Un impuesto al consumo sinceraría la alta y distorsiva carga que significa Ingresos Brutos - LA GACETA Tucumán

Un impuesto al consumo sinceraría la alta y distorsiva carga que significa Ingresos Brutos

Tributaristas señalan que los Gobiernos, en todos sus niveles, deben empezar a analizar una Reforma Tributaria Integral, con el fin de permitir la competitividad y el desarrollo del sector privado, reducir la informalidad, mientras sostiene la recaudación y reasigna el destino de los aportes de los contribuyentes.

16 May 2021 Por Marcelo Aguaysol
2

PARO Y BLOQUEOS. La fallida reforma tributaria colombiana dio paso a protestas por otras reivindicaciones sociales y económicas. REUTERS

“Un contribuyente presionado con impuestos crecientes, trastornado bajo un aluvión de textos normativos poco comprensibles, inmerso en un laberinto y entramado tributario de características Kafkianas, llega a un punto de saturación en el que siempre estará más dispuesto a rebelarse o aprovechar las oportunidades para evadir sus obligaciones tributarias y menos dispuesto a cumplir sus deberes en una plano de sincera y honesta lealtad con el Fisco”

La cita pertenece a Víctor Uckmar, el recordado tributarista genovés, que forma parte del libro “Saturados de Impuestos. Qué hacer”, de Guillermo LoCane y Enzo Aldo Grillo. Y describe, en general, la sensación que perciben los contribuyentes, de llevar sobre sus espaldas una carga fiscal que, de acuerdo con el “Vademécum tributario Argentino”, elaborado por el Instituto de Análisis Fiscal (Iaraf), contenía 165 impuestos hasta 2020, el año en el que se inició la pandemia de la Covid-19 y en el que toda la actividad económica sintió un duro golpe acumulado por la recesión de arrastre. A ese escenario hay que agregarle la suspensión de la baja de alícuotas en impuestos provinciales, como Ingresos Brutos, prevista en el Consenso Fiscal. Las provincias recibieron más fondos coparticipables de la recaudación nacional; sus ingresos por cobro de impuestos provinciales creció en términos reales, pero no hubo alivio, en general, para la actividad privada, salvo algunos sectores productivos y proveedores de insumos para la pandemia.

De acuerdo a un informe de Data Driven Argentina, realizado en base a datos del Banco Mundial y PWC, la presión impositiva a la producción representa el 106% de la ganancia neta (antes de impuestos) de una pequeña o mediana empresa en Argentina.

Data Driven destacó “la clara relación positiva entre ingreso per cápita y presión impositiva total”. Pero criticó que “son los impuestos que gravan a las empresas los que colocan al país en una situación única: en la Argentina, la presión impositiva a la producción es la mayor entre todas las economías relevantes del planeta”. “Lo más llamativo es la inversión de la relación que se observa entre presión fiscal y niveles de ingreso (medida de desarrollo económico). Los países de la OCDE, el club de economías desarrolladas, cobran impuestos a la producción relativamente bajos (promedio, 41%), pese a que su presión fiscal total es alta”, sostuvo. Según el informe, “la presión fiscal a las empresas pymes en Argentina está por encima de la de todos los países de Sudamérica (promedio 49%) y de los BRICS -Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica- (promedio, 50%), grupo dentro del que destaca nuestro socio mayor del Mercosur (65%)”. Esto demuestra la grave situación que se observa para las empresas y los bajos incentivos para producir; o los elevados estímulos a evadir, dado que, si se pagan todos los impuestos, una PyME argentina termina dando pérdidas, argumenta el economista Clemente Babot, de la Fundación Federalismo y Libertad. De acuerdo con Data Driven, la muestra presentada relevó a 45 países que representan el 90% del PBI mundial, incluyendo a los principales socios comerciales de la Argentina.

Comentarios