Del Potro: "Aún de la lesión más grave, él puede volver" - LA GACETA Tucumán

Del Potro: "Aún de la lesión más grave, él puede volver"

Jorge Chahla, médico egresado de la UNT y radicado en Chicago, fue el último que operó a Del Potro y contó detalles de esa práctica. En las últimas horas, el tandilense mostró los progresos en la rehabilitación.

30 Abr 2021 Por Mariana Apud
3

EN EQUIPO. Del Potro junto al tucumano luego de la operación que tuvo en su rodilla derecha.

“Siempre me cautivó poder hacer algo similar a lo de mi ‘viejo’”, explicó Jorge Chahla. “Me acuerdo de ir los fines de semana con él a ver a sus pacientes. Con una intervención de él podían volver a la actividad”, agregó. Entonces, no extraña que el médico especialista en cirugía ortopédica deportiva (cuya página web es jorgechahlamd.com) haya aceptado, sin dudar y sin sorpresa alguna, el pedido de Juan Martín del Potro de ser su paciente. En eso está el tucumano, egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán y actual miembro del staff médico de Rush University Medical Center de Chicago: está ayudando a que el tandilense vuelva a jugar al tenis. En la aventura de vida que es imitar a papá Jorge, también cirujano ortopédico, Chahla es taxativo con respecto a su paciente. “Aún de la lesión más grave él puede volver”, dijo el profesional.

Para afirmarlo se vale del tiempo, ya más de un año, que lleva tratando al ex número tres del mundo. A eso le suma lo que siempre dejó ver Del Potro tras cada operación o lesión que lo alejaba de las canchas. “Como todos saben es un deportista con muchísima cabeza. Eso es un plus muy importante en cuanto al tratamiento, porque uno sabe que él va a poner todo de sí para volver”, sostuvo el médico. “Por eso en el video se lo ve con tantas ganas y motivado”, agregó.

Su percepción cobró más fuerza hace pocas horas. En sus redes sociales, “Delpo” compartió un video de pocos segundos, pero que muestra plenamente su enérgica rehabilitación de la cirugía que Chahla le practicó el 23 de marzo pasado en Chicago. “Al menos para mí, no sólo es importante la parte estructural del diagnóstico y de la lesión, sino también tratar la parte humana. La pelea no es solamente en la rehabilitación, también es mental”, detalló el alumno de la UNT que tuvo un promedio de 9,80. “Es difícil para un deportista de alto rendimiento estar fuera del circuito por mucho tiempo. Es importante poder establecer esa conexión para ayudarlo en todo sentido”, aportó Chahla que, con el tenista, logró el nexo que va más allá de lo profesional. “Es un tipo muy simple, humano y que no tiene ningún tipo de soberbia. Al principio, nos juntamos principalmente por temas profesionales, viendo las imágenes de la patología de la rodilla. Cuando fue pasando el tiempo, vino a casa muchas veces a tomar mate e hicimos asados, lo típico que hacemos los argentinos. Es un placer atenderlo y considerarlo un amigo”, agradeció.

De la fractura de la rótula derecha que se produjo por una caída mientras jugaba el Masters 1.000 de Shanghai en octubre de 2018, pasaron 30 meses. “De la cirugía pasaron seis semanas. Viene recuperándose bastante bien. Hace la rehabilitación al pie de la letra porque es un tipo muy dedicado, que se concentra en todos los aspectos de la recuperación, no solamente en la rodilla, sino también en cuanto a lo físico en general”, detalló Chahla.

Esa combinación de aptitudes que exhibe Del Potro es sumamente necesaria para lo que quiere lograr. Cuando se acercó al médico tucumano, el campeón del US Open 2009 fue claro: la meta es llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio. “Es un sentimiento de satisfacción ver que el deportista confía que uno puede devolverlo al deporte”, afirmó. Y agregó: “al ser un atleta de elite de nuestro país, uno siempre quiere tenerlo en lo más alto, que sea exitoso y que demuestre que en la Argentina salen deportistas de primer nivel”. Chahla, que jugó al rugby 13 años en Tucumán Lawn Tennis, considera que su paciente está en ese rango. “Es un deportista claramente distinto. Desafortunadamente, con todas las lesiones que sufrió, tuvo una carrera un poco entrecortada, pero cada vez que volvió, inclusive con dolores y con molestias, regresó a lo más alto”, elogió el doctor.

