Desde mañana, los colectivos dejan de circular a las 21 - LA GACETA Tucumán

Desde mañana, los colectivos dejan de circular a las 21

La última vez que se había tomado una medida similar fue hace 19 años. Los comerciantes analizan cambios de horarios.

27 Mar 2021
2

INCERTIDUMBRE. Alrededor de 600.000 personas dependen de las líneas de colectivo para trasladarse entre distintos puntos de la provincia. LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO

La crisis del transporte público en la provincia suma un nuevo capítulo: tras analizarlo durante semanas, los empresarios del transporte anunciaron que reducirán los horarios de los servicios. Desde mañana, el último coche que cerrará el servicio en las 56 líneas urbanas, metropolitanas, interurbanas y rurales será el de las 21.

La Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat), informó que la medida responde a la crisis en la que se encuentra el sector, profundizada por la caída de la recaudación durante la pandemia. Insisten en su reclamo para que se realicen reuniones con equipos técnicos del Gobierno para alcanzar soluciones de fondo.

Los conflictos en el sector fueron incrementándose durante los últimos años y tanto los empresarios como los dirigentes gremiales reconocen que la situación cada vez empeora más. En 2019, a raíz de las demoras en el pago de los salarios a los 3.600 trabajadores del sector, hubo 14,5 días de paro. El promedio alcanzó un día de huelga cada 25 días. El año pasado, primer año de la pandemia, hubo 64 jornadas sin colectivos por medidas de fuerza, es decir, un día de paro cada 5 días y 18 horas.

A partir de mañana, el primer servicio comenzará a circular a las 6.30 y el último, a las 21. Se aclaró que, en el caso de las líneas urbanas, el último coche circulará entre las 21 y 21.15 por el centro, y que finalizará el recorrido a las 22. Una restricción de servicios de estas características no ocurría desde hace 19 años, cuando en abril de 2002 las firmas habían restringido la circulación entre las 6 y las 23.

Impacto en el comercio

La presidenta de la Cámara de Comercio de San Miguel de Tucumán, Gabriela Coronel, informó que analizarán modificar los horarios para que los empleados de comercio puedan retornar a sus casas utilizando el último servicio. “Es una situación que por supuesto que es preocupante, no sólo por el comercio, los negocios, bares, cafeterías y demás, sino por el impacto para toda la sociedad. Seguramente que se le va a dar una prioridad a las empleadas y a los empleados que deben usar el transporte público, para que puedan salir antes y tomar el último servicio. También se verán afectados, sin lugar a dudas, los clientes. Es una situación delicada. Quienes trabajan en horario cortado, probablemente se busque un horario de trabajo de 16.30 a 20.30. Es algo que se definirá en las próximas horas”, explicó la comerciante a este diario.

Crisis sin parangón

“Nuestra actividad está en crisis desde hace mucho tiempo y la pandemia profundizó los problemas hasta límites insostenibles. El transporte público, a pesar de las enormes dificultades por las que atraviesa, continuó prestando este servicio esencial para la comunidad y fundamental mente preservó la fuente de trabajo de todos sus empleados, abonando los sueldos hasta febrero de manera regular”, expresó la cúpula de Aetat.

Los empresarios del transporte apuntaron contra las asimetrías en la distribución de las compensaciones tarifarias o subsidios al sector por el gobierno nacional. “Significan para el interior menos del 20% de los subsidios al transporte que destina la Nación. El 80% se afecta al transporte de Capital Federal y a la región metropolitana de Buenos Aires. Los valores actuales para nuestra provincia son similares a los del 2018”, es parte del cuadro de crisis planteado. Este año, a diferencia de la crisis del sector en 2020, los subsidios por compensación de tarifa no cubren la planilla salarial: $ 360 millones al mes de salarios, cuando la Nación otorga $ 146,4 millones mensuales y la Provincia, $82 millones.

“Además, se suma el incremento permanente de nuestros insumos, afectados por el proceso inflacionario incontrolable en el último año y por sobre todo en el alza del valor de los combustibles. A todo esto se sumó una caída en la cantidad de pasajeros transportados de nivelas catastróficos, muy distante de los niveles históricos de la actividad. Los fondos de subsidios nacionales y provinciales, más los montos recaudados por la venta de pasajes no son suficiente para hacer frente a las obligaciones laborales y a los gastos operativos básicos. En este contexto debemos tomar medidas que nos aseguran la prestación del servicio”, justificaron los empresarios, quienes insistieron en que la restricción será de carácter transitorio, hasta que se resuelva la crisis.

Comentarios