Una goleada de Atlético Tucumán para ilusionarse en todo sentido - LA GACETA Tucumán

Una goleada de Atlético Tucumán para ilusionarse en todo sentido

El 5-0 a Defensa no solo dejó a Atlético expectante con lo que pueda pasar hoy con su clasificación, sino también con lo que puede suceder con su futuro: juveniles, goleadores y el promedio.

09 May 2021 Por Nicolás Iriarte
1

AL CIELO. En los últimos días, Lotti había lamentado, a través de las redes sociales, la pérdida de un ser querido. En la cancha lo recordó y le dedicó ambos goles.

De los 22 jugadores convocados por Defensa para el partido de ayer, solo cinco tenían más de 22 años. El dato fue provisto por el propio club a través de las redes sociales. Es cierto que el “Halcón” atraviesa una situación de emergencia pero el orgullo por ver a los chicos crecer no iba a dejar de ser resaltado. Atlético sabía de esta ventaja desde que Sebastián Beccacece avisó que mandaría a la Reserva. Pero Atlético tenía su propia estadística etaria: ocho de los 21 convocados ayer no superaban los 22 años. Y si bien el cinco es el número que queda en la cabeza de todo el club después de una goleada como la que le propinó a su rival, será bueno familiarizarse con otras cifras.

Los 17 años de Nicolás Romero, por ejemplo. El defensor jugó su partido número uno como titular y el dos de su carrera en total. La solvencia con la que se mostró en Avellaneda ante un grande y ayer antes los jóvenes de Defensa fue la misma. Los 19 años de Agustín Lagos jugando como si tuviera 27. El 80 también es un número a tener en cuenta. Es el minuto en el que Abel Bustos salió reemplazado y recibió algo que ya no se puede contar: los aplausos de los cada vez más allegados en la platea. Tampoco se sabe a ciencia cierta cuántas veces encarará Nicolás Laméndola a sus defensores rivales, ahora que tiene contrato por varios años. Ayer volvió a dar una muestra de lo impredecible que será anticiparse a eso.

Claro, no fue un equipo entero de juveniles el de Atlético. No fue el caso de Defensa. Los rendimientos de los juveniles se apoyaron en experimentados como Javier Toledo. El cordobés, siempre criticado, anotó su segundo doblete del torneo. Con sus intervenciones abrió un partido que no se presentó tan abierto al comienzo, pero que se veía, iba a inclinarse a su favor con algo de paciencia. No muchos creían que iba a ser tan a su favor. Pero los cinco goles que necesitaba el equipo, llegaron.

Otro número: el siete. Es la cantidad de goles de Augusto Lotti en el torneo, convirtiéndolo en el máximo goleador de la Copa.

Queda claro: el cinco no debe ser el único número a observar. Mucho menos cuando hoy se harán varios números pensando en los resultados que convienen.

Además de todo lo anterior, aparece el tema de los promedios, que preocupó al equipo durante una parte del torneo porque los triunfos escaseaban. Ayer cerró su participación en la fase regular de la copa con otro número digno: 18 puntos. Un número para respirar y para prestar atención. Uno de varios.

Comentarios