San Miguel de Tucumán: así afectarán las infracciones de tránsito la obtención de la licencia - LA GACETA Tucumán

San Miguel de Tucumán: así afectarán las infracciones de tránsito la obtención de la licencia

El funcionario Enrique Romero advirtió que se reducirán los años de vigencia de los carné de manejo a quienes cometan faltas leves, graves y muy graves.

26 Mar 2021

El subsecretario de Tránsito y Transporte de San Miguel de Tucumán, Enrique Romero, insistió con que las y los conductores de vehículos que circulan de manera temeraria deberán comprender de una vez por todas que "el agua no se mastica". En una entrevista con "Buen Día", el matutino de LG Play, el funcionario municipal anticipó que a partir de la próxima semana se "endurecerá" el trámite de la renovación de la licencia de manejo para responsables de infracciones leves, graves y muy graves.

"Atento a que muchos siguen sin entender que tienen que cumplir con las normas, se van a reducir los años de otorgamiento de la licencia", señaló Romero.

Y detalló que "quien tenga de una a cinco infracciones leves" ya no podrá gestionar el carné por cinco años. "Sólo podrá ser por tres años, y además deberá hacer y rendir el curso online de la Agencia Nacional de Seguridad Vial", indicó.

¿Cuáles son las infracciones leves? Estacionar en doble fila o frente a las rampas para personas con discapacidad; dejar el vehículo sobre la vereda; entre otras.

Será más dificultoso todavía para quienes cometan faltas graves, como violar la luz roja, doblar en "u" en las avenidas o conducir hablando por teléfono. "A ellos se les va a reducir a sólo un año el otorgamiento de la licencia. Además, van a tener que hacer el curso de reeducación vial, que son dos años", aseveró Romero. En paralelo, dijo, se efectuará "un análisis neuropsicológico" para ver "cómo está todo lo que es captación de atención, razonamiento, temperamento".

El trámite será similar para quienes cometan una infracción "muy grave", como circular bajo los efectos del alcohol o de sustancias prohibidas.

"Vemos que después de cinco años (de gestión) la gente sigue sin entender, y además está irascible", graficó Romero. Enumeró casos violentos, como el de un agente que recibió un cabezazo, o el de un inspector cuya motocicleta fue baleada desde un vehículo. "Es gravísimo", añadió.

Romero aclaró que esos hechos son denunciados ante la Policía, pero de todos modos preocupan los casos violentos. “Tenemos que ver qué le está pasando a la gente en la cabeza; pareciera ser que el examen psicológico (que se hace en Tránsito) no aporta un diagnóstico certero del ciudadano a la hora de conducir. Y un auto es como una pistola martillada”, detalló el funcionario.

Comentarios