Santiago Bilinkis: “Las redes sociales generan soledad y baja autoestima” - LA GACETA Tucumán

Santiago Bilinkis: “Las redes sociales generan soledad y baja autoestima”

El emprendedor y tecnólogo reflexiona sobre el buen uso de las tecnologías y redes sociales, para no quedar atrapados en ellas.

02 May 2021 Por Paula Barbaran
1

Santiago Bilinkis habla pausado y reflexiona sobre su pasión: el uso de las tecnologías. “El otro día estaba en un bar y había una mamá con un nene de cinco años. Ella estaba capturada por su celular, mientras el nene la miraba. Tal otro chico hubiese hecho lío para llamar la atención. Esperó un rato y comenzó a acariciarle el pelo. Intento atraerla con caricias. Y me puse a pensar: ¿cuántas veces habré estado yo en esa situación?”, dice el co-fundador de Officenet y Trocafone al inicio de su charla Cómo nos manipulan en las redes sociales de TEDxRiodelaPlata que ya leva más de 2.000.000 de reproducciones.

Hace más de 10 años el autor tuvo la oportunidad de estudiar en Estados Unidos y, según cuenta en diálogo telefónico con LA GACETA, fue “un viaje al futuro”: “volví impactado con los efectos positivos de la tecnología. Los tratamientos médicos, los chip, todo está evolucionando y parecía ciencia ficción. Pero, hace tres años, mi mirada empezó a mezclarse con algo de preocupación a partir de la observar que la gente está más preocupada por lo que pasa en las pantallas que en la vida real”.

- ¿Por qué las redes sociales son tan adictivas?

- Me puse a investigar este tema hace tres años cuando escribí la “Guía para sobrevivir al presente” y, si tuviera que resumir esto que pasa, no es casualidad. La mayoría de las plataformas y aplicaciones que usamos intentan inducirnos ese uso excesivo, casi adictivo y la razón es muy simple. Como son gratuitas, el modelo de negocio es a través de las ventas de publicidad y la manera que tienen de ganar más dinero, es mostrando la mayor cantidad de publicidades. Por eso necesitan que pasemos la mayor parte de nuestro tiempo dentro de las plataformas. El mecanismo incluye captar datos de nosotros, en base a lo que hacemos: si vemos más posteos u otras cosas y usan esa información para segmentar publicidades que son diferentes en cada uno de nosotros. El contenido de Instagram –aunque sigamos a las mismas personas- es diferente, nos van a mostrar diferentes posteos para maximizar el tiempo que pasamos ahí. Lo mismo en TikTok.

- ¿Quién elige los videos que ve en YouTube?

- Quizás elegís el primero o segundo, pero el tercer y cuarto video te lo elige la misma plataforma. El 75% de los videos que se consumen en esta plataforma de videos los elige la misma plataforma.

- ¿Qué significa estar atrapados en las redes sociales?

- Estamos atrapados en la era digital porque la mayoría de las personas no estamos en alerta. Cuando vas a comprar un producto te preocupás si es de buena calidad porque lo vas a pagar. Por ejemplo un par de zapatos, te vas a fijar que sean de tu talle, que te queden bien y sean cómodos. Pero, ¿qué pasaría si te dicen en la zapatería que te los dan gratis? Lo primero que pensarías es: ¿cuál es la trampa? ¿Qué hay detrás de esto?

La mayoría de las personas usan las plataformas con mucha ingenuidad y permite el mismo uso a los chicos, sin ninguna limitación ni acompañamiento.

- ¿Cuáles son los peligros de no estar conscientes del uso de las redes sociales?

- Personalmente creo que son unas muy buena herramientas, pero hay múltiples peligros. El primero es la pérdida de control sobre nuestro tiempo. Muchos chicos, adolescentes y adultos están pendientes de lo que pasa en las redes o en los juegos recurso valioso y esto genera efectos sobre la soledad y la autoestima. El año pasado, cuando más estuvimos conectados, hubo más cantidad de gente sintiéndose sola, a pesar de estar conectada. Porque la soledad no tiene que ver estar con estar solo sino con sentirse solo. Antes uno sabía, implícitamente, quienes eran los “populares”. Hoy eso se mide con Me Gustan y Seguidores. Y esto genera que haya gente muy popular y otras más retraídas. La cantidad de Likes mide la aceptación social y hace que muchas personas vivan su vida más para mostrarla que para disfrutarla. Están más preocupados de sacar una buena selfie que disfrutar el momento que están viviendo. Viviendo una vida para mostrarla, dejamos de ser espontáneos y mostramos un espejo distorsionado de la realidad. Cuando estamos en el subte, yendo a trabajar y viendo lo que pasa en redes sociales, todos felices en playas caribeñas, ese espejo hace que nuestra vida se desluzca y esto genera un efecto de depresión.

- ¿Y qué pasa con los más chicos?

- Les estamos dando las tabletas y celulares a edades muy tempranas. Según las asociaciones de pediatría de Estados Unidos y otros países, los menores de 2 años no deberían usarlas, está contraindicado porque luego se observan muchos problemas de adquisición de lenguaje, del vínculo y la mirada.

- ¿Qué pueden hacer los padres?

- Concretamente: pueden crear lugares y momentos libres de celulares, no llevarlo a la mesa, no verlo antes de dormir ni de levatarse – no hay que usarlo de despertador para esto- y también desactivar las notificaciones que son una trampa, una distracción, porque lo que hace una alerta en el teléfono es desviar tu conducta y capturarte cuando vos ibas a responder, por ejemplo, un mensaje. Entiendo que resulta muy cómodo darles el dispositivo para resolver el tema de crianza y que el niño esté calmado un tiempo, pero es fundamental que los adultos asumamos el rol de educar a los chicos en el uso de la tecnología. Lo que termina pasando con muchos adultos es que ellos mismos no se sienten cómodos con la tecnología, entonces los dejan a los chicos solos. Los padres y escuelas, tenemos la responsabilidad de educar a los chicos en ese terreno. Mi libro lo escribí justamente para quienes sienten que este tema los desborda, para que tengan herramientas para entender mejor qué pasa con ellos mismos.

- ¿Ya no están tan a favor de la tecnología?

- Mi postura no es anti-tecnológica. Creo que la tecnología es espectacular, si tenemos el control porque está diseñada para que no lo tengamos. Cuando surgió la comida rápida comíamos igual. Luego nos enteramos que era poco saludable y comenzamos a decirle “comida chatarra”. Nos sigue gustando, pero sabemos que es un gusto y que no podemos comer todo el día eso o exagerar. Yo no digo que dejemos de usar la tecnología sino que seamos conscientes del uso de estas herramientas.

Comentarios