La variante brasileña puede volver a infectar a recuperados - LA GACETA Tucumán

La variante brasileña puede volver a infectar a recuperados

La cepa, altamente contagiosa, evade la inmunidad adquirida por quienes ya tuvieron la enfermedad. El plan Covax prevé entregar casi 240 millones de dosis a 142 países.

03 Mar 2021
1

COBERTURA. Ya se inició la entrega de vacunas a países de África.

Por Kate Kelland

LONDRES, Reino Unido- Una variante del COVID-19 altamente transmisible que surgió en Brasil y ahora se ha encontrado en al menos 20 países puede volver a infectar a personas que se recuperaron previamente de la enfermedad.

En un estudio sobre la aparición del virus y su propagación en la ciudad de Manaos, en la selva amazónica, científicos del Imperial College de Londres dijeron que la variante, conocida como P.1, tiene una “constelación única de mutaciones” y se ha convertido muy rápidamente en la variante dominante que circula allí.

De cada 100 personas en Manaos que se habían recuperado previamente de la infección por el coronavirus, entre 25 y 61 son susceptibles de volver a infectarse con P.1, dijo Nuno Faria, experto en virus que colideró la investigación, que aún no ha sido revisada por pares.

Los científicos estimaron que P.1 era de 1,4 a 2,2 veces más transmisible que la forma inicial del virus.

En una conferencia de prensa sobre los hallazgos, Nuno dijo que es demasiado pronto para decir si la capacidad de la variante para evadir la inmunidad de infecciones anteriores significa que las vacunas también ofrecen una protección reducida contra ella.

“No hay evidencia concluyente que sugiera realmente en este momento que las vacunas actuales no funcionarán contra P.1”, dijo Faria. “Creo que (las vacunas) al menos nos protegerán contra las enfermedades y posiblemente también contra las infecciones”.

Científicos de todo el mundo están atentos a las nuevas mutaciones del coronavirus que podrían propagarse más fácilmente o ser más difíciles de combatir con las vacunas existentes.

La investigación, realizada con científicos de las universidades brasileñas y de Oxford en Gran Bretaña, sugirió que la variante P.1 probablemente había surgido en Manaos a principios de noviembre de 2020.

La primera infección se identificó el 6 de diciembre, dijo Faria. “Luego observamos la rapidez con la que P.1 superó a otras variantes, y encontramos que la proporción de P.1 creció de cero a 87% en aproximadamente ocho semanas”.

Con la esperanza puesta en la ciencia para frenar este avance, la alianza COVAX se propone tener entregadas alrededor de 237 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca a 142 países, para fines de mayo, dijo el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Ya se iniciaron las entregas en Angola, Camboya, República Democrática del Congo y Nigeria. El presidente de Ghana, Nana Akufo-Addo, dijo que su país de África Occidental, que ha comenzado su campaña de inoculación con dosis de COVAX, tiene como objetivo vacunar a 20 millones de personas para fines de 2021.

En medio de la campaña de vacunación, un panel de expertos de la OMS también alertó acerca del uso de la hidroxicloroquina, que era promovida por Donald Trump. Este compuesto químico no debería usarse como prevención para la covid-19, y no tiene un efecto significativo en pacientes ya infectados.

El antiinflamatorio no debe usarse en la lucha contra la pandemia, publicó el panel del Grupo de Desarrollo de Directrices (GDG, por su sigla en inglés) en la revista médica británica BMJ, y no vale la pena explorarlo en más estudios de investigación sobre posibles tratamientos para la enfermedad.

Esa “recomendación fuerte”, dijeron los expertos, se basa en evidencia de alta certeza de seis ensayos controlados que involucraron a más de 6.000 participantes con y sin exposición conocida a la enfermedad causada por el SARS-CoV-2.

Trump, ex presidente de Estados Unidos, afirmó en marzo del año pasado que la hidroxicloroquina podría cambiar las reglas del juego en la pandemia. También dijo que lo estaba tomando él mismo, aun después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) advirtió que no se habían probado su eficacia y seguridad.

Pero los expertos de la OMS indicaron que ahora estimaban que casi todas las personas no considerarían que el medicamento valiera la pena.

“El panel considera que este fármaco ya no es una prioridad de investigación y que los recursos deberían orientarse más bien a evaluar otros fármacos más prometedores para prevenir la covid-19”, escribieron.

La OMS señaló en un comunicado que la recomendación es una “directriz viva” sobre medicamentos potenciales.

Las pautas, que pueden actualizarse a medida que surgen nuevas pruebas, están diseñadas para asesorar a médicos y proveedores de atención médica sobre el manejo de la enfermedad respiratoria y ayudarlos a tomar mejores decisiones para los pacientes. (Reuters)

Comentarios