El gobernador dijo que es prematuro pensar electoralmente hacia 2023 - LA GACETA Tucumán

El gobernador dijo que es prematuro pensar electoralmente hacia 2023

Entre el jueves y el viernes está prevista la visita de tres ministros de la Nación y del jefe de Gabinete.

11 May 2021 Por Marcelo Aguaysol
1

ABOCADO A LA GESTIÓN. El gobernador, Juan Manzur, dijo que es prematuro pensar electoralmente hacia 2023.

La conversación del lunes fue, en cierta medida, premonitoria. En el despacho del gobernador, Juan Manzur, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, hablaba con el mandatario provincial y con el cotitular de la CGT, Héctor Daer, sobre la puja de poder entre Manzur y el vicegobernador, Osvaldo Jaldo. "Esto es como si a mí, Sergio (Massa, el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación) me quisiera llevar a que exponga en el cuerpo y vote luego en mi contra", comparó el funcionario nacional acerca de lo que el jueves puede llegar a suceder con su par provincial, Juan Pablo Lichtmajer, convocado por la Legislatura a que brinde informes de gestión.

Daer asintió y agregó que, bajo ninguna circunstancia, un peronista puede atentar contra otro peronista. El gobernador completó esa charla, apelando al manual peronista: "el PJ no se fractura ni se divide, sino que se encolumna tras sus conductores. Eso es el ABC del peronismo", expuso ante los visitantes.

Hoy Manzur siguió de cerca la conferencia de prensa de su compañero de fórmula. Incluso miró algunos pasajes de las declaraciones. Si bien dijo que no hablará públicamente de la interna, a sus colaboradores les comentó que, mientras el vicegobernador habla de su futuro político, él está gestionando y recorriendo algunas obras. ¿Qué comentarios puede hacer respecto de las declaraciones del vicegobernador?, le consultó LAGACETA.Com al gobernador. "No estoy pensando en candidaturas para 2023; sólo me dedico a gestionar", respondió.

Tras supervisar las obras de remodelación en la Escuela Soledad Ardiles Gray de Stein, el mandatario evaluó junto con algunos dirigentes lo que había sucedido en la Legislatura. La frase que más resonó en esa reunión fue que Jaldo, con su exposición, ha puesto en evidencia sus intenciones electorales. "Tenemos que abocarnos a gobernar y también a consolidar la estructura para garantizar el triunfo del Frente de Todos en las elecciones que se vienen", señaló el gobernador a sus colaboradores.

Manzur siente que Jaldo está recorriendo un camino sin retorno, en el que se enfrenta con la estructura partidaria y divide, favoreciendo el rearmado de la oposición. En la evaluación, los funcionarios de la Casa de Gobierno observaron la escenografía legislativa. Comentaron que alrededor de Jaldo no estaban ni las autoridades recientemente elegidas de la mesa del cuerpo (Regino Amado y Juan Antonio Ruiz Olivares) ni el presidente del bloque Justicialista para Todos, Roque Tobías Álvarez, como una manera de darle mayor fortaleza y acompañamiento a las críticas hacia el Poder Ejecutivo.

Manzur está organizando lo que será un jueves diferente. A la visita del ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, ese mismo día intentará que suba al avión con destino a Tucumán al titular de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y al jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero. "La gestualidad es clave en estos momentos", indicó el mandatario provincial. La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, pospuso hasta el viernes su visita a la provincia.

Desde el Ejecutivo insisten con que Jaldo ha decidido pelear contra la estructura oficial, poniéndose en la vereda del frente en el caso de Famaillá, de otras intendencias, en la que avanzó con el anticipado apoyo de concejales, y en las comunas rurales. "La conducción del temor, del apriete y la chequera no da resultado”, había dicho el vicegobernador durante la conferencia de prensa que marcó un antes y después en la grieta cada vez más abierta del Partido Justicialista.

Esas palabras golpearon en el hígado del poder. Pero todo se disimula, a la espera de una contienda de fondo o un encolumnamiento que, aunque forzoso, necesita el peronismo si es que quiere ganar de acuerdo con lo previsto las elecciones de medio turno. El porcentaje ideal era del 48% del total de sufragantes. Hoy está en dudas ese resultado, en tanto el oficialismo tucumano no garantice la mayor cantidad de bancas posibles a la Casa Rosada y al Senado.

Comentarios