Un ejército de vigías municipales: sobre números, armas y otros detalles

En varios municipios los guardias superan en cantidad a los policías. Por el fallo de un magistrado, las autoridades tomaron recaudos a la hora de realizar las detenciones.

Un ejército de vigías municipales: sobre números, armas y otros detalles

¿Los más de 1.100 hombres son muchos? Esa cifra representa el 12% del total de la Policía que llega a unos 9.500 efectivos. Sin embargo, en muchos municipios llegan a superar holgadamente al total de los uniformados que prestan servicios en esas ciudades.

El caso más impresionante es el que se da en Banda del Río Salí: el total de vigías es de 265, mientras que la fuerza cuenta con 115 hombres, sin contar con los grupos especiales que de manera excepcional realizan tareas de prevención. Ese es tan sólo uno de los datos llamativos que surgieron en este informe.

Colaboración.- El ya conocido como fallo Moeykens, en el que se declaró ilegítima la aprehensión de dos sospechosos por no haber sido en flagrancia por parte de los guardias urbanos de Yerba Buena, puso en alerta a todos los responsables de los cuerpos de vigías. La mayoría de los responsables dijeron que sus vigías trabajan de manera conjunta con un policía que es el encargado de aprehender a los sospechosos. Sin embargo, pocos pudieron explicar por qué sus hombres siempre portan esposas.

Legalmente, los vigías son considerados por la ley como civiles y sólo pueden realizar arrestos cuando observan a un delincuente in fraganti o por peligro de mora.

Para verte mejor.- En total, bajo el control municipal, existen más de 400 cámaras de seguridad instaladas en puntos estratégicos de las ciudades del interior. Las imágenes son seguidas en centros de monitoreos instalados en locales que son de propiedad o son alquilados por las intendencias. El control de las pantallas es realizado por personal civil y policial. En el ámbito de la capital, según fuentes policiales, existían 196 equipos, de los cuales 43 fueron desinstalados por desperfectos, 53 están sin funcionar y sólo están utilizables cerca de 100.

Al recabar los datos para realizar esta producción, el 90% de los funcionarios municipales anunciaron que tienen pensado incorporar más cámaras de seguridad. En Yerba Buena se anunció que en seis meses estarán instalados unos 180 equipos, mientras que en Concepción, informaron que pondrán unas 200. En tanto que el intendente Germán Alfaro continúa avanzando con la inauguración de un centro de monitoreo que tendrá las imágenes de unas 250 cámaras en una primera etapa.

Sobre armas.- La Guardia Urbana Municipal (GUM) de Yerba Buena es la que mayor poder de fuego tiene en su poder. Además de lonfas (conocidas como cachiporras), gas pimienta y escopetas de aire comprimido. También aprobó una ordenanza que autoriza el uso de las llamadas pistolas Taser.

“Estamos esperando que la provincia reglamente todas las normas que fueron creadas por el PE y que todavía no se promulgaron por la falta de reglamentación”, explicó Mauricio Argiró, secretario de Seguridad de Yerba Buena.

Tiempos difíciles.- Los vigías municipales fueron una pieza clave en los controles que se realizaron durante los tiempos más duros del aislamiento preventivo obligatorio. Esa tarea la siguen desarrollando con las nuevas restricciones e informando los lugares donde se realizan fiestas clandestinas. Pero en Trancas dieron un paso más.

El intendente Roberto Moreno confirmó que compraron dos megáfonos para llevar adelante esta tarea. “En nuestra ciudad somos pocos. Usamos esos equipos para, con nombre y apellido, decirles a las personas que se coloquen los barbijos. No les queda otra que hacernos casos”, explicó el funcionario de la única localidad de la provincia que no está en rojo en lo que se refiere a casos de covid.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios