Vecinos de El Corte piden soluciones

Una sola calle conduce a El Tipal, El Tipal 2 y Los Cerros; y el tránsito en la zona es un caos. Los residentes se quejaron por el peligro que esto representa para los niños y quieren que se haga una calle de acceso a cada barrio.

ENTRADA. El ingreso al barrio El Tipal está protegido por una tranquera que nadie controla. ENTRADA. El ingreso al barrio El Tipal está protegido por una tranquera que nadie controla.

A medida que pasan los años aumenta el número de residentes en El Corte y hay zonas en que las calles ya no aguantan el uso al que son sometidas. Eso denuncian los vecinos de El Tipal, un barrio que está ubicado apenas se pasa el Río Muerto y por el cual se accede a través del pasaje Fernando Martín.

Con el tiempo se desarrollaron otros dos barrios detrás de El Tipal (El Tipal 2 y Los Cerros) a los que sólo se puede entrar por el mismo pasaje Fernando Martín. El problema -dijeron los vecinos- es que El Tipal es un barrio privado y, como tal, los residentes de otras zonas no tendrían por qué usar las calles internas.

“Soy vecina del barrio y desde hace 24 años que nosotros mantenemos las calles. La Municipalidad nos dice que ellos no entran porque es un barrio privado y por eso nosotros tenemos que mantenerlo. La cuestión es que en la gestión anterior se aprobaron otros dos barrios que usan nuestras calles internas; y ahora nos enteramos que los otros barrios junto con el desarrollador inmobiliario pidieron la donación de nuestras calles internas”, dijo, alarmada, Ana, que prefirió no dar su nombre completo para evitar problemas con los residentes de El Tipal 2 y Los Cerros.

El Tipal -indicó Ana- es un barrio que fue desarrollado por Pablo Imbaud, mientras que los otros dos fueron desarrollados por Marcial Imbaud, hermano de Pablo. “Para hacer los otros dos barrios estaba el proyecto de hacer calles para cada uno respectivamente, calles que finalmente nunca se hicieron y los aprobaron igual”, se quejó la mujer.

Además, los habitantes de El Tipal sostienen que esto sucede por la gente que vive en la zona. “Son gente muy influyente, muy poderosa”, afirmó Ana.

Vecinos de El Corte piden soluciones

Soledad Ruiz, otra de las vecinas consultadas por LA GACETA, señaló que ellos sólo reclaman que no se pueden donar las calles siendo un barrio privado y que deben “independizarse” las entradas, tanto de Los Cerros como de El Tipal 2.

“El mantenimiento de la calle lo hacemos nosotros y venimos reclamando permanentemente a la Municipalidad para que regularicen la situación, pero nos contestan que es cuestión de privados”, indicó Ruiz.

Peligros

Al mismo tiempo, el tránsito desmedido sobre el pasaje Fernando Martín genera inconvenientes en la zona que originaron el reclamo. Lo que más inquieta a los habitantes del lugar es la seguridad de los más chicos. “La mayor parte de los vehículos son grandes y pasan a una velocidad terrible, y aunque mis hijos son un poco más grandes (la más chica tiene ocho años) me pasó con un sobrino que se soltó de la mano y lo agarré justo antes de que lo atropellen”, dijo Macarena Cardenas, una mujer que vive sobre el pasaje de ingreso a los barrios.

Cardenas atribuyó esto a varias cuestiones entre las que destacó la imprudencia de los propios conductores que aceleran sin pensar en las consecuencias que podría generar. Otro de los elementos que influyen es el estado del camino: una calle angosta, de tierra y con varios baches a lo largo del trayecto.

“Al ser un pasaje estrecho y al haber mucho movimiento es como que van muy rápido para aprovechar cuando está el espacio abierto para pasar. Tampoco hay un solo reductor de velocidad. Es más, había un cartel de ‘cuidado, salida peligrosa’, se rompió y no lo repusieron, así que ni eso tenemos”, agregó la mujer.

Sin paz

La cantidad de familias que viven en la zona sigue creciendo con los años y lo que solía ser un bosque de montaña se convirtiendo en una comunidad de personas, casas, autos y ruidos. Esta situación también mantiene enojados a vecinos que, al mudarse, buscaban otra cosa.

En el Tipal hay más de 13 familias, en Los Cerros alrededor de 30 y en El Tipal 2 otras tantas más. La cantidad de habitantes crece y la paz se desvanece en una zona en la que, en teoría, el tamaño mínimo de un terreno debería ser de 800 metros cuadrados, algo que en ocasiones parece estar lejos de la realidad, según dijeron los vecinos.

“Se acabó todo lo que era la tranquilidad de que uno venga a vivir acá. Antes vivía dentro de las cuatro avenidas y vine acá donde había cinco familias y ahora hay 30, me estafaron”, afirmó Lucía, otras de las vecinas del lugar. Y agregó: “después está el tema de todas las calles rotas, el tránsito que hay, las camionetas pasan rápido, hay muchas cosas mal”.

Hay que esperar

El tema fue tratado en el Concejo Deliberante de Yerba Buena, en donde decidieron enviarlo a la Comisión de Obras Públicas del Concejo. Luego de ver el caso, sin embargo, lo derivaron a la Municipalidad para que haga los estudios técnicos y jurídicos correspondientes para resolver el problema.

“Estamos trabajando en eso con la asesora jurídica de Catastro para darle una respuesta a los vecinos de El Tipal. La situación actual es que el emprendedor dijo que quiere donar esa calle y eso está en el Concejo, pero todavía no está nada definido. Lo estamos analizando bien porque esto viene desde que se inició el barrio en el año 97’”, explicó Juan Pablo Casanova, director de Catastro y Edificación Privada.

En el transcurso de esta semana y la que viene estoy con la gente de asesoramiento jurídico analizando el tema para darle una respuesta a los vecinos. No puedo dar una respuesta ahora porque hasta la semana que viene vamos a estar reunidos con la asesora para juntar todos los papeles y expedientes que se han ido presentando en el transcurso de los años para dar una definición al tema.

Por ahora los vecinos de El Tipal deberán esperar a que haya una definición de parte de la Municipalidad de Yerba Buena, algo que podría estar en dos semanas. “No queremos apurarnos y decirle a la gente que las calles son públicas o privadas y que en realidad sea al revés. Por eso vamos a esperar hacer bien todos los estudios y a partir de eso tomar una decisión al respecto”, finalizó el funcionario municipal.

Comentarios