Entre el miedo y el alivio las familias aceptan el regreso a las clases - LA GACETA Tucumán

Entre el miedo y el alivio las familias aceptan el regreso a las clases

01 Mar 2021
4

Lucía Bejas

Los Padres

“Me asusta, pero tienen que volver”

“Creo que nadie está preparado para volver a la normalidad porque estamos viviendo algo que no pasó nunca y que la mayoría desconocemos. Todo será prueba y error”, dice José Chacana, de 35 años, padre de Renata (de 7). Dice que en el colegio de su hija les explicaron bien el protocolo. “Pero dudo que se pueda cumplir, son niños y el hecho de no compartir una botella, no prestarse el lápiz, no jugar a los choques de manos es algo muy complicado de entender para los chicos”, dice. “Me asusta mandarla -reconoce- pero creo que en algún momento deben volver a ver a sus amigos y docentes. Los padres debemos dar el ejemplo, si la señorita dice que no podemos pasar al colegio, no pasamos. De igual manera, ella irá sólo los lunes, el martes va el otro grupo y los demás días será virtual para trabajar en la desinfección”, cuenta.

José Chacana


“Más miedo tengo de que nos vuelvan a guardar”

Lucía Bejas, madre de Thiago y de Tomás, de siete y cinco años, respectivamente, tiene plazo hasta el jueves para prepararse porque hasta entonces las clases en la escuela serán virtuales. “Todavía no me informaron el horario ni tampoco el protocolo. Espero que mañana me expliquen todo porque tengo miedo. Si se respeta la distancia y el uso del barbijo en todas las aulas creo que me quedaría tranquila, será una tarea difícil para los maestros que esto se cumpla, pero confío en ellos”, sostiene. Pero el mayor miedo para Lucía es que aumenten los casos de covid en la provincia. “Y nos guarden de nuevo a todos como al principio. Ojalá que salga todo bien, si no va a parecer que todo el esfuerzo del año fue en vano”, anhela.


“Tengo temor: Mi esposo es fumador”

“Cada casa es un mundo, cada quien sabe la forma que se cuida. Sólo que ahora, con el inicio de clases presenciales, si no se cuidan, no sólo comprometen la salud de su propia familia, sino también la familia de los compañeritos”, advierte Florencia Medina. “Nosotros somos papás de una nena que va a ir a jardín de 4 años y a pesar de que ella entiende todo, todavía seguimos enseñándole como se debe cuidar. Mi temor es que ella se contagie porque además tengo una bebé en casa de siete meses y mi marido es fumador. Desde que comenzó la pandemia que nos cuidamos, y le enseñamos a ella; pero ahora no sabemos qué puede pasar, más si algunos de los papás de sus compañeritos no les enseñan a cuidarse”, dice angustiada.


“Los chicos perdieron el hábito de estudio”

Sandra Jarma, mamá de Valentina, de 16 años, es consciente de que todos los padres, docentes y alumnos mantienen dudas con respecto a este año. “De hecho, es una situación nueva para todos, hay temor al contagio, incertidumbre por el cursado, por los horarios, por la nueva manera de aprender, por la higiene y seguridad de los chicos. En fin, todo es incierto. Pero sin dudas todos estamos poniendo buena voluntad para afrontar el temporal, con la esperanza de salir de esta pandemia que tanto nos afectó por el miedo al contagio. Nadie sabe cómo reaccionará su cuerpo y sus defensas ante el virus”, dice. “También está el hecho de que los chicos han perdido los hábitos de estudio, de responsabilidad, de orden, en fin... Todo lo que la escuela brinda en la presencialidad y que durante el 2020 se amortiguó o se perdió y que ahora se deberá remontar. Creo que mis hijas están ansiosas por volver a ver a sus compañeros. Una de ellas cursó el último año durante la cuarentena y fue muy frustrante”, añade Sandra.

