Si no bajaban de peso, se terminaban sus carreras deportivas. - LA GACETA Tucumán

Si no bajaban de peso, se terminaban sus carreras deportivas.

Bajaron kilos, subieron emociones

06 Feb 2021 Por Mariana Apud
1

José María Cabrera, ciclista.

José María Cabrera - Ciclista

“La obesidad es muy mala, pero no te das cuenta. Es una enfermedad. A veces me da lástima ver que quieren ‘normalizar la vista’ de la obesidad, pero no, es algo malo”, sentenció José María Cabrera. Catamarqueño, además de ser fotoperiodista especializado en automovilismo, se destacó en la región por haber terminado dos veces el  Rally Trasmontaña de mountain bike. En sus redes sociales compartió en varias ocasiones sus progresos, lo que lo llevaron a competir en la exigente carrera por las montañas tucumanas.

“Cuando me pesé,  después que ya había bajado algo, pesaba 189,60 kilos”,  rememora sobre los kilos que portaba en 2016. Cuando ya no dormía bien y los problemas lo agobiaban empezó un proceso natural para bajar de peso. “Lo máximo que bajé fue a 94 kilos, pero luego agregué masa muscular y quedé en 98. Recordando que tengo más de 10 kilos de colgajos, ahora estoy en 113”, brinda la cronología de lo que fue mostrando la balanza que no estuvo ajena a los trastornos que ocasiona la pandemia. Cabrera empezó motivado por un amigo, pero la propuesta de caminar no lo sedujo lo suficiente como para mantener el hábito. “Fue cuando apareció una ‘bici’, ahí cambió todo”, explicó el catamarqueño.

“En muy poco tiempo noté cambios físicos, eso me entusiasmó muchísimo. Convertí la bicicleta en una medicina obligatoria que tenía que tomar todos los días”, comparó el biker. Cabrera podría haber tomado otro camino en su deseo de lograr el bienestar, pero sus sensaciones se lo impidieron. “Pensé mucho en operarme, pero la verdad, evito hasta ir al dentista.  Así que fue todo natural. Lo que sí me tengo que operar son los colgajos. Es una operación seria y costosa que espero hacerla en algún momento”, anheló. “Realmente apelo a los políticos a que creen más programas para tratar la obesidad, nos está invadiendo y no nos damos cuenta”, afirmó exigente.

Fabián Scalora - Piloto de Rally

El múltiple campeón de rally establece los dos motivos que lo llevaron a insistir en bajar de peso. “No llegué a hacerme una cirugía. Siempre hice dieta, primero, por mi salud; primordial. Y segundo porque me cuido la silueta y me gusta verme bien”, indicó Fabián Scalora. Una meta deportiva no se percibe, pero... “El sobrepeso en la butaca, claramente, no era bueno. Me di cuenta de que me cansaba mucho más, estaba muy incómodo y era peligroso en caso de un accidente en el camino”, comentó el piloto. Llegó a pesar 106,5 kilos y en su percepción, teniendo en cuenta que mide 1,80, no se consideraba obeso, sí con sobrepeso. “Hice la ‘Dieta de la luna’, la ‘Dieta disociada’. La que veía, la hacía. Bajaba y subía hasta que terminé en un nutricionista. Fue lo mejor que pude hacer. Me mantengo entre los 88 y 90 kilos”, sintetiza no sin remarcar que mantenerse requiere la misma disciplina y esfuerzo para haber logrado un descenso de peso saludable. “Me tengo que cuidar permanentemente. Trato de hacer una vida muy sana de lunes a sábado y me tomo mi permitido los domingos”, detalló “Mamadera”.
Scalora sufrió la covid-19 y no duda que, si bien no la pasó bien teniendo el estado físico actual, su historia de recuperación hubiese tenido otro resultado de haber mantenido su figura pasada. Por ello es que lo que logró lo cuida y cuidará como un tesoro. “Me hace feliz el cambio. Cuando veo que subo algunos kilos, me esmero mucho y trato de bajarlos cuanto antes”, concluyó el corredor.

Bernardo Maldonado - Atleta especialista en pista

“El descenso de peso fue la movida que me llevó a este hobby que empecé a tomarme de manera profesional: correr”, cuenta Bernardo Maldonado en las cientos de entrevistas que le hicieron. De “Bernie”, como se lo conoce tanto entre amigos y en el exigente mundo del atletismo, ya no se habla tanto del contraste entre los 110 kilos que tenía hace nueve años, con los 69 actuales. Muy al pasar, hace referencia a ello. Es como que el atleta, quizás, no le gana al gordo, pero sí lo empata. Del cordobés se habla de su buena temporada, breve debido a la pandemia, que cerró con el título nacional en los 5.000 metros llanos.

Juan Pablo Caro - Navegante de rally

Las robustas máquinas de rally pueden aguantar de todo, pero cuanto menos se las exijan, mejor. “Mis 146 kilos incidían en la competencia porque hay que tratar de bajar el lastre del auto”, explicó Juan Pablo Caro. Acostumbrado a ocupar la butaca de navegante, compite en los campeonatos provinciales y regionales. Actualmente, el taficeño se mantiene en los 80 kilos. “La cirugía, principalmente, me la hice por salud. Diabetes, hipertensión y problemas en las rodillas era lo que podía llegar a sufrir. Mi vida deportiva corrió peligro; es más ya había pensado en dejar de correr”, reconoció. Pensar en salir de prisa del auto en caso de un accidente con semejante peso era uno de los miedos. “Me devolvió la vida. Desde poder atarme los cordones, hasta volver a subirme a un auto de rally, que es lo que más me gusta hacer”, reconoció. “¡Fue un volver a nacer! Tanto que llegué a correr un Trasmontaña de mountain bike. Sobre todo quienes lo corrieron, saben que es una de las pruebas más duras del país”, dijo orgulloso el navegante. Ahora es el ciclismo el que también ayuda a mantener la línea, sumado a los nuevos hábitos saludables y las consultas médicas cada seis meses.

Temas

Tucumán
Comentarios