La intervención del médico es clave para administrar los anticonceptivos orales - LA GACETA Tucumán

La intervención del médico es clave para administrar los anticonceptivos orales

Muchos son los mitos que circulan alrededor del consumo de las píldoras, lo que provoca reticencia en las mujeres al optar por este método.

02 Mar 2021
1

BAJO CONTROL MÉDICO. La administración de los anticonceptivos orales debe ser ordenada y seguida por un profesional experimentado.

Las necesidades de tomar anticonceptivos son diferentes y varían según la persona. A pesar de ser un método utilizado por una gran cantidad de mujeres actualmente, aún existen dudas respecto al tema, por lo que es necesario estar bien informado para llevar un tratamiento adecuado y evitar posibles complicaciones.

El médico tocoginecólogo Pablo Joaquín Figueroa hace hincapié en que no cualquier mujer puede tomar cualquier anticonceptivo. Tiene que haber una evaluación previa y un seguimiento médico para que el tratamiento se adapte al paciente según una serie de factores y patologías clínicas a tener en cuenta. Como todo medicamento, su consumo debe ser responsable y orientado por profesionales.

Existen algunas afirmaciones frecuentes; la palabra de los especialistas permiten despejar dudas y identificar los mitos falsos y las verdades certificadas.

1- “Las pastillas anticonceptivas causan un aumento de peso”

María Alejandra Macías, médica tocoginecóloga, lo califica de mito. “Las pastillas son un método hormonal de bajas dosis que no generan aumento de peso”, señala y advierte que eso puede estar vinculado a otros factores como el crecimiento constante en la etapa de la adolescencia, la ingesta de alimentos y los cambios emocionales. Recomienda mantener siempre una alimentación saludable y actividad física.

“Las pastillas anticonceptivas no causan un aumento de peso en su gran mayoría, pero puede haber algunas combinaciones hormonales (excepcionales) que acrecientan el apetito y hacen más lento el metabolismo, lo que puede facilitar esa situación”, acota Fabiana Reina, médica ginecóloga infantojuvenil y de la adolescencia.

Por su parte, Figueroa expresa que no está verificado a ciencia cierta una vinculación entre las pastillas y el peso. Sin embargo, agrega que puede haber un incremento muy leve por retención de líquidos y grasa localizada por una cuestión hormonal.

2- “Después de tomar pastillas anticonceptivas durante mucho tiempo, es difícil quedar embarazada”

Los expertos aseguran que esta afirmación se trata de un mito. “El mejor ejemplo de que esto no es real es que hay muchas personas con capacidad de gestar que dejan el anticonceptivo por el período famoso e innecesario de ‘descanso’ y se quedan embarazadas de inmediato”, explica Reina.

“Quien toma anticonceptivos tendrá la misma fertilidad al dejar de tomarlos que la que tenía antes de iniciar las relaciones”, agrega la especialista.

En consonancia, Figueroa asevera que hay pacientes que dejan de tomar los anticonceptivos orales y al mes siguiente presentan un test de embarazo positivo, por lo que sostiene que es totalmente reversible la fertilidad al dejar las píldoras.

Macías asegura que esa afirmación es una falacia como así también lo es el descanso de las pastillas. La persona debe tomarlas el tiempo que sea necesario mientras no existan contraindicaciones. Al suspender el consumo, la fertilidad regresa.

3- “Tomar pastillas anticonceptivas aumenta el riesgo de contraer cáncer o depresión”

Figueroa señala que actualmente se siguen realizando estudios sobre el tema. “Hay una protección con la toma de anticonceptivos que genera una disminución de riesgo de contraer algunos tipos de cáncer como ser el de ovarios, endometrio y colon”, expresa. Asegura que si el paciente se realiza los controles necesarios y en forma periódica y oportuna (Papanicolau, colposcopía y ecografías mamarias, entre otros) es bajo el riesgo de tener complicaciones.

Por otro lado, añade que es una consulta frecuente el cambio de carácter y tal vez la depresión por la toma de algunos anticonceptivos. Por esta razón, insiste con la importancia de estar siempre supervisados por un profesional.

“Las pastillas tienen bajas dosis de hormonas y no aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Sí están contraindicadas en pacientes que ya tienen diagnóstico de cáncer -advierte Macías-. Los anticonceptivos orales inhiben la ovulación, por lo tanto, previene el cáncer de ovario y endometrio, pero no se lo indica para tal fin”.

“Si razonamos que alrededor de cinco a seis millones de mujeres en Latinoamérica toman anticonceptivos, la incidencia del cáncer o de la depresión seria incontrolable. Sin embargo, se ha visto que en aquellas pacientes con bajo riesgo de contraerlo, no aumentaba el riesgo relativo de desarrollar mayor incidencia de los problemas que se denuncian”, explica Reina.

De todos modos, la especialista admite que en casos de pacientes de riesgo se puede usar gestágeno solo en pastillas, lo que resulta efectivo y seguro.

4. “Algunos anticonceptivos orales ayudan al crecimiento del pelo y a controlar el acné”

Según los especialistas, esta afirmación es verdadera.

Macías expone que hay una gran variedad de pastillas anticonceptivas y que es importante que el ginecólogo elija cuál es la adecuada para cada caso. Así como algunas pueden mejorar el acné y el crecimiento del vello, otras pueden empeorar estos aspectos.

“Algunos anticonceptivos evitan, retrasan o enlentecen el crecimiento del vello (hirsutismo); luego pasa que hay otros que tienen una combinación con un gestágeno, lo que provoca un aumento en el crecimiento del vello en algunas pacientes”, precisa Reina.

Figueroa comenta que el anticonceptivo puede provocar una leve caída del cabello o que éste se vuelva más fino (debido a las hormonas, sobre todo progestágenos) y que hay algunos específicos que ayudan a tratar el acné con resultados muy efectivos.

Aspectos a tener en cuenta:

- Consultar a un profesional de la salud antes de iniciar la toma de pastillas anticonceptivas para recibir asesoramiento.

- Realizar un seguimiento médico.

- Tomar las pastillas siempre a la misma hora. Elegir un horario cómodo y respetarlo.

- Dejar la caja en un lugar visible, poner alarma o recordatorio (la pareja de la mujer puede colaborar también).

- Se debe asociar la toma a un hábito cotidiano como cenar, cepillarse los dientes, desayunar, etcétera.

- Ante la mala toma u olvido se puede y debe usarse el anticonceptivo de emergencia (pastilla del día después) y continuar con la toma correcta de las pastillas.

- Se aconseja evaluar otros métodos anticonceptivos de larga duración en caso de olvidos reiterados o de consumo en horarios desordenados.

- Los medicamentos comunes de uso frecuente no interfieren con el efecto de los anticonceptivos.

- Hay que elegir las pastillas adecuadas y permanecer con ellas. Cambiarlas todos los meses aumenta el riesgo de efectos adversos.

- Los anticonceptivos solo previenen embarazo. Se aconseja el uso de preservativo para doble protección, ya que es lo único que previene las infecciones de transmisión sexual.

(Producción periodística: Mariana Ávila).

Comentarios