Locomotora” Oliveras, ejemplo de garra que en las redes contagia y exige cambios - LA GACETA Tucumán

Locomotora” Oliveras, ejemplo de garra que en las redes contagia y exige cambios

07 Jun 2021 Por Camila Carceller
1

Quizás te pasó que, en algún momento de estos últimos dos meses, prendiste la televisión y distintos medios hablaban de la reaparición de la “Locomotora” Oliveras. Es que realmente la presencia de la boxeadora no pasó desapercibida para nadie ya que inundó de optimismo, garra y exaltación las redes sociales. Basta escucharla una sola vez, para levantarte de la cama, sacarte el pijama y activar la cabeza.

Alejandra estaba “desaparecida” porque después de ganar varios títulos internacionales decidió dedicarse a su familia. Eso hizo que muchas personas jóvenes, de nuevas generaciones, desconocieran su trayectoria y -desde esa ignorancia-, la tomaran como una “loca” con exceso de pasión que se volvía poco a poco una figura en las redes, más por lo bizarro que por todo lo que había logrado. A partir de allí, comenzó sin querer un recorrido por diferentes programas de televisión en los que recordaron sus inicios y las peleas en su haber.

La jujeña de 43 años comenzó a boxear en 2005. A partir de allí protagonizó 36 encuentros, de los cuales ganó 33 y, al menos, 16 fueron por nocaut. Ganó seis veces títulos mundiales de boxeo femenino y cuenta con dos récords Guinness. Durante toda su carrera se dedicó a levantar la bandera de la igualdad entre el deporte masculino y femenino y hasta creó una competencia en la que las mujeres pudieran pelear con las mismas reglas que los hombres.

Actualmente vive en Santa Fe con su familia y desde allí es donde plasma su mensaje de superación. Recordando su infancia, que no fue nada fácil ya que suele recordar días y noches sin comer y trabajar desde muy chica, busca posicionar su carrera como un ejemplo para muchas personas que atraviesan una situación similar y mostrar que el deporte es una salida a ello.

En varias de las entrevistas que dio, la “Locomotora” recordó su enemistad con la Federación de Boxeo y acusó a sus integrantes de mafiosos. Resaltó que lo que le pasó a ella tras la derrota con la “Tigresa” Acuña (quedó en la calle, le cortaron la luz, no tenía plata para comer ni casa), es algo que se repitió en muchas otras deportistas que habiendo obtenido títulos mundiales, “hoy están pidiéndole fiada carne al carnicero para poder comer). A raíz de esto, sigue exigiendo un cambio y la igualdad en el sector femenino y haciendo lo posible, desde su lugar, para que ocurra.

Además de viajar al interior de la provincia cada fin de semana, para entregar alimento y ropa a los pueblos más necesitados, comenzó a realizar una serie de videos que comparte en su cuenta para fomentar la actividad física y la fuerza mental, sobre todo en este momento particular de pandemia. Oliveras propone un desafío 2021 para aquellos que se quieran inscribir y seguirle el ritmo; un desafío del que pueden conocer más en sus redes sociales.

La desigualdad de género no es algo que sólo ocurra en el deporte, pero hay ciertos rubros en que se vuelve más alevoso. Personalidades como Oliveras, que tienen la oportunidad de tomar un micrófono y no tienen miedo a hablar, demuestran año a año la injusticia y reiteran su compromiso por colaborar para que deje de ser así. ¿Hasta cuándo las grandes campeonas del mundo tendrán que seguir conformándose con las sobras de las grandes competencias? ¿Por qué el esfuerzo y las victorias no valen de la misma manera? ¿Por qué las reglas siguen siendo diferentes?

Comentarios