Cómo un coach puede ayudar a resolver problemas empresariales - LA GACETA Tucumán

Cómo un coach puede ayudar a resolver problemas empresariales

Norma Perel y Damián Goldvarg son los autores de Mentor Coaching en Acción y trabajan asesorando a empresas para maximizar sus competencias.

09 May 2021 Por Paula Barbaran
1

Norma Perel es psicóloga especializada en coaching y trabaja en Argentina capacitando a los coach del país para que obtengan las competencias estandarizadas por organizamos internacionales como la ICF.  “Somos formadores de directores de escuelas de coaching”, explica en diálogo con LA GACETA.

Acompañamiento

El Coaching es entrenamiento en base a diferentes herramientas en habilidades de comunicación y de liderazgo. Para su práctica hay que tener la voluntad de modificar algunos aprendizajes obtenidos a lo largo de la vida para buscar el autoconocimiento y el contacto de la persona con su entorno.

Rodrigo tiene problemas con sus hijos, simplemente no le hacen caso. Él siente que no lo escuchan y que sus pedidos no tienen la respuesta deseada en casa. Laura, por otra parte, acaba de ser elegida para conformar un equipo de trabajo y necesita obtener el mejor resultado en pocos meses. En ambos casos, en lo personal y lo profesional, un coach puede ayudarte a superar ese problema puntual, esa barrera para facilitarte tu aprendizaje y crecimiento. Lo que ellos hacen es acompañarte a desarrollar tu potencial para alcanzar las metas que te has propuesto.

El punto de partida del coaching es interpretar a las personas como seres lingüísticos, ¿qué dicen, con qué palabras se expresan?

- ¿Por qué todos hablan del coaching hoy?

Empezó siendo un tema empresarial pero luego se fue ampliando y abarcando situaciones personales: está el coaching organizacional y el life coaching. Creo que es producto de la sociedad en la que vivimos porque se focaliza más en el presente y en el futuro, no tanto en el pasado como la psicología -y te lo dice una psicóloga que ha hecho todo el camino en ambas herramientas. Para nosotros no es una moda, es una necesidad.

El coaching trabaja con objetivos para rescatar el presente y mirar hacia el futuro, tiene una aproximación diferente a la de la psicología y por eso creo que está más en auge, porque se convirtió en una necesidad social que se impone por el mundo en que vivimos y los conflictos que estamos atravesando y nos atraviesan.

- ¿Cuáles son las herramientas que debe tener un coach?

Por lo general en Latinoamérica se trabaja con una formación ontológica; esto quiere decir que tomamos a la persona con todo su ser, más que con la acción y desde ahí buscamos conseguir resultados. Mi colega Damián Goldvarg trajo una certificación internacional, la ICF, que habla de 11 competencias que debe tener un coach y tienen que ver con un acuerdo claro que se realiza antes de iniciar las sesiones, la confianza y la presencia, es decir, el tipo de escucha que tiene que tener el coach.

Debemos estar compenetrados con la escucha, que es muy atenta, ahí vamos a hacer preguntas, repreguntas, señalar y mostrar contradicciones entre lo que se dice y hace. A nivel individual se pueden trabajar los desafíos que tiene un líder, qué pasa cuando hay que dar una orden, entre muchas cosas. Hay que hacer un estudio de 360 grados de la empresa y los vínculos y se devuelve un informe con puntajes que pueden utilizarse como paso siguiente para mejor y seguir trabajando las relaciones y dificultades.

- ¿Cómo sería esa relación con el cliente?

Se pautan sesiones, que pueden ser entre seis y ocho para ir trabajando. Hay una metáfora que dice que el cliente es quien va al volante y los coach somos los acompañantes que vamos con un GPS que nos dice el camino. Aunque a veces, el GPS cambia de rumbo y entonces se puede modificar el camino.

No podemos interpretar ni emitir juicio. Exponemos la situación para generar reflexión y cambio. Debemos ser observadores de una situación sin juicios ni prejuicios y sin conclusiones. Si tenemos alguna duda o una conclusión, pedimos permiso para decirla y si eso tiene algún sentido para el cliente, se utiliza; si no, se deja de lado.

- Muchos coach están formados en Programación Neurolingüística, PNL,  ¿por qué pasa esto?

Te ayuda mucho a entender cómo son los actores en nuestro trabajo, es un aporte en algún punto. La Programación Neurolingüística es un conjunto de modelos, técnicas y recursos destinados a ser aplicados en la vida cotidiana y en la vida profesional. Ayuda a entender cómo las personas interpretamos y filtramos la información que percibimos a través de los cinco sentidos: te ayuda a entender si el cliente es visual, auditivo o kinestésico y así poder aprender a leer cómo es el cliente y lo que pide.

En mi experiencia, descubrí con el coach cosas que no había visto en 50 años de psicóloga. El coach es más ágil y directo. No anda con vueltas.

Temas

Tucumán
Comentarios