Afianzar lo deportivo; mejorar lo estructural es la prioridad en San Martín

Esa es la idea de Rubén Moisello, el elegido por el oficialismo para buscar la reelección.

01 Febrero 2021

Rubén Moisello será el candidato del oficialismo de cara a las elecciones”. Pasado el mediodía de ayer, el anuncio de Roberto Sagra alteró la calma de una jornada en la que el regreso a la actividad del plantel pintaba como una de las únicos temas sobresalientes en La Ciudadela. “Es la persona indicada para seguir adelante con el proyecto que iniciamos hace más tres años; y para lograr un crecimiento en la parte de institucional”, agregó el actual presidente.

Moisello es hincha “santo” desde la cuna y tuvo un paso por el club cuando se desempeñó como gerente general entre 2017 y 2018. Es un dirigente de la Asociación Bancaria de Tucumán y actualmente conduce el Hipódromo de nuestra provincia. “El y su equipo de trabajo fueron los únicos que se acercaron al club cuando la estaba pasando mal; brindaron un apoyo muy grande cuando muchos miraban para otro lado”, remarcó Sagra.

“Esto no es algo nuevo. Desde que Roberto decidió dar un paso al costado porque creía que seguir al frente podía llegar a ser perjudicial, Carlos (Cisneros) me llamó y me propuso ir como cabeza de la lista. Tenemos la ilusión de continuar un proyecto muy bueno; una gran gestión que se vio frustrada por la pandemia”, explicó Moisello en diálogo con LG Deportiva, dejando en claro que si los socios le dan el aval para conducir los destinos del club intentará reafirmar todo lo bueno que se viene llevando a cabo y hacer mucho hincapié en las cosas que faltan. “Yo acompañé la gestión durante un tiempo y conozco cómo trabajaron dentro del club. Roberto consiguió resultados en muchos aspectos en muy poco tiempo. Se logró un ascenso muy rápido y se mejoró muchísimo la parte administrativa-contable de la institución que hasta ese momento no estaba bien. Además se implementó un sistema muy bueno para la venta de entradas y se profesionalizaron muchas áreas del club”.

Si bien la lista será oficializada en las próximas horas, el dirigente aseguró que conformarán un equipo de trabajo en el que cada uno tendrá una función a cargo. “La idea es conformar una mezcla homogénea entre la actual comisión y nuevos dirigentes. Queremos que haya un buen balance entre gente de experiencia y jóvenes con ganas de crecer. Además incluiremos un número de mujeres porque en base a la experiencia que tenemos en la Asociación Bancaria, entendemos que son indispensables a la hora de conducir”, remarcó. “Me van a acompañar Ricardo Seoane, actual vicepresidente; y Bruno Sogno, un dirigente de la Bancaria que fue jugador del club hace algunos años”.

Durante los últimos años, en La Ciudadela apuntaron casi todos los cañones a la parte futbolística. Así, el equipo logró un ascenso y, pese a que no logró afianzarse en la máxima categoría, volvió a ser uno de los grandes animadores de la Primera Nacional hasta que la pandemia detuvo la pelota y en la AFA decidieron dejar de lado todos los méritos deportivos. Por eso, Moisello considera que ese camino no debe alterarse, pero que de la mano debe ir un crecimiento sostenido en lo estructural. “Tenemos que mejorar muchas cosas en ese aspecto; tanto en la cancha como en el complejo. Tenemos un estadio viejo, que tiene muchas falencias, por lo que ya estamos abocados a conseguir los fondos necesarios para aggiornarlo. Queremos que los hinchas que van a alentar al equipo tengan muchas más comodidades; por eso apuntaremos a modernizar La Ciudadela. En el complejo, si bien se hicieron muchas obras, tenemos pensado construir, entre otras cosas, un estadio cerrado para actividades como vóley, básquet y que le sirva también al plantel profesional en los días de lluvia, porque actualmente cuando eso sucede se debe salir a alquilar un lugar para que los jugadores puedan entrenarse”, aseguró.

Moisello toma con alegría y mucha responsabilidad este desafío. Su amor por el club y las ganas de verlo cada día más grande conforman un cóctel que le inyecta felicidad y compromiso. “Esto lo viví en parte cuando fui gerente. Es mezclar lo que uno siente, la pasión, con los conocimientos. Estar en un lugar al que le tenés tanto cariño y tener la chance de mejorarlo y llevarlo a lo más alto, es algo hermoso. Me pasó como gerente no poder ver partidos completos, pero que se compensaba con la satisfacción de ver que las cosas salían bien”, concluyó.

Comentarios