El centro médico de Chicago, así como el mismo Chahla, es referencia mundial en los tratamientos de lesiones complejas de rodilla y cadera. Zlatan Ibrahimovic pasó por su consultorio cuando el goleador sueco jugaba en Los Ángeles Galaxy y el tucumano trabajaba en la ciudad. Actualmente, Chahla es médico del equipo de béisbol Chicago White Sox; de Chicago Bulls de la NBA y de Chicago Fire de la Major League Soccer. Pero Chahla, no sólo atiende a atletas de alto rendimiento: también llegan las consultas de personas comunes. Para el médico, cuando alguien pasa por su puerta o mantiene una consulta virtual, sea o no reconocido, su postura es la misma. “Operar a un paciente es una gran responsabilidad que requiere de toda la atención y energía. El comportamiento es el mismo con el que se procede con un deportista de alto rendimiento”, afirmó. Aunque sí, reconoce algo diferente ante los atletas. “Es una presión extra porque tienen un componente más con respecto a la gran mayoría de las personas que operamos. Muchos pacientes vienen a vernos porque quieren tratar de volver a su vida normal, o tal vez a hacer actividad de forma recreativa. Con pacientes de alto rendimiento, las exigencias van mucho más allá en cuanto al encontrar resultados”, analizó su tarea el tucumano que acompaña a Del Potro en el camino olímpico.

CON RITMO. Del Potro mostró en un breve video las tareas que hace en Chicago.

Una educación sin deficiencias

Para rendir los exámenes de validación médica en Estados Unidos, Chahla cuenta que básicamente es como volver a dar toda la carrera de medicina. “Siempre sentí que todos los conceptos que leí en inglés, eran los mismos que estudié en Tucumán; nunca sentí ninguna deficiencia”, detalló el médico. También destacó que la jerarquía educativa no está bien reconocida desde lo económico. “Muchos profesores son muy dedicados porque, inclusive con sueldos que no son excelentes, muchas veces dejan a su familia y a sus propias actividades por ir a enseñar y por dar algún granito de arena en la formación de mucha gente”, destacó. “Cuando me preguntan: ‘¿cuánto cuesta la educación en Argentina’?, y respondo que es gratis, nadie lo puede entender. La educación no tiene nada que envidiarle a ninguna otra universidad del mundo”, aseguró el profesor de cirugía ortopédica.

La marca del médico argentino

Extraña ese café con amigos, culturalmente habitual en este lado del planeta. Chahla dice que en Estados Unidos son más fríos y estructurados y que por eso es que puede resultar atractivo que un profesional de la salud tenga un lado distinto. “Es una de las características de los médicos argentinos: la empatía. También, que podemos relacionarnos con los pacientes, no sólo en un aspecto profesional, también emocional. Dedicamos un tiempo a escuchar, a entender qué es lo que les pasa y cuáles son sus preocupaciones. Eso nos hace diferentes”, consideró.

FAMILIA. Sofía, la más pequeña; Isolina, su esposa y Martina, las reinas del doctor.

Algo más de su vida

Además de estar íntimamente ligado a la medicina porque además de que su papá es médico, su mamá es obstetra, su pasado de rugbista, que incluye haber jugado en Los Pumitas en 2006, también lo llevó a elegir la especialización que ejerce. “Mis compañeros tenían lesiones de rodilla, de hombro y de cadera y me interesaba siempre saber cómo se hacía para poder curarlos y que vuelvan a jugar”, recordó Chahla, que hace dos días cumplió 34 años. “Al final de la secundaria no tenía otra cosa en mi cabeza que ser médico y, cuando estudiaba medicina, ya sabía que quería ser ortopedista dedicado al deporte”, agregó el papá de Martina y Sofía, las hijas que tiene con su esposa, Isolina Boero.

Comentarios