En Europa no recomiendan el uso de barbijos caseros - LA GACETA Tucumán

En Europa no recomiendan el uso de barbijos caseros

Se prefiere la utilización de distintas capas para evitar las nuevas cepas.

04 Feb 2021
1

La semana pasada, en contexto de un nuevo rebrote y la aparición de nuevas mutaciones del Covid-19, los gobiernos de Alemania y Austria prohibieron el uso de barbijos caseros en espacios públicos y, se estableció como obligatorio el uso de tapabocas quirúrgicos o tipo FFP2 (la variante europea de la que aquí conocemos como N-95). A su vez, el gobierno de Francia desalentó a sus habitantes a utilizar tapabocas de tela y caseros, argumentando que no son lo suficientemente eficaces.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), aclaró que el uso extendido del tapabocas de tela sigue siendo eficaz. María Van Kerkhove, responsable de la gestión de la pandemia en la OMS, aclaró su postura sobre los barbijos caseros. "Todas las personas de menos de 60 años que no tengan problemas de salud particulares pueden usar las mascarillas de tela, no quirúrgicas", dijo. No obstante, recalcó que las nuevas variantes del virus pueden llegar a ser más contagiosas, aunque afirmó que "no tenemos ningún indicio que sugiera que el modo de transmisión haya cambiado”.

Una mirada local

El médico Héctor Danoy Villa Micoy, profesional de apoyo adjunto en el Instituto Multidisciplinario de Salud, Tecnología y Desarrollo de Santiago del Estero, remarcó a LA GACETA que la discusión sobre el uso de mascarillas no sólo gira en torno a la capacidad de filtración y otros factores que determinan la efectividad del barbijo, sino que también se tiene en cuenta la disponibilidad de recursos. En ese sentido advirtió que los barbijos Atom Protect (conocidos como “los del Conicet”), serían óptimos para el uso diario no médico, siempre y cuando sean accesibles por los usuarios en cuestión, puesto que, para muchos pueden ser costosos.

Con respecto a los barbijos caseros, aconsejó: “no hay que olvidar que es una medida farmacológica más, que forma parte de un conjunto, y que necesariamente tiene que ir acompañada de la distancia social, el lavado de manos, la desinfección de objetos que ingresan al domicilio, evitar conglomeraciones y demás”. “En lo que respecta al tapabocas, la idea es que en la confección de los mismos, se utilice doble tela,  porque te da una capacidad de filtrado que es aceptable para uso cotidiano (espacios abiertos, centros de compra). Otra cosa muy importante es que el tapabocas llegue a cubrir nariz y boca, y que relativamente se ajuste bien a la cara. Ni muy ceñido, porque eso estiraría las fibras, lo que aumentaría la filtración y dificultaría la respiración, ni muy grande porque disminuye la filtración, debido a que tanto por nariz como por mentón, sigue ingresando aire”, aseguró.

Tipos de barbijos

En el caso de los barbijos N95 o FFP2, se considera que son el mejor tipo de tapabocas, puesto que filtran el 94% de las partículas más finas (0,6 micrómetros aproximadamente). En principio, estarían destinados únicamente para personal médico o a quienes tengan contacto permanente con enfermos.
Otra característica de estos barbijos es que por su construcción y los materiales de los que están hechos, se adaptan a la forma de la cara sin entreabrirse, lo que aumenta la seguridad del usuario. Por otra parte, por la densidad del barbijo es más difícil respirar con él, además de que son más caros.
Los barbijos quirúrgicos tienen como objetivo principal impedir que el portador contagie a los demás (no como el tipo de barbijo explicado anteriormente, que
filtra tanto el aire que ingresa, como el aire que egresa). Bloquea al menos 95% de las partículas de 3 micrómetros, y no se recomienda su uso prolongado (más de 4 horas).
Además de estos dos tipos, existe una tercera variante denominada Atom Protect, que fue desarrollada el año pasado por investigadores del Conicet. Estos barbijos son de uso social, no médico, y demostraron una capacidad de filtrado de hasta 70 % de los aerosoles, y al poseer propiedades antivirales, antibacteriales y antifungicidas son capaces de inactivar estos patógenos en instantes, impidiendo su acumulación como sucede en cualquier otro barbijo. Estos se diferencian de los N95, debido a que “las telas tejidas empleadas en su fabricación no satisfacen los requisitos que requiere la norma para ser considerado de tipo N95".

Comentarios