Aprender a manejar: una buena opción para las vacaciones - LA GACETA Tucumán

Aprender a manejar: una buena opción para las vacaciones

Momento ideal para cambiar de rutina. Instructores tucumanos explican lo que necesitás tener en cuenta si estás interesado en salir al volante.

23 Ene 2021
1

HACIENDO MANIOBRAS. En las academias se emplean estos conos para enseñar a estacionar y a hacer otras maniobras imprescindibles.

Saber manejar otorga una gran independencia que muchas personas buscan en su vida diaria para trasladarse de un lugar a otro, ahorrar tiempo y dinero, son una de las grandes ventajas que conlleva esta práctica. Como todo aprendizaje, lleva un tiempo determinado según cada uno y se desarrolla de manera paulatina, se adquieren los conocimientos necesarios y las habilidades para conducir de manera correcta.

Para tomar clases de manejo sólo se necesitan ganas de aprender y, sobre todo, mucha responsabilidad y paciencia, según afirman los instructores. A continuación, diferentes opciones y aspectos a tener en cuenta.

Generar conciencia

Test Drive es una academia de manejo que tiene como objetivo principal lograr que sus alumnos se superen a sí mismos, tengan confianza e independencia al volante “Nos diferenciamos por la creatividad, ya que día a día nos esforzamos por llevar a los alumnos ideas diferentes y novedosas para un aprendizaje efectivo y distendido”, señala Julieta Santillán, dueña e instructora. “Nuestro objetivo es concientizar cada potencial conductor para que logre un manejo seguro respetando las leyes, señales y agentes de tránsito”, agrega.

El curso que dictan consiste en cinco clases teórico-prácticas de hora y media cada una, las instructoras buscan al alumno de su domicilio (se puede utilizar el auto del alumno o el vehículo de la academia) y la clase finaliza en ese mismo lugar, se adecuan al horario y situación de cada uno.

Tienen 20% de descuento con Club La Gaceta las personas que se sumen al curso de manejo. Más información en sus redes sociales: Test Drive 2.0 en Facebook @testdrive2.0 en Instagram.

En seis horas

“Si se adquieren los conocimientos desde cero, normalmente en las primeras seis horas se aprende a manejar el auto, las salidas, hacer los cambios, frenar, maniobrar, rebaja de marchas, pendiente y marcha atrás. Aquí también se ven aspectos esenciales como el tablero, los guiños, las balizas y el uso del freno de mano”, señala Orlando Saldaño, instructor de manejo desde hace 12 años.

Taxista y camionera

Por su parte, Claudia Castro, dicta clases desde hace 14 años y para ello emplea su experiencia previa como taxista, chofer de colectivo y operando camiones en una minera. Asegura que conducir y enseñar son sus dos grandes pasiones. “Me gusta que la mujer aprenda, que sea independiente y salga adelante”, asevera.

“Las primeras clases se hacen en lugares tranquilos, donde el alumno tiene su período de adaptación”, explica. Familiarizarse con el volante, conocer los cambios, la utilización de los espejos, aprender a retroceder y estacionar, son algunos de los desafíos básicos que enseña Claudia antes de manejar en lugares más concurridos como avenidas y rutas, como así también para qué sirve cada parte del auto y las reglas de tránsito.

Superación

Florencia Giménez asegura que le llena el alma ayudar a las personas a superarse a sí mismas mediante el manejo. Tiene una academia y se dedica a enseñar desde hace más de siete años. En su caso, además de las prácticas, enseña teoría: la normativa vial, la parte mecánica básica del auto para poder desenvolverse si están solos, los aspectos legales y jurídicos, entre otros.

Seriedad, practicidad y mucha información son los tópicos principales a tener en cuenta. Para realizar el curso se necesitan ganas de aprender a manejar, responsabilidad con respecto a las clases y respeto a la persona que enseña y al vehículo “Siempre tratamos de transmitir que esta no es una enseñanza cualquiera, tenemos que ser responsables de lo que estamos haciendo y darle la importancia que esto conlleva. Estamos poniendo nuestra vida al volante y la vida de terceros”, dice la instructora.

¿Cómo vencer el miedo?

“Hay una frase muy cierta que dice ‘todos tenemos miedo a lo que no conocemos’, es importante conocer lo que uno hace y, en este caso, dominar el vehículo hasta llegar a la seguridad plena. Es normal que cada vez que enfrentamos algo nuevo tengamos miedo”, afirma Castro.

Giménez cuenta que muchos alumnos, al comenzar el curso, le transmiten a ella el miedo que tienen al volante o al hecho de salir a la calle con otros vehículos y afirma que normalmente esto se produce por ser algo desconocido o por una mala experiencia previa.

“Quiero transmitirles a todos aquellos que sienten miedo que sí se puede. Es todo cuestión de paciencia, de práctica sobre todo y de tenerse confianza. Es normal las primeras clases tener miedo, pero a lo largo del tiempo se dan cuenta de que sí se puede y depende de cada uno poder lograrlo”, subraya.

(Producción periodística: Mariana Ávila)

Consejos para principiantes

- Utilizar un vehículo con el cual te sientas cómodo.

- Tener mucha paciencia.

 -Se necesita coordinar los pies para el manejo del auto.

- Recordar que nadie nace sabiendo y que nunca es tarde para aprender.

- No compararse con otra persona, de lo contrario, analizar el propio crecimiento y progreso.

- No frustrarse, la práctica y la confianza en uno mismo son las claves para obtener buenos resultados.

- Utilizar un cartel de “principiante” en el vehículo para que los demás conductores y peatones respeten tu espacio.

- Concentrarse en las técnicas y mantener la calma.

- Saber las leyes y la señalización es esencial para un manejo seguro.

- Atender el posicionamiento de los espejos. Es fundamental para tener un mayor campo de visión.

- Ser responsables y nunca olvidar que a la hora de manejar esta en juego la vida de uno y la de terceros.

- Andar a la velocidad adecuada.

Comentarios