Dudas y certezas sobre el estado de las escuelas - LA GACETA Tucumán

Dudas y certezas sobre el estado de las escuelas

22 Feb 2021 Por LA GACETA

A pocos días del comienzo del ciclo lectivo, varias dudas persisten con respecto al estado de los edificios escolares, que fueron planteadas en reuniones de los supervisores escolares con las autoridades de Educación. De acuerdo a lo que se ha sabido, y por las voces de alarma que han trascendido acerca de la situación de varios edificios, la situación es inquietante, debido a que durante todo el año pasado fue escaso o nulo el mantenimiento en muchos locales, además del hecho de que antes de la pandemia muchos requerían reparaciones u obras de envergadura. El ministro de Educación ha respondido, no obstante, que “hay confiar en el sistema educativo” y que las aulas estarán listas con el inicio de las clases.

En la provincia hay 2.500 establecimientos educativos, si bien la cantidad de edificios es menor. En un petitorio que hicieron al ministro, los supervisores plantearon la semana pasada que la reparación de los edificios escolares y la cobertura de cargos vacantes son indispensables. “En reiteradas oportunidades los supervisores venimos poniendo en conocimiento sobre el estado de los edificios escolares, y solicitando la reparación y su equipamiento, como también la cobertura del personal auxiliar, cuyas tareas cobran mayor relevancia en este contexto de pandemia”, dijeron. “Es de imperiosa necesidad acondicionar el estado edilicio y proveer de recursos materiales y humanos para su normal funcionamiento”, añadieron. Explicaron que luego de un año sin haber concurrido a las escuelas, los locales no fueron mantenidos ni refaccionados, y a esto se agregaron los problemas estructurales preexistentes, como el vandalismo reiterado (un problema notorio cada comienzo de año escolar); la falta de agua; sanitarios en malas condiciones; techos y paredes deteriorados; falta de luminarias; reparación del sistema eléctrico y falta de cerramiento seguro. Además, el hecho de que las cooperadoras de las escuelas no hayan funcionado el año pasado agravó la situación debido a que no ingresó el dinero que surgía de allí y de los quioscos, que se dedicaba a requerimientos de mantenimiento cotidianos.

En estos días se conoció el estado crítico de algunas escuelas, como la de Comercio “República de Panamá”, de Concepción, a la que concurren 2.000 alumnos, que tiene galerías y aulas anegadas; baños de alumnos y docentes; cocina y sala de profesores en mal estado. También trascendió el estado de la escuela “República de Paraguay”, ubicada al oeste capitalino, que se encuentra cubierta de malezas, y cuyo jardín de infantes fue vandalizado y desmantelado por ladrones hace pocas semanas.

Los supervisores dijeron que se les pidió que informaran la situación de cada escuela a su cargo. “En la provincia tenemos 47 supervisores de primaria que atienden entre 12 y 14 escuelas cada uno, y en el caso de los secundarios, alrededor de 50 escuelas por docente, por lo que trazar un sistema particular para cada establecimiento requeriría de mucho tiempo y trabajo para una sola persona a tan pocos días del inicio de clases”, explicó una supervisora. Añadió que las autoridades dijeron ser conscientes de que no todas las escuelas podrán comenzar el ciclo lectivo en forma presencial porque tienen problemas edilicios. “Los más graves son los de baños y provisión de agua. Nos dijeron que las escuelas, a medida que vayan solucionando sus inconvenientes, se podrán ir sumando. Es decir, que comenzarán sólo las escuelas que estén en condiciones de hacerlo”, expresó. Según se sabe, la Secretaría de Bienestar Educativo ha gestionado fondos de Nación (unos $2.700 millones) para la reparación de las escuelas públicas. Los supervisores dijeron que en esta semana debería haber reuniones con directores y docentes para evaluar las necesidades. No obstante, el ministro de Educación asegura (en entrevista con LA GACETA) que ya está “a toda marcha el acondicionamiento de los edificios”, y que el monto del aprestamiento se duplicó y pasó de 20 a 40 millones de pesos. “Se han depositado en las cuentas de las escuelas los montos correspondientes a los fondos de aprestamiento para realizar tareas de herrería, desmalezamiento, arreglos de sanitarios, pintura, electricidad, entre otras tareas”, dijo. También explicó que se han designado 251 conserjes. “Lo que hay es una expectativa muy grande por la presencialidad. Cuando los chicos vuelvan al aula el sistema educativo estará preparado porque siempre responde”, concluyó. El desafío está planteado, y es de esperar que en los escasos días que restan para el comienzo lectivo se cumpla con las expectativas de alumnos, docentes y padres.

Comentarios