Los docentes

“Miedo a la gente que no cumple”

Rosa Quiroga, preceptora en un colegio, dice que lo más problemático es que las decisiones del Ministerio se toman a último momento. “Los docentes y también los padres y alumnos tenemos muchas expectativas de volver paulatinamente al 100% de la presencialidad. Soy una convencida de que el año pasado quedó demostrada la necesidad de contacto directo del alumno con el maestro, porque ambos agentes se retroalimentan dentro del aula”, explica. Piensa que todos deben saber ya el protocolo de cada institución y cuenta que en su colegio ya se capacitaron. Rosa reconoce: “miedo a contagiarme sí tengo, y creo que todos tenemos miedo. De igual manera, le tengo más miedo a la sociedad que no cumple con lo que se le pide que a otra cosa. Espero que esta vez hagan caso así no nos encierran de nuevo”, advierte.


“Feliz de poder volver”

“La presencialidad es la mejor manera de relacionarnos con nuestros alumnos. Nos permite saber cómo son, mirarlos, saber si entendieron el tema, si estudiaron y si resolvieron las tareas que les dimos. Creo que si todos actuáramos con responsabilidad y cumplimos los protocolos correspondientes no habrá problemas. Estoy feliz de poder volver”, sintetiza Marcela Sgroi, profesora de Lengua y Literatura de un colegio. “Para mí el vínculo que genera lo presencial es muy importante. Los docentes nos preparamos para estar frente a nuestros chicos. Viví la cuarentena cumpliendo las normativas correspondientes y amigándome con la tecnología. Gracias a la ayuda de mis colegas pude trabajar con mayor seguridad y aprendí a usar algunas herramientas.  En casa está mi mamá, que tiene 81 años, y si bien goza de buena salud tenemos que tomar las precauciones necesarias para evitar el contagio”, cuenta.

Alumnos

“Feliz por volver a ver a mis compañeros”

Magalí Lugones, de 17 años, comenzará este lunes el último año de la secundaria en el Colegio de la Santa Cruz: “mi mayor duda es saber si vamos a vivir el último año como todos queremos o no. Sería triste vivirlo como los egresados del año pasado. No conozco el protocolo en profundidad, pero nos dijeron que es obligatorio el uso de barbijo todo el día, mantener mínimo un metro y medio de distancia y llevar cada uno su sanitizante de manos. No será como esperaba, pero estoy feliz de poder volver a ver a mis compañeros”, dice. El mayor miedo de Magalí es contagiarse y perder parte de su último año. “Espero que no haya casos en el colegio. En mi curso nos separaron en dos grupos”, detalló.

“Estoy preparado y conozco el protocolo”

Luis y Juan Pablo García, alumnos del Colegio Belgrano, están entusiasmados con volver a ver a sus compañeros. “Estoy más que preparado y conozco el protocolo para volver a clases, por ahí me da miedo el hecho de que alguno se puede contagiar y esparcir el virus a todo el colegio, lo que ocasionaría aislarnos a todos. En nuestro caso vivimos con nuestra abuela, así que mi miedo es ese”, explica Luis. Juan Pablo, por su lado, muestra otra inquietud: “lo que más me preocupa es que me pregunten algo del año pasado, realmente no me acuerdo nada, creo que, en realidad,no aprendí nada”, dice con una sonrisa de picardía. “Todavía no nos dijeron nada sobre los horarios, pero sí que los cursos se van a dividir en dos grupos”, agrega.


“No nos gustaría volver a la virtualidad”

Después de un año con clases virtuales, a Milena Salem, de 17 años, volver a la presencialidad le suena como algo extraño. “Me genera muchas dudas pensar en qué tan difícil va a ser volver a prestar atención estando frente a frente con un profesor, ya que por medio de las clases virtuales distraerse era mucho más fácil. También cómo va a ser la consistencia de las clases, si de acá a un par de meses seguiremos igual o si alguna ola de contagios nos va a impedir seguir a pesar de cumplir con los protocolos. Esto último creo que es lo que más ruido nos genera a todos, ya que volver a la virtualidad completamente es algo que a muchos no nos gustaría, no podemos negar que las clases presenciales facilitan muchísimo más el aprendizaje en todo sentido”, dice la joven. Milena dice que su colegio compartió videos por Instagram explicando los protocolos y también envió mails desde el primer día para que los chicos estén preparados.

Comentarios