Anticonceptivos: qué ventajas tiene el anillo vaginal - LA GACETA Tucumán

Anticonceptivos: qué ventajas tiene el anillo vaginal

Es una alternativa efectiva de planificación familiar sin tener que preocuparnos a diario por consumir pastillas. Beneficios y aplicación.

13 Abr 2021 Por Guadalupe Norte
1

VENTAJAS. El anillo es ideal para las mujeres olvidadizas, con rutinas atareadas, dicen los especialistas.

Un poco por falta de tiempo en los consultorios médicos y otro tanto debido a la escasa educación sobre salud sexual que recibimos, pareciera ser que la planificación familiar se resume en el uso de pastillas y de preservativos masculinos.

En realidad, la cantidad de métodos anticonceptivos que existen es amplia y hay algunas opciones que -de a poco- lograron obtener mayor popularidad, entre ellas está el anillo vaginal.

“Cómodo a las necesidades y estilo de vida que llevan las mujeres. Una pastilla. Control natal. Hormonas. Cambios de la pandemia también. En 2010”, explica la ginecóloga.

“Con la forma de un aro transparente, este dispositivo transporta hasta nuestra sangre una carga constante de progestina y de estrógeno. Ambas hormonas cumplen la función de evitar la ovulación y además espesan la mucosidad del cuello uterino, por lo que el ingreso de espermatozoides se dificulta”, explica la ginecóloga Patricia Guzmán Caro.

El anillo es ideal para las mujeres olvidadizas, con rutinas atareadas o que quieren quitarse el peso diario de pensar en la anticoncepción. “En comparación a las pastillas, posee un grado de eficacia mayor porque solo debemos prestar atención a su cambio mensual y el efecto no depende de una metabolización en el hígado. Esto es importante dado que el consumo de algunos remedios (por enfermedades pasajeras o crónicas) merman el grado de control natal”, añade.

Los beneficios extras son la disminución del síndrome premenstrual y el nivel de comodidad que aporta: el anillo es imperceptible, al punto de olvidarnos que lo llevamos puesto.

“La mujer actual tiene nuevas necesidades que deben contemplarse al recetar los métodos anticonceptivos. Es inviable que los médicos ofrezcamos apenas dos dispositivos sin pensar en la edad, la actividad o el estilo de vida de las pacientes. La información que damos tiene que permitir un empoderamiento sobre el propio cuerpo. La verdad es preocupante como la mayoría relega en un tercero (casi siempre el hombre) su protección y desconocen el funcionamiento de sus órganos sexuales”, reflexiona la obstetra Claudia Domingo Vega.

Mitos

Cuando pensamos en los anillos vaginales de seguro la primera escena errónea que cruza por nuestra mente es observar que el agua del inodoro se lleva -por accidente- la pequeña circunferencia.

“Perder el anillo es súper improbable porque los músculos de la vagina poseen un excelente agarre (sumado a que la orina sale por el orificio de la uretra). Tampoco es preciso depositar el anticonceptivo en una posición exacta, lo esencial es empujarlo lo suficiente. Eso sí, el método no previene el contagio de enfermedades de transmisión sexual”, aclara Domingo Vega.

Paso a paso

Gracias a su flexibilidad, el anillo puede apretarse y reducirse lo suficiente para ingresar por el conducto vaginal con ayuda de nuestros dedos (igual que la copita menstrual o los tampones), se sugiere introducirlo durante el quinto día de sangrado.

A partir de ahí, hay que contar 21 días y luego retirarlo por una semana. “En esos siete días de descanso vendrá la siguiente menstruación y el circuito inicia desde cero. Es importante que las fechas coincidan en esta etapa. Por ejemplo, al arrancar un domingo, el día de descarte y de renovación será igual”, detalla Guzmán Caro.

¿Existen efectos secundarios? según las especialistas hay un porcentaje de pacientes que experimentan dolores de cabeza, cambios anímicos o sangrados irregulares, pero dichos síntomas desaparecen luego de tres meses.

“Antes de emplearlos, cualquier dispositivo de control natal (sean parches, inyecciones, píldoras, implantes, etcétera) requiere análisis previos y un chequeo ginecológico completo. En el caso de los anillos se desaconsejan para gente con hipertensión, diabetes o cáncer, fumadoras y mujeres en periodo de lactancia”, advierten.

Recomendaciones

Si bien el anillo no interfiere en las relaciones sexuales, hay quienes prefieren sacárselo al intimar. En estos casos la principal advertencia es evitar dejar el dispositivo fuera de la vagina por más de tres horas debido al aumento del riesgo de embarazo. “Para volver a acomodarlo basta con lavar su superficie en agua fría y listo. El anillo también puede convivir con los tampones, pero casi nunca pasa porque el periodo de menstruación y su uso ocurren en momentos disímiles”, aclara Vega.

Los demás puntos de alerta son: chequear la fecha de vencimiento del anillo, comprarlo apenas unos días antes de su aplicación y mantenerlo refrigerado hasta entonces. “Cuando se convierte en un desecho y arrancamos un nuevo mes, el anillo debe ir en su correspondiente bolsita sellada y directo a la basura”, acota.

Comentarios