Otoño-Invierno: las tendencias e infaltables de la temporada - LA GACETA Tucumán

Otoño-Invierno: las tendencias e infaltables de la temporada

La rigidez entre indumentaria y estaciones se desdibuja de a poco. Los patrones, colores y estilos que priman este año y el rol del cambio climático.

03 May 2021
1

KNITWEAR. Conjuntos, vestidos y otras prendas de tejidos de puntos (knitwear) son una de las tendencias más fuertes de la temporada.

Lunes: mañanas soleadas y remera corta. Martes: lluvia constante y botas. Miércoles: campera y un paisaje con nubes grises. La dulce agonía climática es una cualidad de Tucumán que golpea de lleno al armario.

Sin embargo -esta vez- el desorden juega a nuestro favor. ¿Qué tendencias nos acompañarán hasta finalizar el frío? “Desde hace años, la industria de la moda afronta un cambio en los calendarios de presentación de temporadas de las grandes marcas y las fashion weeks internacionales. La pandemia aceleró este proceso e hizo que la clasificación estricta entre indumentaria de otoño-invierno o primavera-verano se pierda”, comenta la diseñadora de moda Luz Roldán Castillo.

El resultado son prendas atemporales y versátiles. “Aquello que vimos en las vidrieras a principio de año también vale para el presente si le sumamos cancanes, buzos u otras prendas complementarias. Hasta las musculosas y los crop tops están permitidos”, explica la diseñadora Alma Gutiérrez.

Por detrás, estos giros en los outfits traen una preocupación clave: el calentamiento global. “Las consecuencias de la contaminación ambiental se notan en las modificaciones estacionarias y la industria de la moda es un agresor importante. El descarte anual de ropa, el uso desmedido de los recursos y los procesos de fabricación conducen a daños irreversibles. Por eso que cada vez más firmas y diseñadores apuestas por las creaciones sostenibles (slow fashion)”, agrega Roldán Castillo.

Tonos y géneros

En esta ocasión la paleta apunta a los colores neutros, con una gran influencia del marrón, negro, verde, los tonos grises y el blanco (en su versión óptica o en la gama de tonalidades quebradas y beige). Además, los colores pasteles mantienen su fama y el plateado se impone.

“Los atuendos monocromáticos y con colores sólidos son el boom. Entre las estampas, siguen vigentes los cuadros de cualquier tipología, el tweed y las flores Liberty (en vestidos largos o faldas midi). Otro dato es que los flecos resurgen de las cenizas y vuelven con todo”, detalla Gutiérrez.

La estrella de la temporada es el tejido de punto, proyectado en vestidos, pantalones, buzos y hasta conjuntos deportivos.

Prendas claves

Estuvieron al pie del cañón durante el calor y ahora pueden exhibir su verdadera función: el infaltable de la temporada son los chalecos tejidos. Vienen cortos (similares a un uniforme escolar) o largos y cargados de patrones coloridos.

La segunda prenda in son las camisas cuello bebé (fijo o removible). Después siguen las prendas lenceras (delicadas blusas de seda o satén) y las prendas cut out (con un solo hombro o detalles descubiertos que aportan sensualidad).

Para los abrigos la única sugerencia es elegirlos largos y con volumen en las mangas, pero cualquier tejido vale (sea tartán, príncipe de Gales, pied de poule, etcétera). “El estilo de las camperas, los sweaters y los cárdigan apuntan a lo hecho a mano (como fueran fabricados con diversos restos de lanas). Los patrones responden a diseños de flores, frutas o tiernos dibujos infantiles. Por igual, los twin sets tejidos (propios de los 50) van a verse un montón”, acotan las especialistas.

Accesorios

La comodidad hace su aparición en el plano del calzado con las zapatillas, los borcegos elastizados y los mocasines bajos. Para sumarle originalidad, las medias (bucaneras o hasta los talones) aparecen a la vista. En la línea de los accesorios, las boinas y los apliques de eslabones y perlas se llevan las palmas.

“Cada año hay algunas incorporaciones que levantan la polémica por el resultado visual o la falta de funcionalidad de los outfits. Esta vez fue el turno de los vestidos (por debajo de la rodilla) combinados con pantalones que sobresalgan y las calzas ciclistas con botas altas”, destaca Roldán Castillo. Al momento de vestirnos, queda claro que “tendencia no es obligación” y al final la decisión depende de gustos personales y comodidad. Si el músico Questlove usó crocs doradas en la entrega de los Oscars, la valentía es el único límite.

Comentarios