La nueva cara de la drogadicción en Afganistán - LA GACETA Tucumán

La nueva cara de la drogadicción en Afganistán

Punto de vista. Por César Chelala. Columnista invitado.

13 Dic 2020
1

El elevado número de mujeres y niños afganos adictos al opio es una consecuencia dramática de la guerra en ese país. Ilustra dolorosamente cómo la intervención extranjera ha condenado a generaciones de niños a una vida miserable.

Un estudio financiado por Estados Unidos y publicado en abril de 2015 encontró que uno de cada nueve afganos, incluidos mujeres y niños, consume drogas ilegales. Durante varios años, los donantes han desembolsado cientos de millones de dólares para controlar el problema de las drogas en Afganistán. Sin embargo, la mayoría de esos fondos se han gastado en la erradicación de la amapola (de la cual se extrae la morfina y la heroína) y se ha prestado mucha menos atención al creciente problema de la adicción a las drogas. Estados Unidos ha gastado más de $ 8,62 mil millones en fondos de los contribuyentes en esfuerzos antinarcóticos.

Aunque el gobierno de EE. UU. ha pagado a los productores de amapola para que se cambien a cultivos legítimos como el trigo, el cultivo de amapola ha demostrado ser demasiado lucrativo para detenerlo. En 2014, el cultivo de opio alcanzó niveles récord: más de 553.000 acres, un aumento del siete por ciento con respecto al año anterior, según estimaciones de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Undoc).

El valor de exportación del comercio de opio supera los 4.000 millones de dólares. Una cuarta parte de esa cantidad la ganan los cultivadores de opio y el resto va a los funcionarios del distrito, narcotraficantes, insurgentes y señores de la guerra según esta agencia. Los altos ingresos de la droga prolongan la inseguridad y alimentan la corrupción en el país, ya asediado por múltiples problemas.

Según las estimaciones del gobierno de los Estados Unidos, aunque el cultivo de amapola había disminuido en 2019 en comparación con 2018, la producción potencial de opio puro había aumentado. Anualmente se producen 380 toneladas de heroína y morfina, lo que representa aproximadamente el 85% del suministro mundial.

El número de consumidores de drogas en el país ha aumentado de 920.000 en 2005 a más de 1,6 millones en los últimos años, según informes del Inspector General Especial de Estados Unidos para la Reconstrucción de Afganistán. Zalmai Afzali, portavoz del Ministerio de Lucha contra los Estupefacientes (MCN) en Afganistán estima que la cuarta parte de esos usuarios son mujeres y niños. Afzali también dijo que, si continúan las tendencias actuales, Afganistán podría convertirse en la nación per cápita con mayor consumo de drogas del mundo.

Un estudio realizado por un grupo de investigadores contratados por el Departamento de Estado de EE. UU. encontró niveles asombrosos de opio en la sangre de niños afganos, algunos de tan solo 14 meses de edad, que habían sido expuestos pasivamente por consumidores adultos de drogas en sus hogares. En el 25 por ciento de los hogares donde vivían adictos adultos, los niños examinados mostraron signos de exposición significativa a las drogas, según los investigadores.

Los resultados del estudio deberían hacer sonar una alarma, ya que no solo se encontraron productos de opio en muestras de aire de interiores, sino que también sus concentraciones eran extremadamente altas en la sangre de las personas expuestas, lo que representa un grave riesgo para la salud de las mujeres y los niños.

Muy a menudo, los maridos convierten a sus esposas en adictas y las madres adictan a los niños usando opio cuando están embarazadas, exponiéndolos a humo de segunda mano y usando pequeñas cantidades de opio para calmarlos cuando están agitados.

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, ningún otro país del mundo produce tanta heroína, opio y hachís como Afganistán, una triste distinción para un país devastado por la guerra. Esto puede explicar por qué los esfuerzos de control hasta ahora se han concentrado en la erradicación de la amapola y la interdicción para frenar las exportaciones, prestando menos atención al creciente problema de la adicción interna.

Entre los factores que conducen al aumento de los niveles de consumo de drogas entre los adultos se encuentra la alta tasa de desempleo en todo el país, la agitación social provocada por la guerra implacable y las que la precedieron, y el regreso de refugiados de Irán y Pakistán que se volvieron adictos en el extranjero.

Quienes se inyectan drogas se enfrentan a un riesgo adicional de infección por el VIH al compartir jeringas contaminadas. “La adicción a las drogas y el VIH / SIDA son, juntas, el tsunami silencioso de Afganistán”, declaró Tariq Suliman, director del centro de rehabilitación de Nejat de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU. Hay alrededor de 95 centros de tratamiento para adictos dispersos por todo el país, pero la mayoría son pequeños, cuentan con poco personal y carecen de recursos.

Según Ubdoc, “... la producción de drogas no solo frena el desarrollo de Afganistán y amenaza su seguridad. La adicción a las drogas está dañando la salud y el bienestar de Afganistán. Esta es otra razón para reducir el suministro de drogas en Afganistán. Y exige mucho más recursos para la prevención y el tratamiento de las drogas en Afganistán, como parte de los programas principales de desarrollo y atención de la salud “.

Estados Unidos y sus aliados que han llevado a cabo la guerra tienen la responsabilidad y las posibilidades económicas de expander, financiar adecuadamente y proporcionar los recursos humanos que necesitan los centros de tratamiento y rehabilitación en todo el país. El alto nivel de adicción a las drogas en Afganistán es uno de los legados más trágicos de una guerra desastrosa e innecesaria.

Comentarios