Los congresistas dijeron que necesitaron entre 900 y 11.300 dólares para llegar a fin de mes en 2019 - LA GACETA Tucumán

Los congresistas dijeron que necesitaron entre 900 y 11.300 dólares para llegar a fin de mes en 2019

En promedio y sin contar a Alperovich, un representante de esta provincia en el Congreso requirió U$S 2.200 para cubrir gastos mensuales.

22 Feb 2021 Por Irene Benito
1

Sin contar los gastos declarados por el senador con licencia José Alperovich, un congresista tucumano necesitó en promedio U$S 2.200 ($ 139.000) para llegar a fin de mes en 2019 (los montos se expresan en la moneda estadounidense para mitigar el impacto la inflación -ver cotizaciones-). Si se incluye a aquel funcionario con patrimonio declarado de $ 1.390 millones, la cifra alcanza los U$S 3.000 ($ 189.000). El análisis de las últimas declaraciones juradas de bienes presentadas en la Oficina Anticorrupción (OA) revela que los representantes de esta provincia requirieron entre U$S 900 y U$S 11.300 para cubrir sus gastos mensuales durante el anteaño pasado.

Aunque los promedios de U$S 2.2.00 y U$S 3.000 lucen elevados, estas cifras expresan “un ajuste” en la mayoría de los casos considerados respecto de 2018. Sólo los diputados Lidia Ascárate, Beatriz Ávila y Pablo Yedlin expusieron aumentos en el nivel de vida tanto en pesos como en dólares. El ejemplo representativo del grupo es el propio Alperovich, quien pasó de gastar U$S 13.100 por mes en 2018 a los U$S 11.300 ($ 711.000) del año siguiente. Aún con esta contracción, el ex gobernador se mantiene cómodo en la punta del ranking de consumos expuestos en 2019 (ver en esta edición).

Las declaraciones juradas disponibles en la OA exhiben que, con U$S 900 o 
$ 58.000, el diputado Mario Leito fue el que menos gastó en el período analizado. Él y su compañera de bloque, la diputada Gladys Medina, son los únicos dos congresistas que dijeron haber recortado sus erogaciones en pesos respecto de 2018 (ver cuadros individuales). El diputado Domingo Amaya quedó afuera de la comparación puesto que su relación de bienes indica que no hizo desembolsos personales en 2019. El funcionario adelantó que había habido un error y se comprometió a rectificarlo. En idéntica posición están Mabel Carrizo y Carlos Cisneros, pero en relación con los gastos expuestos en 2018. Con un incremento interanual del 112%, Ascárate quedó posicionada como la legisladora nacional que más incrementó sus consumos en 2019.

Una ecuación decisiva

El gasto personal alude a las sumas globales empleadas para el mantenimiento propio y del grupo familiar a cargo. Ese rubro comprende desde la alimentación; el transporte; el vestido; la salud; el entretenimiento; la educación y los costos fijos de la vivienda hasta el turismo y la beneficencia. Esta producción refleja los aportes que los diputados y senadores declararon que hicieron individualmente puesto que los consumos y otros datos de los cónyuges o parejas no son de acceso libre (desde 2013 forman parte de un anexo reservado en virtud de una reforma legal). Por esa razón, los números exteriorizados por los legisladores nacionales tucumanos sólo representarían una parte del gasto familiar. Para obtener la fotografía completa habría que determinar qué contribuciones hicieron a la economía familiar los otros trabajadores que la componen.

El examen de los bienes, ingresos y egresos de los funcionarios públicos sólo puede ser practicado respecto de quienes prestan servicios en el orden nacional puesto que en Tucumán impera el secretismo desde hace 48 años por disposición de la Ley 3.981 de 1973. El “salto” a la liga política de Nación permitió detectar que el hoy gobernador Juan Manzur (foto) había expuesto un gasto mensual de 
$ 300.000 en 2009 -equivalente a U$S 75.000 según la cotización de esa época-, año en el que juró como ministro de Salud de la ex presidenta y vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Nadie pudo superar todavía ese nivel de erogaciones.

Más allá de ofrecer una idea aproximada sobre el estilo de vida de los funcionarios, la prueba de los gastos informados es clave para justificar los incrementos patrimoniales registrados en cada ejercicio porque el patrimonio inicial más la renta equivale al patrimonio final más el consumo.

