Manzur-Jaldo: la lucha por el control y el manejo del PJ - LA GACETA Tucumán

Manzur-Jaldo: la lucha por el control y el manejo del PJ

El gobernador refuerza su conducción; el vice dice que no abandonará el partido.

08 May 2021 Por Marcelo Aguaysol

La conducción debe darse en los cuatro puntos cardinales. De norte a sur y de este a oeste de la provincia. Eso postula el gobernador y presidente del distrito Tucumán del Partido Justicialista, Juan Manzur, que despliega sus tentáculos a las zonas donde habitualmente es más fuerte el vicegobernador, Osvaldo Jaldo, hoy considerado como el opositor al peronismo. Manzur convocó ayer, en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, a la dirigencia partidaria de Banda del Río Salí, el bastión del intendente Darío Monteros, muy cercano al presidente de la Legislatura. Anoche, circularon videos que desmentían presencias en esa convocatoria, como la del presidente del Concejo Deliberante, Ramón Radin.

la gacfeta / foto de diego araoz la gaceta / foto de analia jaramillo

El jaldismo mira con lupa cada movimiento que realiza el manzurismo. De allí aquel video viralizado por WhatsApp. También se leyó con detenimiento la solicitada que intendentes, legisladores provinciales, diputados nacionales y comisionados rurales, firmaron en respaldo de la fórmula nacional gobernante, Alberto y Cristina Fernández, y de Manzur conducción, y fustigando contra parte de la dirigencia que prioriza sus ambiciones personales y electorales. Los jaldistas pusieron el acento en la ausencia de la kirchnerista Mabel Carrizo entre los firmantes del apoyo a la Casa de Gobierno, más que la de Gladys Medina, esposa del intendente bandeño y aliada a Jaldo.

Manzur avisa que, de ser necesario, tirará todo el peso del aparato a aquellos díscolos que atenten contra la dirigencia partidaria, en clara alusión a la interpelación del ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, y posiblemente a la del titular de Seguridad, Claudio Maley. El razonamiento es claro: “un dirigente del espacio no puede atentar contra otros solamente por caprichos”, indican los manzuristas. El gobernador, a su vez, es uno de los vicepresidentes del Consejo Nacional Justicialista. Y en ese marco, la semana que viene intentará dar un mensaje a aquellos que se alejaron de su entorno, con la llegada de algunos sindicalistas nacionales, como el del cotitular de la Confederación General del Trabajo (CGT), Héctor Daer.

Jaldo no se queda atrás. Ayer, por ejemplo, comenzó a consolidar su recorrida política por la Capital (su zona más fuerte es el Este provincial). El vicegobernador también avisa a Manzur de que no se irá del PJ. “No me van a doblegar”, señala.

Posturas de funcionarios nacionales

Nicolás Trotta: apoyo implícito para Lichtmajer

Nicolás Trota, el ministro de Educación de la Nación, tiene previsto llegar el lunes a Tucumán. El funcionario nacional participará de la firma de una serie de convenios de obras y de programas educativos para la provincia. Su visita es interpretada como un apoyo implícito al titular de Educación de la provincia, Juan Pablo Lichtmajer, que fue convocada para el jueves por la Legislatura para que brinde informes acerca de su gestión y sobre algunos cuestionamientos en las designaciones y por el estado de las escuelas públicas. Ese mismo día vendrá el cegetista Héctor Daer, que participará de una cumbre con sindicalistas de distintos sectores de la provincia, y que será encabezada por el gobernador Juan Manzur.

la gacfeta / foto de diego araoz

Carla Vizzotti: la evaluación sanitaria

La ministra de Salud Pública de la Nación, Carla Vizzotti, tiene previsto arribar a esta ciudad entre la tarde del martes y las primeras horas del miércoles. La funcionaria mantendrá un encuentro con su par de la provincia, Rossana Chahla, con quien también recorrerá algunos hospitales y supervisará áreas vinculadas a la atención de pacientes con Covid. Asimismo, supervisará el plan de vacunación en Tucumán y efectuará una evaluación sanitaria junto con la conducción del Sistema Provincial de Salud (Siprosa). Vizzotti ha sido parte del equipo de trabajo de Juan Manzur, cuando el actual gobernador fue titular del Ministerio de Salud de la Nación durante la administración de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

la gacfeta / foto de diego araoz la gaceta / foto de analia jaramillo

Santiago Cafiero: una visita de exploración

En la agenda de actividades del Poder Ejecutivo, previstas para la próxima semana, se destaca también la posible llegada del jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero. La invitación había sido cursada hace varios meses por el propio gobernador Juan Manzur. El mandatario confirmará la fecha y hora de la visita del funcionario. Según las previsiones de la Casa de Gobierno, Cafiero podría estar en esta ciudad el próximo jueves, justo el día en que la Legislatura interpelará al ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer. En el primer piso del Palacio de Gobierno sostienen que será una visita de exploración para establecer la situación política e institucional en la provincia, y el impacto de la puja política entre Manzur y el vice Osvaldo Jaldo.

la gacfeta / foto de diego araoz la gaceta / foto de analia jaramillo

Una puja anticipada

Juan Manzur tenía en claro que, en algún momento, iba a darse un choque de intereses entre él y su compañero de fórmula, Osvaldo Jaldo. Pero no se imaginó que esa interna se desate dos años y medio antes del recambio de gestión. El gobernador estaba convencido de que 2023 iba a ser difícil para la relación. Desatada la pelea, la frase que más circula en su entorno es que el apellido Manzur estará en la fórmula del Frente de Todos para 2023. Algunos arriesgaron que sería candidato a vice; otros que iría por la reelección.

Diferencias con el entorno

Osvaldo Jaldo se terminó de convencer este año que Juan Manzur no lo escucha y que tiene un nuevo entorno que no permite la fluidez en la relación que el binomio supo tener durante el primer mandato. El vicegobernador considera que, de a poco, fue desplazado de la estructura oficial y que dejó de aparecer no sólo en las fotos de actividades, sino también en la consideración del gobernador. Las diferencias fueron cada vez más evidentes hasta que estallaron en marzo pasado con derivaciones impensadas.

Jaldo, el opositor

El primer indicio de que la relación entre el número 1 y el 2 de la provincia no sería la misma se dio a principios de marzo, cuando la Cámara designó a Eduardo Cobos como ombdusman y que Fernando Juri Debo no sería reelecto. Éste último era el delfín del gobernador. Manzur estalló en furia cuando la Cámara le dio la espalda y el bloque oficialista terminó escindiéndose. Ahora, con la interpelación del ministro Juan Pablo Lichtmajer y los cambios en la vicepresidencia del cuerpo (que ocupaba Gerónimo Vargas Aignasse), y en la comisión de Juicio Político. Desde entonces, Jaldo es considerado opositor.

Sin reforma ni reelección

Otro punto de discordia entre el gobernador y el vice es el futuro político e institucional de ambos. Manzur creía que la Constitución Provincial podría ser reformada, de tal manera de habilitarle la posibilidad de seguir en el cargo. Jaldo, a su vez, considera que es el candidato natural a la sucesión por su trayectoria y por su acompañamiento a Manzur a lo largo de los últimos años. Sin los números necesarios para alcanzar el objetivo reformista, Manzur cambió  el semblante, mientras que Jaldo comenzó a tejer la telaraña interna para evitar cambios en la Carta Magna.

La palabra prohibida

Hay una palabra que Juan Manzur prohibió pronunciar en el Gobierno al menos hasta el jueves que viene: interpelación. Ningún funcionario debe aludir a esa situación durante el paso de los ministros nacionales ni corporizar la angustia que eso produce internamente en el gabinete. Tampoco se nombrará al vicegobernador Osvaldo Jaldo durante los actos que se realicen, de acuerdo con las directivas del mandatario. “Él ya se pasó a la oposición e hizo alianzas con ellos para lograr su objetivo”, indicaron en el entorno del mandatario provincial.

Disputa por el territorio

Sin chances, por el momento, de arribar a algún acuerdo que evita una mayor intensidad en la pelea política, ambos líderes del PJ provincial llevaron sus disputas hacia el territorio. Así, por ejemplo, mientras a Osvaldo Jaldo se lo observa recorrer algunas zonas del Oeste tucumano (donde hay intendentes que responden al Ejecutivo), Juan Manzur profundizó sus visitas a localidades del Este provincial, generalmente identificadas con el vicegobernador. Ahora Jaldo entró a la Capital. Manzur, a su vez, sigue convocando a la dirigencia provincial.

Comentarios