Todo es historia: un equipo que nació para ser campeón - LA GACETA Tucumán

Todo es historia: un equipo que nació para ser campeón

Tucumán ganó el Argentino de basquet por primera vez en 1955 y Del Corro repasa el momento.

01 Dic 2020 Por Jose Ariel Ibañez
1

LINDOS RECUERDOS. Roberto Del Corro jugó en Huracán BB (arriba) y fue campeón Argentino en 1955 con el combinado de Tucumán (abajo). Una foto más actual junto al entrenador Sergio “Oveja” Hernández.

Pasaron 65 años y en la memoria de Roberto del Corro hay detalles que siguen vigentes como si los hubiera vivido ayer. “Teníamos un equipo compacto que estaba conformado por notables jugadores”, asegura el integrante del combinado tucumano que en diciembre de 1955 ganó por primera vez el Campeonato Argentino de basquetbol. Hoy, además de ser el primero en obtener un logro de esa magnitud, es el único integrantes del plantel que representó a la provincia que puede relatar en primera persona aquel histórico momento.

“Éramos casi el mismo equipo que un año antes, en el Argentino que se jugó en Córdoba, había llegado a las semifinales. A ese grupo le sumamos una preparación intensa. Queríamos ser campeones. Durante mucho tiempo nos concentramos en el Departamento de Educación Física (hoy es la Facultad de Educación Física de la Universidad Nacional de Tucumán). El esfuerzo fue muy grande. Algunos compañeros dejaban la concentración para ir a trabajar. Otros pedían permiso para no ir a sus empleos. Todos teníamos una actividad paralela pero sabíamos que teníamos equipo para ganarle a cualquiera y por eso decidimos hacer un esfuerzo enorme. Nadie fumaba ni bebía alcohol. Nos íbamos a dormir temprano. La recompensa también fue grande”, recuerda Del Corro en su charla con LG Deportiva.

Los nombre de Alberto Carol, José Ricardo Molina, Ricardo Fernández, Valentín Díaz, Juan Gregorio Luquetti, Del Corro, Julio Merlo, Luis Urueña, Félix Duberti, Enrique Guzmán, Julio Corral y Arturo Boassi entraron en la historia grande del deporte de la provincia junto con Miguel Lazarte, entrenador del equipo tucumano.

El campeonato comenzó el 27 de noviembre y la final se jugó el 9 de diciembre de 1955. Tucumán terminó invicto. Debutó con victoria sobre Santa Fe por 49 a 43. Luego venció a Salta (58 a 48), Córdoba (51 a 34) y Comodoro Rivadavia (63 a 23). El duelo decisivo lo disputó contra Buenos Aires. “Ellos tenían un equipo con grandes figuras de ese momento. Pocos creían en nosotros, pero el grupo sentía que nada podía detenernos y así fue. Salimos campeones y les regalamos una alegría muy grande a los que nos acompañaron”, recuerda. El dominio sobre los bonaerenses fue tremendo y eso quedó reflejado en el resultado de la final. El local consiguió una ventaja impensada: 58 a 42.

A medida que los triunfos se acumulaban en la columna del haber del conjunto tucumano, las tribunas se fueron poblando de simpatizantes entusiasmados con lo que rendía el equipo. “Para la final se agotaron las entradas. Fue impresionante”, destacó Del Corro y recordó que en ese tiempo el basquetbol convocaba a familias completas. “Fue una época muy linda. Nos conocíamos todos”, agregó.

Entre los recuerdos está el torneo de tiros libre que se desarrolló en forma paralela. “Representamos a Tucumán junto con Urueña y perdimos la final contra Chaco. Encestamos 17 de 20, pero ellos anotaron uno más y ganaron”.

Era tiempo dorados del basquetbol argentino que unos años antes, en 1950, había obtenido el único campeonato mundial. El seleccionado nacional fue campeón invicto y superó en el partido decisivo a Estados Unidos por 64-50. El Luna Park estuvo repleto. Fue el primer certamen mundialista de la historia. “Ese equipo vino a jugar un partido amistoso en Tucumán y lo enfrentamos en la cancha de Redes. Perdimos por apenas cuatro puntos de diferencia”, indicó.

En ese momento la capacidad técnica estaba por encima de la preparación física. “Nosotros corríamos cuatro vueltas a la cancha y comenzábamos a jugar. Había jugadores talentosos. Tuve la suerte de ver en acción a grandes basquetbolistas. No puedo olvidarme de ‘Yuco’ Fernández o del ‘Nene’ Díaz Barrera, que tenía una habilidad que no vi en otro. Ahora se cuidan en todos los aspectos, incluso en la comida”, sostiene.

El fútbol, la otra pasión

En el mundo del deporte tucumano, Del Corro está ligado al basquetbol. Sin embargo, hay un capítulo de su vida que lo vinculó con el fútbol. “En 1946 jugué en la Sexta de San Martín. Ese año fuimos campeones, pero dejé hasta 1954 cuando integré el plantel que fue campeón de Honor. En ese equipo, entre otros, estaban Adet, Salinas, Carol; Arias y mi hermano”, repasa aquellos momentos.

La experiencia acumulada durante tantos años y con el aval de sus 91 años, Del Corro lamenta que el deporte argentino siga dependiendo de las decisiones que se toman en Buenos Aires. “La distribución de recursos no es equitativa. Parece que los que viven allá tienen más derechos que el resto del país. Hay que pelear por la igualdad y un primer paso sería crear en nuestra provincia un ministerio de Deportes para apoyar a las instituciones y defender a las diferentes actividades. Lo que la AFA hizo con San Martín y Atlético no tiene sentido. Los perjudicaron y nadie los defendió. Hay que volver a las costumbres del pasado pero apoyándonos en la tecnología y los recursos de estos tiempo”, sostiene Del Corro. Un campeón que merece ser escuchado.

Comentarios