El senador con licencia declaró que su gasto mensual en pesos subió el 40% respecto de 2018. En dólares, el consumo volvió a bajar: pasó de U$S 13.100 a U$S 11.300. Los desembolsos mensuales informados por Alperovich, que es el miembro más acaudalado de la Cámara Alta, equivalían a U$S 15.500 
en 2017.

La senadora declaró que su gasto mensual en pesos subió el 26% respecto de 2018. En dólares, el consumo bajó: pasó de U$S 3.400 a U$S 2.700 en 2019. Con estos desembolsos, la funcionaria ocupa el quinto lugar del ranking (ver en esta edición). Las erogaciones mensuales informadas por Mirkin equivalían a U$S 5.700 en 2017.

La senadora declaró que su gasto mensual en pesos subió el 37% respecto de 2018. En dólares, el consumo bajó: pasó de U$S 3.700 a U$S 3.100. Con estos desembolsos, la funcionaria ocupa el tercer lugar del ranking (ver en esta edición). Las erogaciones mensuales informadas por Elías de Pérez equivalían a U$S 6.500 en 2017.

El diputado consignó $ 0 en la celda de gastos personales de la declaración jurada correspondiente al período de 2019 que presentó en la Oficina Anticorrupción (OA). Consultado al respecto, Amaya dijo que iba a consultar a su contador y a rectificar el dato. El diputado había declarado consumos mensuales por $ 130.000/U$S 3.330 en 2018.

La diputada declaró que su gasto mensual en pesos subió el 112% respecto de 2018. En dólares, el consumo también subió: pasó de U$S 1.800 a U$S 2.400 en 2019. Con estos desembolsos, la funcionaria ocupa el sexto lugar del ranking. Las erogaciones mensuales informadas por Ascárate equivalían a U$S 2.700 en 2017.

La diputada declaró que su gasto mensual en pesos subió el 66% respecto de 2018. En dólares, el consumo también subió, aunque levemente: pasó de U$S 2.700 a U$S 2.800 en 2019. Con estos desembolsos, la funcionaria ocupa el cuarto lugar en el ranking (ver). Las erogaciones mensuales informadas por Ávila equivalían a U$S 2.500 en 2017.

El diputado declaró que su gasto mensual en pesos subió el 20% respecto de 2018. En dólares, el consumo bajó: pasó de U$S 3.000 a U$S 2.200 en 2019. Con estos desembolsos, el funcionario quedó en el séptimo lugar del ranking (ver en esta edición). Las erogaciones informadas por Cano equivalían a U$S 3.100 en 2017.

La diputada declaró $ 0 en la celda de gastos personales de la declaración jurada del ejercicio 2018. Un funcionario del entorno de Carrizo dijo que iba a chequear con el contador este dato, que impide hacer comparaciones interanuales. En cuanto al resultado de 2019, la funcionaria ocupa el noveno lugar del ranking de consumos.

El diputado declaró $ 0 en la celda de gastos personales de la declaración jurada del ejercicio 2018. Consultado al respecto, Cisneros manifestó que iba a chequear este dato, que impide hacer comparaciones interanuales. En cuanto al resultado de 2019, el funcionario ocupa el octavo lugar del ranking de consumos.

El diputado declaró que su gasto mensual en pesos bajó el 53% respecto de 2018: él y Medina son los únicos congresistas que consignaron una reducción en este rubro. En dólares, el consumo cayó aún más: pasó de U$S 3.100 a U$S 900 en 2019. Con estos desembolsos, el funcionario ocupa el décimo lugar del ranking de consumos.

La cotización promedio del dólar minorista informada por el Banco Central al 30 de diciembre de 2019 ascendía a $ 63. El tipo de cambio minorista se ubicó en $ 39 en la última rueda de operaciones de 2018 en los principales bancos y entidades financieras.

La diputada declaró que su gasto mensual en pesos bajó el 22% respecto de 2018: ella y Leito son los únicos que consignaron una reducción en este rubro. Con estos desembolsos, la funcionaria ocupa el séptimo lugar del ranking (ver en esta edición). En dólares, el consumo cayó más aún: pasó de U$S 4.600 a U$S 2.200 en 2019.

El diputado declaró que su gasto mensual en pesos subió el 83% respecto de 2018. En dólares, el consumo también subió: pasó de U$S 3.000 a U$S 3.400 en 2019. Con estos desembolsos, el funcionario ocupa el segundo lugar del ranking (ver en esta edición). Las erogaciones mensuales informadas por Yedlin equivalían a U$S 4.400 en 2017.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios