - LA GACETA Tucumán

La pandemia cambió el uso del parque 9 de Julio

Más deportes, menos venta ambulante de la perjudicial y más reuniones familiares. El coronavirus cambió los usos del principal paseo de la ciudad e, incluso, se redujo el vandalismo.

21 Jun 2021 Por Julio Marengo
3

LA GACETA/FOTO DE INÉS QUINTEROS ORIO

La pandemia de coronavirus ha cambiado sustancialmente la manera en la que se usa el parque 9 de Julio. Por un lado, para bien: se ha vuelto un espacio imprescindible para la recreación y los deportes al aire libre; sin embargo, el gran problema, que es el vandalismo, si bien se reduce progresivamente, sigue existiendo y es uno de los problemas más frecuentes.

Espacios Verdes de la Municipalidad y la Policía son las dependencias que más recorren y tienen evaluado el comportamiento de los vecinos que utilizan el parque 9 de Julio. Algunas “oscuridades”, como los robos de los cables, la destrucción del mobiliario y algunos hechos ilícitos siguen persistiendo, pero el aislamiento y los controles han reducido su volumen... al menos por ahora.

“Podemos decir, que al menos por la pandemia -habría que ver qué pasa después- algunos problemas serios como el gerenciamiento ilegal de canchas de fútbol ha cesado. También la venta ambulante que es perjudicial para el espacio público. Esas son cosas positivas”, destaca Valeria Amaya, titular de Espacios Verdes de la Municipalidad.

LA GACETA/FOTO DE INÉS QUINTEROS ORIO

La funcionaria recordó que, antes de la cuarentena, el Municipio estaba en conflicto con particulares que se adueñaban de algunos espacios del parque y cobraban un canon para alquilar canchas de fútbol, con un sistema aceitado de reservas que no tenía ningún tipo de aval oficial. “Además del alquiler ilegal de canchas, traía consigo que se instalaran puestos ambulantes de comida, venta de alcohol y todo un comercio para el tercer tiempo, que no estaba permitido. Con las restricciones de la pandemia eso se frenó, pero esperemos que siga así cuando se levanten las restricciones”, puntualizó Amaya.

El comisario Juan Ibáñez, jefe de la Guardia Urbana, sostiene que durante la pandemia han sido más las manifestaciones de agrupaciones políticas que los hechos denunciados por los vecinos los que requirieron intervenciones de la Policía. “Al menos en nuestra jurisdicción, a nivel intervenciones estamos bien, con pocas denuncias. Sí hay reclamos por los trapitos (cobro de estacionamiento) y nosotros nos movilizamos cuando hay manifestaciones, pero no mucho más que eso”, señaló el comisario, quien además estimó que ha bajado un 70% la cantidad de gente que asiste al parque.

Vandalismo

Si bien la destrucción del patrimonio público sigue siendo uno de los males que más recurso demanda a la Municipalidad, con la restricciones y los controles ha disminuido. “Lo más grave que sufrimos en el último tiempo ha sido el robo de cables en la parte este del parque, en la zona del Autódromo, donde habíamos iluminado todo con equipamiento nuevo, a fines del año pasado. El robo de cables, el menos en mi opinión, tiene más que ver con la necesidad de vender el material que con el daño por el daño mismo, que es el principal vandalismo”, dijo la funcionaria, poniendo en perspectiva estos hechos con la crisis social y económica que profundizó la pandemia.

LA GACETA/FOTO DE INÉS QUINTEROS ORIO

“De noche, es otro mundo, eso sí”, admitió la funcionaria municipal. La prostitución y los hechos delictivos siguen presentes en el principal paseo público de la ciudad, aunque todo haya disminuido con la pandemia. “De noche cambia todo y se siguen dando situaciones indeseables. Creemos que el hecho de destruir luminarias o robar cables también puede tener que ver con la necesidad de ‘oscurecer’ ciertas zonas. En eso dependemos mucho del control policial”, admitió Amaya.

La funcionaria informó que la Municipalidad hizo un relevamiento del estado de las esculturas del parque, con la misión de restaurarlas en el caso de que sea necesario. “Lo que vimos en los últimos tiempos es que rompen las placas y las letras con el nombre de los próceres, en la avenida Soldati por ejemplo que acabamos de pintar. En la zona de la pantalla led también hubo robos de plantines, que sí evidentemente es con la intención de hacer daño porque los dejan ahí y los replantamos. De todos modos, como apreciación general, podemos decir que el vandalismo ha disminuido con la pandemia”, finalizó la funcionaria.

Comentarios