Okyyy, el tucumano que pisa fuerte en el mundo del streaming - LA GACETA Tucumán

Okyyy, el tucumano que pisa fuerte en el mundo del streaming

El joven es streamer y músico. Gracias a la pandemia pudo crecer en sus redes y hoy suma cientos de miles de seguidores virtuales.

24 Feb 2021
2

PERSONALIDAD. Okyyy tiene 21 años y desde 2019 vive en Buenos Aires, desde donde hace transmisiones on line que son seguidas masivamente.

En otras épocas hablar de un artista completo era hacer referencia a grandes figuras del espectáculo, con cualidades natas para la danza, la actuación o el canto, que se desenvolvían en el teatro o la televisión. Hoy las reglas del juego han cambiado y se presenta ante el público una nueva camada de virtuosos jóvenes que despliega, con la misma variedad de condiciones, todas sus potencialidades en el ámbito de las redes sociales.

Ya no se trata solamente de saber cantar o actuar. Un artista completo es el que conoce el total funcionamiento del territorio on line y sabe cómo mantenerse activo, mutando según las tendencias lo pidan, abriéndose camino en diferentes plataformas y renovándose para brindar lo mejor a una audiencia cada vez más demandante y con infinitas opciones.

Octavio Juan Appo, conocido popularmente en las plataformas digitales como Okyyy, es tucumano, tiene 21 años y se define a sí mismo como streamer y músico. Aunque con modestia cuenta que no mide sus logros en base a sus números, estos son sorprendentes: 540.000 seguidores en Twitch (la plataforma para transmitir en vivo); casi 500.000 en Instagram y más de 350.000 suscriptores en YouTube, sumando sus dos canales (personal y de música).

Sus inicios en Twitch

“Siempre tuve mucho interés por la informática. Empecé con el mundo del internet y los videojuegos de muy chico gracias a mi hermano mayor, que entendía cómo funcionaba y me enseñó todo”, recuerda Octavio, que inició sus live streamings (transmisiones en vivo, de donde le viene el ser streamer) en septiembre de 2019. Tomó la decisión de comenzar con esas prácticas gracias a otro tucumano, conocido en las redes como El Dengue, fundador de la comunidad DNG, conformada por un grupo de coprovincianos que realiza la misma actividad en línea y vive en la misma casa en Buenos Aires.

Okyyy cuenta que, aunque fue difícil tomar la decisión de abandonar su casa, sus amigos e incluso sus estudios en pos de un sueño, siempre estuvo muy seguro de su elección. La única preocupación, sus padres: “mis viejos no entendían nada de lo que estaba haciendo: de un día al otro había decidido dejar segundo año de Nutrición e irme a vivir con 10 chicos a Buenos Aires. Mi objetivo más grande siempre fue hacer todo lo que pueda para hacerlos sentir tranquilos y orgullosos lo más pronto posible. Con orgullo digo que así fue”, asegura contento.

Su contenido en la plataforma es variado: desde partidas de videojuegos en vivo a lo que llama IRL (in real time), que define como “transmisiones en las que uno se sienta frente a la cámara e interactúa con gente, de manera libre a través del chat. Se puede hablar de lo que quiera tu público”, afirma.

Gracias a la pandemia

“Hoy en día, después de la cuarentena, todo el mundo sabe qué es el stream, pero en 2019 cuando iniciamos con los chicos, muy poca gente sabía o entendía en Tucumán lo que estábamos haciendo”, narra sobre sus inicios. Si bien afirma que su trabajo ya venía “encaminado” antes del covid-19, el aislamiento le cambió la vida. “Soy lo que soy hoy gracias a ella (por la pandemia). Toda la comunidad del stream argentino y a nivel mundial creció abruptamente a causa del coronavirus”, agrega.

DESPARPAJO. Octavio Juan Appo recomienda no escuchar las críticas.

La DNG (la comunidad de la que participa) vive en Buenos Aires. Actualmente, Octavio se aloja en “La Adolfina”, la ex casa de Coscu (Martín Pérez Disalvo, el mayor referente argentino de esta práctica). Cree que lo más loco que le ha pasado es estar a cargo de esa casa, por dónde pasaron todos los exponentes de la escena nacional.

Vivir del sueño y crecer

“Hoy es mi vida, mi carrera y mi trabajo. Después de pelearla un montón, cuento con un contrato con la plataforma misma, que me permite vivir bien de lo que hago y en donde vivo, que es mi casa y mi oficina. No solo somos una comunidad, sino también una empresa, y contamos actualmente con dos Stream House, en Belén de Escobar y Nordelta”, relata.

Appo afirma que existe mucha gente que discrimina al grupo por ser del interior. “A mí me enorgullece serlo. No me importa mucho (ser discriminado)”, acota. Por esta razón, su objetivo es hacer crecer la comunidad, dándole la oportunidad a gente de las provincias de lucirse en el stream o hacer música y poder vivir de ello. “Quiero llevar la escena argentina junto con mis colegas a un plano internacional, y seguir creciendo y profesionalizándome cada vez más en mi carrera musical”, avisa.

También músico

Okyyy es un éxito en Spotify y en YouTube. Su más reciente canción, “Lovely”, en colaboración con Rhino, lanzada el 29 de diciembre del año pasado, ya se acerca al millón de reproducciones en la plataforma de video. “Desde muy chico arranqué con la guitarra, el teclado, las consolas y la producción musical. Si bien nunca lo había encarado seriamente, era mi sueño de niño y nunca dejó de serlo. Estando en Buenos Aires y teniendo la oportunidad de por fin hacerlo y animarme, no tardé mucho en actuar”, reconoce. Según dice, su público recibió muy bien su música y creció su número de seguidores por ello e incluso se le abrieron nuevas posibilidades de trabajo: “después de mi estreno de ‘Chica Dolce’ (lanzado en julio, hoy con 2.5 millones de reproducciones en YouTube) con Luan Sounds, empecé a tener cabida con artistas muy reconocidos y he trabajado con Luck Ra, Frijo y Danilo Montana, entre otros”, remarca.

Lo importante, la actitud

Para triunfar en Twitch -dice Octavio- lo importante es ser uno mismo y no fingir, pero sobre todo ser constante. “El que se cansa, pierde”, subraya. Al ser consultado sobre qué se necesita para ser streamer, resume: “que te importe absolutamente nada lo que diga la gente, ni siquiera tus amigos o familia: sólo vos lo tenés que entender. Al principio se te van a reír, denigrar o burlar. Cuando lo logrés, todos van a querer ser tus amigos, todos van a querer una foto. Si logras ignorar las opiniones ya no te hace falta nada más que actitud para lograrlo”, aconseja a quienes pretenden iniciarse en este mundo.

Y agrega: “No se limiten. El que tiene ganas realmente, todo lo puede. Es importante hacer lo que sentís dentro de tu corazón siempre. Lo que te haga sentir, por ahí es; no lo dudes, por algo lo sentís”.

(Producción periodística: Nicolás Sánchez Picón)

Comentarios