Por qué hay que instalar bien las sillas para niños - LA GACETA Tucumán

Por qué hay que instalar bien las sillas para niños

Segun un estudio, sólo un 14% de ellas están instaladas de manera correcta.

11 Jun 2021
1

SI O SI. En Argentina, niños menores de 10 deben usar la silla de retención.

Cuando circulamos por las calles, diariamente somos testigos de cómo los padres muchas veces no respetan las obligaciones de seguridad vial con sus hijos dentro del vehículo: chicos sin cinturón, a upa de mamá o con la mitad del cuerpo en la ventana son aún postales de cada día.

Según establece la Ley Nacional de Tránsito, los menores de 10 años deben viajar en el asiento trasero con el Sistema de Retención Infantil (SRI) homologado, en relación con el peso y con la altura del menor. ¿En la práctica? Solamente el 30 % de los niños los usa.

En el marco del Día de la Seguridad Vial, celebrado ayer, se presentaron datos impactantes sobre las “sillitas”: ocho de cada 10 revisadas en los Puntos de Chequeos están mal colocadas, según informa Mamás y Niños Seguros (MyNS), un programa de la Asociación para la Disminución de Siniestros Viales (Adisiv).

Entonces, además de que es poca la población que las usa, quienes las emplean, lo hacen mal.

Con estos números, se lanzó la campaña en redes #aUPAno; se busca concientizar a los adultos sobre la responsabilidad que tienen y sobre que usar la sillita reduce hasta un 80 % las muertes y las lesiones graves en menores de 14 años.

“No le pongas el SRI, vamos cerca”, “pobrecito, no lo podemos dejar todo el viaje ahí”, “cuando yo era chico no existía este asiento y no pasaba nada” son algunas de las frases que más se escuchan, pero que nada justifican si llega a ocurrir un accidente.

Por qué hay que usarla

La Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) expuso que sobre un total que ronda las 5.500 víctimas cada año, el 5,6 %, son menores de 0 a 14 años, lo que se traduce en 320 chicos que mueren cada año de formas que podrían evitarse.

“Nunca se deben llevar niños en brazos cuando se va en un vehículo, ni siquiera para trayectos cortos. Un bebé recién nacido pesa entre tres y cuatro kilos; pero en caso de un impacto en la ciudad, a baja velocidad, en una frenada o por un volantazo, ese peso se multiplica exponencialmente -explicó Lucas Navarro, secretario del Comité de Prevención de Lesiones de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP)-. Esto hace imposible sujetarlo, y las chances de que sobreviva el bebé en esta situación son muy bajas”,

Una cuestión de física

No es difícil de explicar: la física demuestra que en un choque a 60 km/h, un cuerpo multiplica su peso 17 veces; así, un bebé de 9 kilos, de un momento a otro pasará a pesar más de 150 kg, una masa imposible de sostener para un adulto que, en relación al impacto, equivale a caer desde un segundo piso.

Y los datos son claros: usar “la sillita” reduce un 70 % las muertes en lactantes, y entre un 54 % y un 80 % la de los niños pequeños. El problema es que todavía no existe la conciencia necesaria sobre el importante rol que cumplen.

“La falta de información sobre uso de SRI en todo el país es grave. Es importante lograr aumentar la cantidad de usuarios, y que los padres y las madres incorporen el uso de SRI como una práctica habitual para todo tipo de distancias, ya que la mayor cantidad de siniestros se producen en la zona confort próxima a sus domicilios”, comentó Axel Dell’olio, presidente de Adisiv y director de MyNS.

Una buena instalación

Mamás y Niños Seguros lanzó recientemente herramientas virtuales con las que busca asistir a padres en el momento de elegir un SRI y en su instalación.

En lo que va del año, encontraron “errores graves” en el 85 % de los chequeos que realizan online: sillas flojas o afirmadas contra los asientos delanteros, arneses sueltos o enroscados, y bebés de menos de un año sentados en el sentido de la marcha fueron los más comunes.

Sólo un 14 % tenía las sillitas correctamente instaladas, y en el resto de los casos detectaron problemas menores.

Por otro lado, si bien desde 2018 es obligatorio, actualmente sólo el 26,4 % de los menores de 10 años circula en el asiento trasero y sentado correctamente en su silla, según el decreto reglamentario vigente.

Además, es importante aclarar, una buena instalación no lo es todo. La seguridad vial es responsabilidad de todos; el conductor tiene también su parte. “Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la velocidad es uno de los principales factores de riesgo tanto en la ocurrencia de colisiones como en sus consecuencias y por eso es imprescindible que los conductores respeten los límites establecidos”, explica Valeria El Haj, de la obra social nacional Ospedyc.

Otras medidas

La doctora El Haj hizo las siguientes recomendaciones:

• Controlar la velocidad (recomiendan disminuir en 10 km/h la velocidad en la que se suele circular y no excederse de los 90 km/h)

• Mantener la distancia, que permitirá disponer de más tiempo para realizar maniobras en caso de un accidente, propio o ajeno

• Usar el cinturón de seguridad (todos los pasajeros del vehículos)

• No usar el celular (de hecho está prohibido por ley), porque reduce la capacidad de concentración que se necesita para conducir y realizar maniobras en caso de un accidente.

Comentarios